Mayo 26, 2019

Noticias

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El reconocido actor estadounidense, Jim Carrey, famoso por sus largometrajes de comedia, desató una polémica con un tema latente en su país: el aborto; a través de Twitter colocó una imagen que encendió todo tipo de criticas.

El perturbador dibujo de Jim Carrey sobre el aborto
El perturbador dibujo de Jim Carrey sobre el aborto

Carrey “sin querer” se mostró en contra del aborto publicando una imagen en Twitter donde hacía referencia a la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, donde ella era succionada por un tubo como si estuvieran realizando un aborto y ella fuera el bebé.

«Creo que si va a interrumpir un embarazo, debería hacerse en algún momento antes de que el feto se convierta en gobernador de Alabama», escribió.

Esta aseveración del actor hace un fuerte vínculo con la prohibición del aborto en ese estado, donde la gobernadoraIvey firmó este proyecto de ley donde esto se convierte en delito en todo Alabama, «Para los muchos partidarios del proyecto de ley, esta legislación es un poderoso testimonio de la creencia que todos los habitantes de Alabama tienen de que todas las vidas son preciosas y que son un don sagrado de Dios», dijo Ivey mientras firmaba el proyecto.

Pero a Jim le cambió todo el plan, pues su “tuit” fue entendido como una protesta en contra del aborto, donde fue elogiado por cientos de movimientos pro-vida, ya que ellos les resultó genial que una personalidad como él mostraba lo horrible que es un aborto a través de una descripción tan gráfica como la que él dio.

Entre críticas de que si era muy gráfico o no, los elogios llovieron para Carrey:

«Gracias por la descripción verdaderamente precisa (y, por lo tanto, horrorosa) del aborto … extrayendo el cerebro de una PERSONA porque esa persona es un inconveniente para usted. Usted bendijo el movimiento pro-vida con esto», dijoLiz Wheeler, de One America News Networks.

«Al menos parece que sabes lo espeluznante que es un aborto. Su imagen es precisa hasta la cánula del abortista que succiona la materia cerebral del feto, como un asesino en serie en el trabajo. Bravo Jim Carry, sabes cómo es un aborto. ¡Bravo!», dijo Obianuju Ekeocha, defensor pro-vida.

Aún no se sabe si la verdadera intención de Carrey era burlarse de este tipo de medidas en contra del aborto, o si quería hacer eco de esta situación que cobra fuerza en EE.UU a pesar de los múltiples intentos por colocarle un alto.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Dos miembros de una congregación en Texas están siendo vistos como héroes al impedir que el secuestro de una niña pasara a mayores, pues ellos reconocieron el vehículo del secuestrador.

Niña es salvada de secuestrador por dos personas de su iglesia
Niña es salvada de secuestrador por dos personas de su iglesia

Salem Sabatka de 8 años fue encontrada a las 2 am de este domingo completamente sana y salva luego de que un hombre de 51 años la secuestrara en Fort Worth, Texas, la policía ya tiene bajo su custodia al individuo, «Esta historia en este momento pondría una sonrisa en la cara de cualquiera. Es un sentimiento fenomenal”, dijo el director del departamento de policía, Buddy Calzada.

Mientras caminaban Sabatka y su madre, un extraño se estacionó cerca de ellas y agarró a la niña llevándosela con él hasta su automóvil a pesar de que la madre de la niña intentó impedir la situación, pues el hombre empujó a la mujer fuera del carro y escapó; de inmediato ella llamó a emergencias para denunciar el secuestro.

La policía de Forth Worth emitió su alerta con respecto a este caso, e hizo imágenes para difundir lo acontecido en redes sociales, en el cual también incluyeron un video del secuestro grabado desde una cámara de una casa cercana; dos personas de la misma congregación de la niña reportaron a las autoridades que el sospechoso estaba alojado en un hotel y que vieron su auto estacionado allí. 

«El departamento de policía está extremadamente orgulloso de ellos, y estoy seguro de que los traeremos a la luz aquí muy pronto. Son nuestros héroes esta noche, te lo diré», dijo Calzada.

Esa misma noche, los policías llegaron al hotel y salvaron a la niña, la cual fue llevada a un hospital antes de reunirse con su familia; Michael Webb, está enfrentando cargos de secuestro agravado y un delito de primer grado.


Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El terrible genocidio de Ruanda este año cumple 25 años, en donde al menos 800.000 personas murieron a manos de radicales, entre ellos destaca el testimonio de una mujer que perdonó al hombre que mató a su bebé cortándolo a la mitad.

Mujer perdonó al hombre que cortó en dos a su bebé
Mujer perdonó al hombre que cortó en dos a su bebé

Para 1994, Alice Mukaruinda, una mujer recién dada a luz, era una de las pocas sobrevivientes de la masacre, quien estaba escondida entre los cientos de cadáveres que en pocas horas ya se empezaban a acumular, «O nos escondíamos bajo los cadáveres cuando los oíamos venir a disparar o cavábamos un lugar para esconderse. Como tenía un bebé, un bebé pequeño, no podía hacer nada de eso. Simplemente me sentaba en el agua», recordó ella.

«La milicia interahamwe tenía horarios operativos. Hubo un silbato a las 10 am y luego al comienzo y a las 3 pm al final. Así que conocíamos esas horas y nos íbamos a esconder. Y ese día lo hicimos.  Pero se llevaron a mi bebé y la cortaron en dos pedazos», dijo Alice.

Ella sufrió toda clase de golpes para quitarle a su bebé, y aún tiene las cicatrices del daño que le hicieron los radicales, su esposo también fue brutalmente golpeado pero fue atendido a tiempo por los rescatistas de la zona, «Cuando comenzó a recuperarse. Recordó que me habían dejado. Y pidió a los militares y a la policía que lo llevaran a donde yo estaba», cuenta ella.

Años después de este terrible incidente, el presidente actual de Ruanda en vez de ordenar pena de muerte para los perpetradores de la masacre, creó una corte en la que los mismos asesinos pudieran confesar sus mismos crímenes y asi solicitaran el perdón de los que habían dañado con sus acciones.«Comencé a perdonarme a mí mismo cuando me paré frente a la corte», dijo Emmanuel Nadayisaba, uno de los autores de la masacre, quien después de la confesión se convirtió en un voluntario de servicio para la comunidad, quien se dio cuenta de que a uno de los que le servía era una de sus víctimas, la madre del bebé que él asesinó.

Alice conoció a Enmanuel mientras ambos se unieron para servir en World Vision, la misma mujer pidió a Dios en oración que le mostrara las personas con las personas que la habían ofendido y atacado para que fuera conducida al perdón de corazón , «Quería estar cerca de Dios y no solo estar en la superficie», dice ella. Ella se encontró cara a cara con el asesino de su hijo pensando que su oración no sería contestada de inmediato, en seguida que Enmanuel supo que ella la madre del bebé pidió hablar con ella, «Estaba todo sudado. Estaba muy nervioso. Todo hacía calor en todas partes. Me caí de rodillas, levanté mis manos y le dije que yo era la persona responsable«, dijo Emmanuel.

Alice y Enmanuel
Alice y Enmanuel

Ella al escuchar su confesión se desmayó del impacto, “Lo único que recuerdo es que estaba en el hospital. Estaba en shock”, dice ella; «Todavía estaba de rodillas cuando se desmayó y se la llevaron», dijo Emmanuel.

Días después ella pidió hablar con él para que él pidiera disculpas a la familia, sin agregar más cargos, y así ella se convirtió en su defensora ante la corte; Alice explicó que fue Dios dándole fuerzas para perdonar, como símbolo de unión y fraternidad ambos plantaron árboles frente a sus casas, «es solo Dios. No puedo explicarlo. Es solo Dios nada más. Nadie más», concluye.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
image

La abundante correspondencia y documentación inquisitorial que ha llegado a nuestros días, aunque no todo lo abundante que deseáramos, si es suficiente para trazar una línea más o menos certera acerca del pensamiento de nuestros reformados del siglo XVI.

El tremendo celo procesal de la Inquisición facilitó sin duda el estudio de quienes se dedicaron a escudriñar en testificales y cargos, aquellas expresiones que provocaron la condena por luteranos de los nuestros. Y entiéndase nuestros aquí en un doble sentido: nuestros por hermanos de fe, y nuestros por compatriotas. A veces una expresión en mal momento, otras veces una elaborada disertación acerca de profundas doctrinas.

Decía Schäfer, con su excelente capacidad sintética, y hablando del grupo protestante de Valladolid: “En total puede decirse que las opiniones de fe de los protestantes de Valladolid comportan más la impronta del calvinismo que la del luteranismo”. No hay más preguntas, señoría.

Visto desde el prisma de cinco siglos después, no podemos encasillar en ningún apellido denominacional a nuestros hermanos reformados del XVI, al menos no con la puridad doctrinal con la que lamentablemente diseccionamos nuestras congregaciones en el día de hoy. Ni Cefas ni Apolos. De Cristo.

Nuestros protestantes, eran nuestros protestantes, y creían en doctrinas bíblicas, certeras y sanas como la Palabra en la que se basan. Basadas en sus propias disertaciones y pensamientos, pero arrastrando sus llagas y miserias. Acordes a su fe otorgada, y no en la influencia externa como habitualmente se nos hace creer. Como si aquí el Espíritu Santo no pudiera levantar honrosos creyentes. Como si fuera una tierra maldita y llena de gente de miras cortas. Nada más lejos de la realidad. No busquen contaminaciones externas como se empeñó la Inquisición y el ideario popular y el entorno académico.

Entre sus pensamientos, la negación de la existencia del Purgatorio parecía ser algo común y extendido. Ya sabemos que sin purgatorio, Roma se cae y con ella otra cascada de dogmas inverosímiles que pueblan su ideario.

Sin purgatorio, las bulas carecían de sentido alguno para nuestros protestantes, y tras ellas, el poder papal, cuestionado hasta la saciedad.

Existía una claridad meridiana en cuanto a la carencia de propiedades salvíficas de las obras, descansando plenamente la salvación en la fe.

Despreciaban la confesión auricular, que tantos beneficios estratégicos trajo a la romana, y también negaban efectividad alguna a la confesión general antes de la Santa Cena.

En cuanto a ésta, las teorías acerca de la Santa Cena mantenía en animado debate a nuestros hermanos, para los que sin embargo, el gran punto común era la crítica al error de la transubstanción católica. Unos decantándose por opciones espiritualistas del acto, otros como un hecho absolutamente informal, carente de solemnidad. Otros como un ágape conmemorativo, y algunos contando con una presencia real de Cristo en los símbolos, pero sin alteración sustancial.

En definitiva, unas comunidades bíblicas ilusionadas, fervientes en su fe, que no pudieron encontrar encaje en una sociedad que los veía como el enemigo religioso y político a batir, y cuyo precio a pagar por la osadía de creer fue la muerte.

La entrada La fe de nuestros protestantes se publicó primero en Noticias Cristianas.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En aquel día Jehová castigará con su espada dura,

grande y fuerte al leviatán serpiente veloz,

y al leviatán serpiente tortuosa;

y matará al dragón que está en el mar.

(Is. 27:1)

El término “dragón” en la Biblia parece tener un doble significado. En muchas ocasiones, su sentido es claramente simbólico y se refiere al poder del mal o a la lucha entre Dios y el monstruo del caos. Esta concepción del dragón maligno como enemigo de las divinidades se daba también en algunos pueblos periféricos a Israel como, por ejemplo, en las cosmogonías babilónica, asiria y fenicia. Pero también, en otras ocasiones, el texto bíblico usa la palabra “dragón” para hablar de seres naturales o de animales terrestres y marinos, cuya identidad real ha sido objeto de debate entre los autores a lo largo de la historia. ¿Se refiere la Escritura, al mencionar a los dragones, a seres auténticos pero extintos que estuvieron en contacto con los humanos en la remota antigüedad -como afirma el creacionismo- o, por el contrario, hay que entender que se trata siempre de los mismos animales que existen hoy o bien de seres míticos que no existieron jamás? Lo que está claro es que en la Biblia no se habla en absoluto del mítico dragón alado imaginado por tantos pueblos, con una cresta en la cabeza, enormes garras y capaz de echar fuego por la boca. 

La palabra “dragón” en hebreo es tannínתִָּנִּין, y se refiere a un “monstruo”, “serpiente marina” o algún “gran reptil” con características poderosas y destructivas. Fue traducido al griego por drakonδράκων, de donde procede la palabra en español. La raíz de la que proviene drakon es derk y significa “ver”. De ahí que, en ocasiones, se considere que el dragón o monstruo marino sería un ser que supuestamente poseería una gran agudeza visual casi hipnótica o paralizante, hostil al hombre y que sería símbolo del caos primordial, del mal o del propio diablo.

No obstante, la misma palabra hebrea (tannín) que unas veces se traduce por “dragón”, en las versiones actuales de la Biblia, en otras, se emplea para referirse a animales reales o a fieras como los “chacales” (ver CHACAL). Por ejemplo, la referencia al dragón en el texto de Ezequiel (32:2): eres como el dragón (tannín) en los mares; pues secabas tus ríos, y enturbiabas las aguas con tus pies, y hollabas sus riberas, difícilmente puede aplicarse a la ballena o algún otro cetáceo marino sino a un ser terrestre o anfibio tetrápodo semejante al cocodrilo, aunque posiblemente de mayores dimensiones. Sin embargo, en el libro de Malaquías (1:3), el femenino plural de la misma palabra, tannoth, תַּנּוֹת, se traduce como “chacales del desierto”. De ahí que sea difícil entender el significado real del término “dragón” en cada uno de los versículos y contextos en que aparece. 

imageReconstrucción de dos ejemplares de Tyrannosaurus rex en el Museo Canadiense de la Naturaleza (Victoria Memorial Museum de Ottawa).

La palabra griega drákon tiene en el NT un claro simbolismo con el poder del mal -sobre todo en el libro de Apocalipsis- y, por tanto, se dice que no habría que interpretarlo nunca como referido a ninguna criatura real (Ap. 12:9; 20:2). Además, tanto los egipcios como los celtas, los griegos y otros pueblos antiguos identificaban también a los espíritus malignos o a los poderes ocultos de la naturaleza con imágenes de dragones. Ejemplo de ello es el famoso mito griego de la serpiente Pitón persiguiendo a Latona y a quien Apolo da oportuna muerte.[1] Ahora bien, ¿cómo llegaron a generarse tales imágenes de dragones y tantas leyendas de los mismos por todo el mundo en diferentes civilizaciones? ¿Fueron siempre producto de la imaginación descabellada -como la creencia en hadas y duendes- o quizás en los albores de la humanidad existieron animales susceptibles de generar estas creencias? 

En la epopeya de Gilgamesh, propia de la civilización sumeria y creada entre los años 2500 y 2000 a. C., se habla ya de un dragón malvado que habitaba en un bosque de cedros y a quien Gilgamesh mató, cortándole la cabeza como trofeo. También se cuenta que cuando Alejandro Magno y su ejército entraron en la India, en al año 330 a. C., descubrieron que los habitantes de ese país adoraban a enormes reptiles que emitían agudos silbidos y habitaban en cuevas. Existen centenares de petroglifos, pinturas rupestres, cerámicas y tallas en diferentes materiales que representan figuras de distintas especies de dinosaurios halladas en varios países americanos (Perú, Ecuador, México, Estados Unidos y Canadá); en África (Egipto y Ghana); en el Creciente Fértil (Mesopotamia y Siria); en Asia (Camboya y China) y también en Oceanía (Sumatra y Australia).[2] En China son muy abundantes las historias de dragones que forman parte de su folklore, calendario y aparecen en cerámicas, esculturas y tapices. La leyenda de San Jorge matando a un dragón que vivía en una cueva es típica de muchos pueblos de Europa. En Irlanda existe un escrito del siglo X d. C. de un hombre que tuvo un encuentro con un dragón que, por la descripción del mismo, podría haber sido un estegosaurio.

imageEscultura que representa a San Jorge matando al dragón en una pared del atrio de la basílica católica de Santa Catalina en Belén.

En un libro de zoología del siglo XVI, Historia Animalium, existe una relación de reptiles vivos en aquella época, algunos de los cuales se podrían clasificar hoy como dinosaurios.[3] Un conocido naturalista italiano del momento, llamado Ulisse Aldrobandi, comenta el encuentro que tuvo un campesino, de nombre Bautista, el día 13 de mayo de 1572, cerca de Bolonia (Italia) con un dragón cuya descripción encaja con la del pequeño dinosaurio fósil Tanystropheus. Se explica cómo el campesino mató a este pequeño dragón.[4] ¿Forma parte todo esto de la imaginación humana o quizás los llamados dragones pudieron ser dinosaurios que sobrevivieron a las grandes catástrofes geológicas y conocieron al ser humano? 

No podemos saberlo con certeza absoluta. Por supuesto, la ciencia evolucionista oficial se opone a ello y afirma categóricamente que el ser humano no pudo convivir con los dinosaurios. Sin embargo, la cantidad de datos existentes que contradicen esta creencia darwinista es asombrosa y esto, qué duda cabe, da que pensar.

Notas

[1] Coenen, L., Beyreuther, E. y Bietenhard, H. 1980, Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, Sígueme, Salamanca, p. 50.

La entrada Los dragones de la Biblia se publicó primero en Noticias Cristianas.

Leer más

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243