Abril 23, 2019
Foto: REUTERS / Carlos Barria
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió este miércoles a la victoria del actual primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en las elecciones de su país.
Trump felicitó a Netanyahu por el triunfo y dijo que "su victoria es una buena señal para la paz".
En una rueda de prensa, Trump agregó: "escuché que Netanyahu ganó, es un buen amigo y quiero felicitarlo. Todos dijeron que no hay posibilidades de paz pero ahora con Netanyahu creo que hay una posibilidad aún más alta".
Por otro lado, el asesor de Seguridad Nacional de la administración Trump, John Bolton, dijo en una entrevista en la prensa local que la propuesta de paz del gobierno estadounidense será publicado "en un futuro muy cercano" aunque no especificó una fecha.
El primer ministro de India, Narendra Modi, también felicitó a Netanyahu a través de un mensaje en hebreo en su cuenta oficial de Twitter: "Mi querido amigo Bibi, mazal tov! Eres un valioso amigo de la India y espero seguir trabajando junto a ti para avanzar en nuestra alianza bilateral".
Por su parte, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, escribió en Twitter un mensaje dirigido a Netanyahu: "A pesar de que los resultados oficiales aún no han sido publicados, hay una cosa clara: nuevamente ganaste la confianza del público israelí con números de récord. Espero trabajar contigo por el futuro de nuestros dos pueblos - el israelí y el austríaco".
El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, también felicitó a Netanyahu y dijo que "quiere expresar su fuerte compromiso en seguir trabajando con él para el beneficio de nuestros países así como la estabilidad y paz regional".
Donald Trump Foto: REUTERS Kevin Lamarque
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, manifestó que tomó velozmente la decisión de reconocer la soberanía israelí sobre los Altos del Golán tras una lección “rapidita” de historia.
Trump firmó en marzo pasado un decreto reconociendo la soberanía israelí sobre la parte de la meseta, que Israel conquistó y anexó tras la Guerra de los Seis Días en 1967, alterando la posición tradicional que Washington mantuvo durante décadas. La medida también recibió algunas críticas internacionales y fue elogiada por el Gobierno de Jerusalén y la oposición.
El presidente estadounidense relató en una convención de la Coalición Judía Republicana en Las Vegas, Nevada, que decidió reconocer la soberanía israelí sobre el Golán tras ser informado por su yerno, Jared Kushner, quien se desempeña como alto asistente de la Casa Blanca, el embajador de EE.UU. en Israel, David Friedman, y el negociador Jason Greenblatt.
Trump manifestó que había dialogado telefónicamente con los tres sobre otras cuestiones cuando trajo a colación el asunto del Golán, sin precisar cuándo ocurrieron las conversaciones.
"Les dije: 'muchachos, háganme un favor, denme una pequeña lección, una rápida. Quiero ir deprisa. Tengo muchas cosas en las que estoy trabajando: China, Corea del Norte. Quiero una rapidita'", apuntó Trump.
“Les dije ‘¿Qué le parece la idea de que reconozca exactamente lo que estamos discutiendo?’ Porque yo estoy de acuerdo, ustedes lo necesitan, ustedes necesitan los Altos”, afirmó que le dijo a Friedman, que se quedó en estado de shock, "como un maravilloso y precioso bebé".
"Lo haría, lo haría, señor", recordó que Friedman le preguntó, a lo que respondió. "Sí, creo que lo estoy haciendo ahora. Escribamos algo".
Trump puntualizó que le explicaron sobre la importancia para Israel de mantener los altos de la meseta desde la que se observa el Mar de Galilea (Kineret) y parte de la Alta Galilea.
Trump aseguró que tomó la decisión sin que nadie se lo pidiera, pero porque es consciente de la importancia estratégica de esta meseta situada en la frontera entre Israel, Siria, el Líbano y Jordania.
"Nunca luches colina arriba; muchas batallas se pierden por esos generales que quieren luchar colina arriba, ¿no es así? Es necesaria la altura", aseveró.
"Todo el mundo está feliz. Y no habrá consecuencias; no las habrá porque yo estaré ahí para proteger a Israel, así que, de nada. Hicimos lo correcto", aseveró el presidente estadounidense.
"Tomamos decisiones rápidas y tomamos buenas decisiones", apuntó a la multitud.
Trump anunció que reconocería la soberanía israelí sobre el Golán en un mensaje de Twitter emitido el 21 de marzo. El presidente norteamericano firmó la proclamación el 25 de marzo en presencia del primer ministro, Benjamín Netanyahu, cuando visitó la Casa Blanca. La movida ha sido vista como un espaldarazo para Netanyahu en plena campaña para su reelección.
El embajador Friedman calificó la medida de “milagro de Purim” en un discurso en la convención anual del lobby pro-israelí AIPAC en Washington.
“Sin el elevado terreno del Golán, Israel está expuesto a riesgos excepcionales de enemigos traicioneros, y Siria estaría justo sobre las orillas del Mar de Galilea, que provee el 40 por ciento del agua dulce a Israel", subrayó el embajador.
Donald Trump y Mike Pence tras el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel Foto: Casa Blanca vía Facebook
No son judíos, pero llevan décadas inclinando hacia el sionismo la política estadounidense en Oriente Medio. Los cristianos evangélicos blancos son uno de los bloques de votantes más fieles al presidente de EE.UU., Donald Trump, y un factor clave en los constantes espaldarazos a Israel del mandatario.
Por segunda vez en su Presidencia, Trump rompió la política tradicional de Estados Unidos al reconocer como israelí un territorio disputado, en este caso los Altos del Golán, en la frontera con Siria, el Líbano y Jordania.
Los aplausos más fuertes por esa decisión no llegaron de los judíos estadounidenses, en su mayoría demócratas, sino de los evangélicos blancos, que votaron abrumadoramente por Trump en 2016 y entre los que el 69 % sigue apoyándole sin fisuras, según un estudio publicado la semana pasada por el centro de investigación Pew.
"La razón principal, y quizá la única, por la que Trump está dando estos pasos en Israel es porque es lo que su base de votantes evangélicos, blancos y conservadores quiere que haga", explicó el historiador John Fea, autor del libro "Believe Me: The Evangelical Road to Donald Trump".
El 25 % de los estadounidenses, de acuerdo con Pew, son protestantes evangélicos, gente que "cree en la autoridad absoluta de la Biblia y en la salvación a través de Jesús", tal y como los ha definido la experta en política y religión Elizabeth Oldmixon, de la Universidad del Norte de Texas, para el portal de noticias Vox.
Los evangélicos más fundamentalistas, que, según Oldmixon, rondan los 15 millones de personas, son los defensores más vehementes en EE.UU. del Estado judío, en parte porque consideran su existencia un requisito para la segunda venida de Jesús.
"Muchos evangélicos que apoyan a Trump creen que la restauración de Israel como Estado-nación y el regreso de los judíos a su tierra es un presagio del regreso de Jesucristo", recalcó Fea.
"Es una interpretación basada en una lectura literal de los libros proféticos del Viejo y Nuevo Testamento, e implica que el éxito de Israel como nación es central para el plan futuro de Dios para el mundo", agregó.
Robert Jeffress, pastor de la First Baptist Church en Dallas (Texas) y uno de los predicadores evangélicos más influyentes en la Casa Blanca, desgranó la génesis bíblica de esa teoría en un artículo publicado en la página web de la cadena Fox News.
"Dios prometió a Abraham, el padre de los judíos, que le daría a él y a sus descendientes la tierra que ahora conforma el Israel moderno (...). Esa clara promesa de Dios es la razón por la que los cristianos estadounidenses de ambos partidos respaldaron el reconocimiento del Estado de Israel en 1948", resumió el pastor.
El respaldo de los evangélicos a Trump descolocó a muchos observadores de la carrera presidencial en 2016, cuando esa comunidad tan conservadora respaldó decisivamente a un candidato divorciado en dos ocasiones, protagonista de escándalos de adulterio y que hace pocos años defendía el derecho al aborto.
Ese logro de Trump se debió, en parte, a su selección como vicepresidente de Mike Pence, que se describe como un "católico evangélico renacido" y ha impregnado la Casa Blanca de un profundo conservadurismo social.
Otro influyente evangélico es el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien la semana pasada opinó que Trump podría haber sido enviado por Dios para salvar a Israel de la amenaza de Irán, igual que la reina Esther, que en un episodio bíblico intercedió para salvar de un genocidio a los judíos del Imperio Persa.
"Como cristiano, por supuesto que creo que eso es posible", afirmó Pompeo en una entrevista con la televisión CBN.
El voto de los cristianos conservadores puede ser clave para la reelección de Trump en 2020, y hace dos semanas un grupo de líderes evangélicos recibieron en la Casa Blanca detalles del plan de paz que el yerno del presidente, Jared Kushner, presentará próximamente.
"Varios asistentes expresaron preocupación por la posibilidad de que el plan de paz pueda dar a los palestinos una capital en Jerusalén este", informó el portal Axios, citando una fuente que asistió al encuentro.
Ese rechazo de la solución de dos Estados alinea a los evangélicos con la derecha israelí, y ha facilitado una simbiosis entre las prioridades políticas de Trump y las del primer ministro, Benjamin Netanyahu, que se juega su cargo el 9 de abril.
"Israel nunca ha tenido un mejor amigo que usted", le dijo Netanyahu a Trump en la Casa Blanca. EFE
Benjamín Netanyahu y Donald Trump Foto: REUTERS Carlos Barria
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el decreto que reconoce oficialmente la soberanía israelí en los Altos del Golán.
Israel conquistó, tras ser agredido, esa región a Siria en la Guerra de los Seis Días en 1967 y extendió formalmente su control soberano sobre ella en 1981, una movida que no ha sido reconocido hasta ahora por ningún otro país.
En la Casa Blanca, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, elogió la decisión de Trump, destacando que “hace que los vínculos entre Estados Unidos e Israel sean más fuertes y más grandes que nunca”.
Jair Bolsonaro, el mandatario de Brasil, en una entrevista con Fox News fue consultado sobre las frases controversiales que lo han hecho conocido.
Acerca de las acusaciones sobre homo-fobia, Bolsonaro expresó lo siguiente:”Yo no tengo nada en contra de estas personas y tampoco estoy en contra de las mujeres y muchos menos soy xeno-fobo, sin embargo quiero tener mi casa en orden. Para mi la definición de familia es la de la Biblia. Si usted quiere involucrarse en una relación del mismo género, hágalo, pero no podemos permitir que el gobierno lleve esta enseñanza a las escuelas”, sostuvo.
Bolsonaro se defendió sobre las acusaciones y dijo ser victima de diversas fake news, en las cuales se usaron “comentarios que están fuera de contexto”. “Si yo fuera todo eso, no hubiera llegado a ser presidente”.
“Existe un gran numero de noticias falsas, sin embargo la gente esta usando las redes sociales para que las personas no mostrar que no se debe creer ni confiar en la prensa tradicional”.
En cuanto a los vínculos que hacen entre la familia del mandatario y la desaparición de la concejal Marielle Franco, Bolsonaro dejó claro que la prensa hace ese tipo de confusiones con el objetivo de hacerle daño.
Pese a la afirmación de que uno de los acusados era vecino de Bolsonaro, dijo: “Soy el capitán del ejercito brasileño y parte de los oficiales de la policía de Rio de Janeiro son grandes amigos míos”. Por coincidencia, uno de los sospechosos que terminó con la vida de Marielle era mi vecino, pero vivía al otro lado de la calle (del condominio)”.
Sobre las afirmaciones de que uno de sus hijos se enamoro de la hija del sospechoso, el mandatario de Brasil explicó que preguntó a Jair Renan Bolsonaro, su hijo menor, y él le respondió “que el había sido novio de todas las niñas del condominio” por ende, no podía recordar cual de ellas era la hija de Ronnie Lessa, el sargento reformado de la PM.
Fuente: Gospel Prime
Página 1 de 2

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243