Noviembre 22, 2019
Mark Esper y Donald Trump Foto: Casa Blanca Shealahh Craighead Wikimedia Dominio Público
El presidente de EE.UU., Donald Trump, optó por golpear con sanciones el banco central iraní, en un intento por asfixiar económicamente a Irán, además de aprobar el envío de tropas a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (UAE) en respuesta al reciente ataque contra refinerías sauditas.
"Las sanciones más altas que jamás se han impuesto sobre un país", presumió Trump, que habló con la prensa en el Despacho Oval y en presencia del primer ministro de Australia, Scott Morrison.
El Gobierno estadounidense acusa al banco central iraní de haber financiado desde 2016 con miles de millones de dólares a la Guardia Revolucionaria iraní, a la iraní Fuerza al Quds y al grupo chií libanés Hezbollah, todos ellos considerados grupos terroristas por Washington.
"Esto es muy importante. Ahora hemos cortado todos los posibles fondos para Irán", manifestó el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, que acompañó a Trump.
Mnuchin explicó que el Tesoro también sancionó al Fondo de Desarrollo de la República Islámica, el fondo soberano de inversión iraní cuyo objetivo es usar las ganancias de la venta de gas y petróleo para el desarrollo del resto de la economía persa, según detalla en su web.
EE.UU. afirma que el presidente iraní, Hassan Rohaní, forma parte de su junta directiva y acusa a esa institución de haberse convertido en una fuente de divisas extranjeras que financia a la Guardia Revolucionaria y a la Fuerza al Quds, así como al Ministerio de Defensa de la República Islámica.
En plena escalada de tensión con Irán, Trump se inclinó por las sanciones pero también por el músculo militar en respuesta al ataque del sábado a la petrolera saudita Aramco, que Riad atribuye a Teherán y que inicialmente fue reivindicado por los rebeldes hutíes en el Yemen.
Tras su cita con Morrison, Trump se reunió con sus asesores en seguridad para estudiar la respuesta militar a Teherán.
Al término de la reunión compareció el jefe del Pentágono, Mark Esper, que anunció el envío de un número indeterminado de tropas a Arabia Saudita y EAU "de naturaleza defensiva y (que) se centrarán principalmente en la defensa aérea y de misiles".
Esper dijo que EE.UU. también "trabajará para acelerar la entrega de armamento a Arabia Saudita y EAU para mejorar su habilidad de defenderse a sí mismos".
"Creemos que por ahora esto será suficiente pero esto no quiere decir que no pueda haber despliegues adicionales de ser necesarios basados en la situación cambiante", añadió.
Por su parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Joseph Dunford, que participó de la reunión con Trump y de la rueda de prensa junto a Esper, dijo que el despliegue será "moderado" y aunque no especificó el número de soldados dijo que no serán miles.
En la rueda de prensa con Morrison previa a la reunión con Esper y Dunford, Trump dijo que lo más "fácil" sería atacar a Irán, pero también afirmó que prefiere mostrar "fuerza" no autorizando una ofensiva inmediatamente y evaluando diferentes posibilidades.
"Ir contra Irán sería una decisión muy fácil. Mucha gente piensa que podría estar dentro en unos dos segundos", reflexionó Trump.
Según medios estadounidenses, el Pentágono también iba a poner sobre la mesa de Trump posibles operaciones clandestinas con objetivos como los lugares desde los que Irán lanza sus drones y misiles de crucero, además de donde almacena sus armas.
Las opciones que propone el Pentágono no incluyen ataques a gran escala y se centran más bien en operaciones clandestinas con objetivos como los lugares desde los que Irán lanza sus drones y misiles de crucero, además de donde almacena sus armas, de acuerdo con el diario The New York Times.
Por su parte, las autoridades iraníes declararon que no quieren una guerra, pero aseguraron que responderán con todos los medios a su alcance en caso de una ataque.
EE.UU. también ha rebajado ligeramente su retórica. Tras el ataque contra las refinerías sauditas, Pompeo, apuntó directamente a Irán y este miércoles llegó a proclamar que esos ataques constituían un "acto de guerra".
Sin embargo, tras su visita a Arabia Saudita y Emiratos, Pompeo aseguró que su prioridad es buscar "una solución pacífica" y "construir una coalición" para conseguirlo.
Para formar esa coalición, EE.UU. podría intentar recabar apoyos durante la Asamblea General de la ONU que se celebra la semana que viene en Nueva York. EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Ilustración Complejo Petroquímico en Asaluyeh Irán Foto: Tasnim News Agency Wikimedia CC BY 4.0

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al mayor grupo petrolero de Irán y a una red de 39 compañías subsidiarias nacionales y extranjeras, responsables, según Washington, del 50 % de las exportaciones de crudo iraní.
En un comunicado, el Tesoro estadounidense acusó al grupo empresarial, Persian Gulf Petrochemical Industries Company (PGPIC), de "apoyo financiero a las actividades de la Guardia Revolucionaria iraní", designada como terrorista por EE.UU. el pasado abril.
El conjunto de compañías sancionadas suman el 40 % de toda la producción de petróleo en Irán y acumula una presencia multimillonaria en el país derivada de otros negocios, como la construcción, aviación y defensa, indicó la nota del Gobierno estadounidense.
"Ponemos el foco sobre esta red con el objetivo de negar fondos a aquellos elementos clave del sector petroquímico de Irán que brindan apoyo a la Guardia Revolucionaria", dijo el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, en el comunicado.
De acuerdo con la Administración estadounidense, el conjunto de compañías sancionado tiene una presencia dominante en el mundo financiero y empresarial iraní, cuyos beneficios se destinan a "las proliferación de armas de destrucción masiva", entre otras "actividades nefastas" de la Guardia Revolucionaria.
Para el Tesoro, las prácticas financiadas por estas empresas incluyen el respaldo al terrorismo y una variedad de abusos contra los derechos humanos, tanto en Irán como en el extranjero.
En su alerta, Washington señaló que otras firmas internacionales, que no identificó, "mantienen lazos" y negocios con las petroleras sancionadas y advirtió de que castigará a aquellas que continúen colaborando con PGPIC y sus subsidiarias o agentes de venta.
Como consecuencia de las sanciones, cualquier activo de las empresas en EE.UU. queda bloqueado, incluidos los que estén en manos de ciudadanos estadounidenses.
Asimismo, se prohíbe a los estadounidenses efectuar transacciones con los sancionados.
Además, cualquier institución financiera extranjera que facilite una transacción financiera significativa a las entidades designadas o a personas vinculadas con las mismas podría quedar sujeta a represalias por parte de EE.UU.
En las últimas semanas las tensiones entre EE.UU. e Irán han aumentado significativamente, y Washington ha reforzado su despliegue militar en Oriente Medio como una "advertencia" para Teherán. EFE
Naves del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica realizan maniobras en el Estrecho de Ormuz Foto: sayyed shahab o din vajedi akkasemosalman.ir Wikimedia CC BY 4.0

Las autoridades iraníes aseguraron hoy que sus exportaciones petroleras no se reducirán a cero, pese al endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos, y amenazaron de nuevo con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz.
Así reaccionó Teherán al anuncio de la Casa Blanca de que no renovará las exenciones para la compra de petróleo iraní que había otorgado a ocho países, entre ellos algunos de los mayores clientes de crudo iraní (China, Turquía e India), y que culminan el próximo 2 de mayo.
"Las exportaciones de petróleo de Irán no se reducirán a cero bajo ninguna circunstancia a menos que las autoridades iraníes decidan detenerlas", aseguró un responsable del Ministerio de Petróleo iraní, bajo condición de anonimato.
El funcionario, citado por la agencia semioficial Tasnim, explicó que las autoridades iraníes han analizado "todos los escenarios y condiciones posibles" y han tomado "las medidas necesarias" para proseguir con las exportaciones.
"El mercado petrolero internacional necesita el crudo iraní y la República Islámica tiene muchas opciones para vender su petróleo", subrayó la fuente, que recordó que Irán tiene además experiencia en sortear las sanciones de EEUU.
En cuanto a los temores a una subida del precio del crudo con el fin de estas exenciones, el Gobierno estadounidense aseguró que coordinará el "suministro global" con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.
El secretario de Estado, Mike Pompeo, recalcó que con esta decisión están "acelerando la campaña de presión de un modo calibrado", permitiendo mantener "bien abastecidos a los mercados globales de petróleo".
EEUU impuso nuevas sanciones a Irán en agosto y noviembre del año pasado, que afectan entre otros al sector energético y bancario, tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Teherán y seis grandes potencias.
Ante los intentos de Washington de frenar sus exportaciones, Teherán ya ha advertido en varias ocasiones con interrumpir los embarques de petróleo de los países del Golfo en el estrecho de Ormuz, un paso angosto entre Irán y Omán por el que circula aproximadamente el 20 % del crudo del mundo.
En esta línea, el comandante de la Fuerza Naval del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Ali Reza Tangsirí, amenazó hoy de nuevo con la opción de bloquearlo.
"De acuerdo a las normas internacionales, el estrecho de Ormuz es un cruce marítimo, por lo que en caso de que se nos restrinja cruzarlo vamos a cerrarlo", aseveró Tangsirí.
Los ingresos procedentes de las exportaciones petroleras son vitales para la economía de Irán, que sufre desde hace un año una fuerte crisis marcada por la inflación y la devaluación de la moneda nacional.
Las exportaciones petroleras de Irán cayeron a cerca de unos 800.000 barriles diarios antes de la entrada en vigor de las sanciones en noviembre pasado, de los 2,5 millones que venía vendiendo, aunque esta cifra mejoró debido a las exenciones que ahora llegan a su fin.EFE

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243