Enero 26, 2022
Especialistas de Israel explicaron cómo las vacunas pueden actuar contra la nueva mutación y por qué esta no es la cepa final del coronavirus causante de COVID-19.
Qué se sabe sobre la variante Ómicron y cómo evitar el contagio. lustración fotográfica de Gerd Altmann vía Pixabay Hasta hace unas semanas, nadie había oído hablar de la variante Ómicron.
Todo se desencadenó el 26 de noviembre cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) designó a la mutación B.1.1.529 del coronavirus SARS-CoV-2 como una “variante preocupante” y la nombró Ómicron en honor a la decimoquinta letra del alfabeto griego.
Aparentemente originaria de Sudáfrica, Ómicron se extiende en todo el mundo incluso cuando la variante Delta todavía enferma con COVID-19 a las personas.
La OMS informó que investigadores de todo el mundo están coordinados para comprender mejor los detalles de Ómicron.
“Los estudios en curso incluyen evaluaciones de transmisibilidad, gravedad de la infección (incluidos los síntomas), rendimiento de las vacunas y pruebas de diagnóstico, y eficacia de los tratamientos”, indicó el organismo internacional.
Al cierre de esta nota, Israel solo había identificado unos 60 casos de infecciones causadas por la nueva cepa. Estas aún no son suficientes para ofrecer la base para estudios epidemiológicos más grandes.
A la espera de nueva información, ISRAEL21c en Español consultó a especialistas israelíes acerca de cuál es la mejor manera de protegerse de esta y de futuras mutaciones.
¿Qué se sabe hoy sobre Ómicron?
En principio, tiene muchas mutaciones.
“Esta nueva variante tiene bastantes mutaciones en relación con el virus original. Los virus siempre mutan y ‘prueban’ si cada mutación les da ventajas. Si lo confirman, esa mutación sobrevivirá a expensas de las demás”, explicó el profesor Doron Melamed, profesor de inmunología en la Facultad de Medicina del Technion.
Las mutaciones de Ómicron pueden afectar a diferentes aspectos del virus. Este podría multiplicarse más rápido o sobrevivir en condiciones más difíciles.
“Sospechamos que el nuevo virus aumentó la infectividad”, añadió Melamed.
Se extiende rápidamente
“Ómicron ya está muy extendida en el mundo. Se halló, además de en África, en otros países principalmente en Europa y supongo que también estará en breve en EEUU”, indicó el profesor Nathan Keller, ex presidente de la Sociedad Israelí de Enfermedades Infecciosas y actual director del Departamento de Microbiología Clínica del Centro Médico Sheba.
No causa infecciones más graves de COVID-19
Keller explicó que una cantidad de datos epidemiológicos confiables de Sudáfrica revelaron que el COVID-19 causado por Ómicron no es más severo que el de cepas anteriores. “Sin embargo, la información también sugiere que, desde la óptica de los contagios, la variante se transmite más rápido que las cepas anteriores. Dentro de una semana o dos sabremos mucho más”, añadió el experto.
La doctora Reem Dowery y el profesor Doron Melamed. Foto cortesía del Instituto de Tecnologia Technion ¿Las vacunas actuales protegen a la gente de Ómicron?
La información más reciente reveló que dos inoculaciones de Pfizer no pueden combatir a la nueva variante pero que la dosis de refuerzo ayuda mucho,
Un estudio del Centro Médico Sheba sugirió que la dosis de refuerzo ayuda a prevenir el COVID-19 causado por Ómicron pero lo hace no tan bien como contra la variante Delta.
La doctora Gili Regev-Yochay, directora de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas del Sheba, afirmó que saber eso es una buena y una mala noticia.
La buena noticia es que la dosis de refuerzo aumenta cerca de cien veces la protección contra Ómicron.
“La mala es que aquellos que recibieron la segunda dosis hace cinco o seis meses no tienen ninguna capacidad de neutralizar a Ómicron aunque sí contra la Delta y la mucho más salvaje original. Eso es muy preocupante”, dijo Regev-Yochay.
Respecto a si alguna de las mutaciones de Ómicron afecta alguna área específica donde el virus se une a los receptores en las células del cuerpo humano, Melamed afirmó: “Mi opinión es que siempre que la variante (Ómicron) no mute esta área y se una a un receptor diferente, la vacuna debería protegernos, incluso si el virus se replica más rápido y es más infeccioso”.
Melamed hizo hincapié en que ninguna vacuna previene la infección. Más bien, las vacunas protegen de las enfermedades que siguen a la infección.
“Hasta el momento, la infección por contagio de Ómicron ha sido leve, especialmente en los vacunados. Estábamos muy preocupados por el comienzo de la ola Delta, pero en los datos del Ministerio de Salud vimos que en los casos de cuadros graves por encima de los 60 años la mayoría de los pacientes no estaban vacunados”, remarcó Keller.
Importante: según un estudio reciente del laboratorio de Melamed, la efectividad de la vacuna es más débil en personas de más de 60 años.
El especialista explicó que la memoria del sistema inmunológico se deteriora con la edad. Si no “recuerda” un patógeno al que alguna vez derrotó o contra el que fue vacunado, no podrá montar una defensa eficaz la próxima vez que el virus invada el cuerpo.
“Incluso si se vacunaron dos veces, las personas mayores mostraron una tasa más alta de infección y por eso era muy importante para ellos recibir una tercera vacuna”, resaltó Melamed, que junto a Keller instaron a los padres a vacunar a sus hijos de entre 5 y 11 años.
De todos modos, si se infectan, los niños suelen tener síntomas más leves que los más grandes.
Keller, pediatra y microbiólogo capacitado, dijo que cree una dosis de la vacuna contra el COVID-19 se convertirá en parte del régimen de vacunación infantil de rutina.
¿Son útiles las restricciones de viaje para detener la propagación?
Keller y Melamed se mostraron en desacuerdo con la decisión de Israel que desde 28 de noviembre impide que ciudadanos extranjeros entren al país algunas semanas.
Si bien personalmente Melamed elige no viajar al extranjero en estos días, afirmó que “cerrar las puertas a los viajeros del exterior durante una quincena es una reacción exagerada”.
Por su parte, Keller consideró que las últimas políticas del gobierno contra el COVID-19 son apropiadas y razonables, y señaló que las primeras infecciones de Delta en Israel fueron “importadas” de los Países Bajos.
La semana pasada, un cardiólogo del Centro Médico Sheba inoculado con tres dosis desarrolló COVID-19 leve. Luego se descubrió que la infección fue causada por la variante Ómicron a la que estuvo expuesto en una conferencia en Londres.
“El gobierno está lidiando con Ómicron de forma cautelosa. Si regreso del extranjero, tengo que pasar tres días en cuarentena y hacerme otra prueba de PCR, lo cual no es algo dramático. Además es algo temporal que deberá ser reconsiderado en unos diez días más”, reveló Keller. Y agregó que hasta que apareció el coronavirus, Israel, como la mayoría de los países, no había enfrentado una pandemias durante décadas.
“En el último año y medio aprendimos de forma lenta pero segura y creamos nuevas políticas de acuerdo con los datos”, indicó también.
¿Ómicron podría ser la mutación final?
Al contrario de algunos profesionales de la salud que dicen que los casos relativamente leves de COVID-19 de Ómicron son parte de las últimas etapas de mutaciones del virus SARS-CoV-2, Keller y Melamed opinaron que las nuevas variantes siguen siendo una amenaza constante.
“Incluso si con esta variante tenemos una enfermedad más leve, según tengo entendido, esto no significa nada. Con la gripe hay años que enfrentamos a virus que causan enfermedades leves y otros que causan infecciones graves”, explicó Keller, que subrayó que “las mutaciones se generan en todas partes y se extienden por todo el mundo. La próxima puede cambiar las reglas o el área de unión del receptor”.
¿Qué se puede hacer como protección?
Los expertos coincidieron que la vacunación es la primera línea de defensa. Gracias a una campaña agresiva para dar dosis de refuerzo a los vacunados al menos seis meses antes -y vacunar a los niños de entre 5 y 11 años, Israel es el país más inoculado del mundo.
En ese sentido, Keller señaló que los no vacunados (incluidos los niños) representan la mayoría de los casos informados durante la ola Delta.
A su vez, Melamed explicó que los mayores de 60 años pueden necesitar refuerzos más frecuentes o una combinación de diferentes tipos de vacunas. “Si el cuerpo tiene memoria y tiene anticuerpos, la infección viral enfrentará esas defensas y no llegará tan lejos. Todo depende de lo preparado que esté sistema inmunitario”, informó.
Además de la vacunación, los especialistas recomendaron continuar con los protocolos preventivos de distanciamiento social, usar mascarillas en reuniones en interiores y lavarse las manos con frecuencia. Pero también alentaron a la gente a vivir sus vidas, y no evitar reunirse con amigos, familiares y colegas.
“Necesitamos vivir con el coronavirus así como como vivimos con la gripe. Hoy hay un sabio intento mundial de desarrollar medicamentos para tratar la enfermedad y, a medida que pasa el tiempo, sabremos mejor cómo tratarla”, concluyó Melamed.
Fuente: ISRAEL21c
Foto: Magen David Adom vía Facebook

Mientras se busca una vacuna hay una necesidad urgente de hallar tratamientos efectivos para la enfermedad respiratoria y el país está a la vanguardia.
Mientras tanto, hay una urgente necesidad de dar con tratamientos efectivos para enfermos del coronavirus SARS-CoV-2.
La mayoría de los tratamientos potenciales apuntan a la inflamación pulmonar potencialmente mortal típica de los casos graves de COVID-19 que es causada por un fenómeno llamado “tormenta de citocinas”.
Estas son proteínas que desencadenan la inflamación como una respuesta natural a la infección. En respuesta a una sobrecarga de virus -en este caso en los pulmones- el sistema inmunológico activa una tormenta de citocinas. Cuando estas son demasiadas provocan una alta inflamación que puede dañar los pulmones y causar dificultades respiratorias.
Los hospitales de Israel fueron de los primeros en usar la dexametasona, un medicamento esteroide, para detener las “tormentas de citocinas” y reducir la inflamación pulmonar en pacientes con COVID-19 gravemente enfermos. Sin embargo, los esteroides pueden suprimir la respuesta inmune con demasiada fuerza.
Por otra parte, un hospital israelí se encuentra entre los primeros en realizar un ensayo clínico aleatorizado (y doble ciego) controlado con placebo de la ivermectina, un remedio para tratar infecciones parasitarias en personas y animales, para ver si se logra acortar la duración de la enfermedad al ser administrado a pacientes con COVID-19 inmediatamente después de ser diagnosticados.
En el país también se formulan nuevas terapia. En esta nota reunimos los 13 posibles tratamientos desarrollados en Israel. Todos usan una variedad de enfoques como células derivadas de la placenta, péptidos, plasma sanguíneo de pacientes recuperados y el compuesto CBD de cannabis.
“Creemos que la humanidad necesita una caja de herramientas de diferentes soluciones para tratar el COVID-19”, afirmó Immanuel Lerner, director general de Pepticom, una de las compañías citadas a continuación.
Pluristem
El 11 de junio, Pluristem Therapeutics de Haifa anunció un estudio de eficacia y seguridad multicéntrico de Fase 2 de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) de sus células PLX-PAD para el tratamiento de COVID-19 grave complicado por síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).
PLX, una terapia celular inyectada derivada de placenta regenerativa, estimula las células T reguladoras naturales del sistema inmune y los macrófagos M2, probablemente con la prevención o con la acción de revertir una “tormenta de citocinas. Las células PLX reducen de forma potencial la incidencia o la gravedad de la neumonía y neumonitis por coronavirus.
Pluristem ya trató a pacientes con COVID-19 bajo programas de uso compasivo en Israel y EEUU. Los datos iniciales de 18 pacientes mostraron que el 75 por ciento no tenía ventilación mecánica en 28 días.
“Las células PLX están disponibles en el mercado y una vez comercializadas, se pueden fabricar en grandes cantidades, ofreciendo así una ventaja clave para enfrentar una pandemia global”, afirmaron desde la compañía.
Silkim
Recientemente, Silkim Pharma (Jerusalén) presentó Coronzot, un novedoso tratamiento para pacientes con COVID-19 con síntomas moderados a severos, al programa Investigational New Drug (IND) de la FDA.
Esa designación permitiría a Silkim iniciar ensayos clínicos en humanos y enviar Coronzot a través de las líneas estatales antes de que se apruebe una solicitud de comercialización.
El nuevo mecanismo de Coronzot apunta a un factor fundamental en las “tormentas de citocinas”: elimina una acumulación excesiva inflamatoria de hierro lábil y lo reemplaza con una pequeña cantidad de galio o zinc.
Esto no solo suprime la tormenta, sino que también inhibe las proteínas virales que atacan los pulmones y el corazón. El galio inhabilita la replicación del virus y promueve la apoptosis (autodestrucción) de las células ya invadidas. El zinc ayuda a suprimir las reacciones inflamatorias y las enzimas que permiten la replicación del coronavirus.
La compañía participa de forma activa en el proceso de la FDA. “Esperamos conseguir el IND y luego avanzar hacia la realización de estudios clínicos de Coronzot para COVID-19”, afirmó Dror Chevion, director general de la compañía.
RedHill Biopharma
RedHill Biopharma, con sede en Raleigh, Carolina del Norte (EE.UU.) y Tel Aviv, avanza rápidamente en su programa de desarrollo con Opaganib para COVID-19. Así lo declaró en junio el doctor Mark L. Levitt, director médico de la empresa.
RedHill adquirió Opaganib de Apogee Biotechnology, un laboratorio que desarrolló este medicamento oral para combatir el cáncer, las inflamaciones y los virus.
RedHill vio resultados preliminares alentadores de seis pacientes israelíes con COVID-19 que recibieron Opaganib bajo uso compasivo para reducir la inflamación pulmonar. Todos pudieron dejar el oxígeno complementario y ser dados de alta del hospital sin tener que recibir la asistencia de un respirador.
La empresa planea realizar un estudio clínico de fase 2/3 controlado por placebo, aleatorizado, doble ciego y multicéntrico en 270 pacientes estadounidenses con neumonía grave por COVID-19. “Estamos ampliando el programa de desarrollo a Rusia y otros países europeos, en paralelo con el estudio clínico de EEUU para acelerar la recopilación de datos sólidos sobre la eficacia potencial de Opaganib contra el COVID-19”, manifestó Levitt.
Esta compañía trabaja con agencias gubernamentales de todo el mundo para permitir que más pacientes accedan al medicamento en investigación a través de estudios clínicos y programas de uso compasivo.
InnoCan
InnoCan Pharma Israel y la compañía de transferencia de tecnología de la Universidad de Tel Aviv, Ramot, colaboran para desarrollar una nueva tecnología de exosoma cargada de CBD para combatir la inflamación pulmonar
Los exosomas, pequeñas partículas creadas a partir de células madre, pueden actuar como “misiles guiados” dirigidos a órganos dañados específicos y facilitar la comunicación de célula a célula.
El objetivo es ver que la combinación de las propiedades de curación celular de los exosomas con las propiedades antiinflamatorias del compuesto CBD derivado del cannabis tenga un fuerte efecto sinérgico. El tratamiento se administra por inhalación.
Stero Biotechs
Stereo Biotechs (Bnei Brak) comenzó un pequeño ensayo clínico en el Centro Médico Rabin en Petaj Tikva sobre la tolerabilidad, seguridad y eficacia de un tratamiento con esteroides mejorado con CBD para pacientes hospitalizados COVID-19.
“El tratamiento con esteroides suele ser la primera o segunda línea de tratamiento para pacientes hospitalizados. El CBD mejora el efecto terapéutico del tratamiento con esteroides y trata el mecanismo biológico afectado por el virus“, explicaron desde la compañía.
Eybna y CannaSoul
Dos empresas israelíes de I + D de cannabis, Eybna Technologies y CannaSoul Analytics desarrollan una formulación de terpeno patentada para modular las “tormentas de citocinas”.
Los terpenos son compuestos orgánicos que se encuentran en el cannabis y otras plantas. Los estudios sugieren que pueden ser agentes antivirales efectivos.
El ensayo de “tormenta de citocinas” de CannaSoul (lo hizo su filial Myplant-Bio) ayudará a optimizar y personalizar la novedosa formulación inhalada NT-VRL de Eybna para el tratamiento y la prevención de infecciones virales en poblaciones de alto riesgo y pacientes activamente enfermos.
“La formulación NT-VRL está destinada a ser utilizada por inhalación. Este método de entrega aumenta de forma dramática la biodisponibilidad de los terpenos al contactar directamente a las células infectadas en el sistema respiratorio”, remarcó Dedi Meiri, director de CannaSoul.
La compañía tiene como meta identificar otras moléculas de cannabis capaces de suprimir una “tormenta de citocinas” en respuesta a COVID-19 sin golpear por completo el sistema inmunitario. También estudia cómo las moléculas de cannabis podrían modular al receptor ACE2 e impedir que el virus inyecte su expresión genética en las células humanas.
Kamada
Con sede en Rejovot, la empresa Kamada comenzó a suministrar su tratamiento experimental de IgG hiperinmune derivada de plasma para uso compasivo en casos graves de COVID-19 en Israel.
El tratamiento se basa en plasma donado por pacientes israelíes recuperados de COVID-19. Un paciente gravemente enfermo en el Centro Médico Hadassah mostró una mejoría inicial después de recibir la terapia experimental con IgG pero finalmente no sobrevivió.
Mientras la empresa Kedrion recolecta plasma de pacientes estadounidenses recuperados de COVID-19 en 23 centros aprobados por la FDA en todo EEUU, Kamada espera usarlo para fabricar lotes adicionales del producto.
“Por lo que sabemos, Kamada es la primera compañía a nivel mundial en completar la fabricación de un producto de IgG derivado de plasma para el tratamiento de COVID-19”, contó Amir London, director general de Kamada.
Instituto de Israel para la Investigación Biológica (IIBR)
El Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBR) administrado por el gobierno anunció en mayo que los análogos de dos medicamentos para la enfermedad de Gaucher demostraron ser efectivos contra el SARS-CoV-2.
Este cóctel de medicamentos está compuesto por Cerdelga y un análogo de un segundo medicamento en etapas avanzadas del proceso de aprobación.
El estudio del IIBR en cultivos celulares demostró que el tratamiento con dos fármacos redujo de forma significativa la capacidad de replicación del coronavirus y la destrucción de la célula infectada. El tratamiento potencial está en fase de prueba en animales infectados con el coronavirus.
Por otra parte, el IIRB también aisló varios anticuerpos clave contra el coronavirus que neutralizaron con éxito el coronavirus agresivo en pruebas de laboratorio. Estos podrían formar la base de un tratamiento futuro después de más pruebas.
Pepticom
Pepticom (Jerusalén) diseña reemplazos novedosos de péptidos con inteligencia artificial. Y lo hace por computadora.
Tres meses atrás, Pepticom comenzó a implementar su tecnología de inteligencia artificial patentada en varias proteínas de coronavirus para identificar nuevos péptidos que inhiben la interacción entre la proteína espiga del SARS-Cov-2 y el receptor ACE2, evitando así que el virus ingrese a la célula.
Immanuel Lerner, director de la empresa, dijo que tres de esas proteínas ya fueron identificadas y están siendo validadas en el laboratorio.
“Usar inteligencia artificial es una forma rápida de encontrar los péptidos, que son menos costosos y más fáciles de producir que los anticuerpos”, le explicó Lerner a ISRAEL21c. Y añadió: “Hay muchas partes interesadas en ver nuestros resultados y encontrar formas de desarrollar esto aún más”.
Bonus BioGroup
En abril, Bonus BioGroup comenzó un estudio preclínico de MesenCure, su medicamento usado para tratar la dificultad respiratoria aguda y potencialmente mortal en pacientes con coronavirus y neumonía.
MesenCure tiene células estromales mesenquimales (madre) activadas de donantes adultos sanos. La activación de estas tiene como objetivo aumentar su capacidad para reducir la inflamación pulmonar, promover la regeneración del tejido pulmonar enfermo y aliviar los síntomas respiratorios y de otro tipo en los pulmones.
El desarrollo de MesenCure se basa en más de una década de experiencia y tecnologías relacionadas que Bonus BioGroup ya usó para desarrollar su producto líder, un injerto óseo diseñado por tejidos también basado en MSC.
“Con el brote actual de coronavirus, Bonus BioGroup inició estudios de cultivo de tejidos sobre el potencial de estas células más activadas para aliviar la inflamación incluso en los pulmones y para posiblemente atenuar la “tormenta de citocinas” en pacientes con COVID-19”, explicaron desde la compañía.
Se espera que el estudio preclínico en varios modelos animales se complete en este trimestre vigente. La empresa manifestó que los resultados preliminares indicaron que “luego del tratamiento con MesenCure, la apariencia microscópica de los pulmones tratados fue similar a un pulmón sano, y se logró una mejora significativa en los parámetros relacionados adicionales “.
Bonus BioGroup presentó estos resultados a 1.800 científicos, médicos y líderes de opinión pública en la conferencia virtual de la Sociedad Internacional de Terapia Celular y Genética en mayo.
NanoGhost
La profesora Marcelle Machluf del Instituto Tecnológico Technion de Israel desarrolló una tecnología de administración de fármacos que utiliza células madre mesenquimales reconstruidas como nano vesículas para transportar medicamentos de forma directa a un objetivo.
NanoGhost es la empresa emergente creada para comercializar la tecnología, que ya demostró ser exitosa en el tratamiento del cáncer de páncreas, pulmón, mama, próstata y cerebro en ratones. La tecnología NanoGhost ya fue patentada en EEUU y Europa con patentes adicionales pendientes en India y China.
Hoy, Machluf adapta su tecnología para crear un señuelo que atraiga y atrape el coronavirus, lo que provoca una infección menos grave.
Enlivex
Enlivex Therapeutics (Ness Ziona) desarrolla Allocetra, un nuevo medicamento de inmunoterapia para tratar la disfunción orgánica y la insuficiencia aguda de múltiples órganos asociada con sepsis y COVID-19 así como tumores sólidos.
Allocetra reequilibra un sistema inmune gravemente desequilibrado al comprometerse con los mecanismos de regulación propios del sistema inmune y está diseñado para restablecer el equilibrio inmune seguro después de una “tormenta de citocinas”.
Enlivex ya comenzó a reclutar pacientes con COVID-19 en Israel y EEUU para evaluar el efecto potencial de Allocetra en casos moderados a severos. Se espera una habilitación de la Oficina de Patentes de Japón para este trimestre.
Instituto Weizmann de Ciencias
El químico orgánico Nir London del Instituto de Ciencia Weizmann de Rejovot es colíder de un proyecto de colaboración para identificar moléculas pequeñas que pueden unirse e inhibir una enzima proteasa que el SARS-CoV-2 necesita para reproducirse.
London y su equipo de investigación ya habían desarrollado un método avanzado para identificar posibles inhibidores de numerosas proteínas.
El proyecto actual ya identificó alrededor de 80 inhibidores primarios que serán investigados en profundidad por su potencial como punto de partida para nuevos medicamentos contra el coronavirus.
London trabaja con investigadores de la Universidad de Oxford, el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, la Universidad de Columbia Británica y la empresa de biotecnología con sede en California PostEra.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243