Abril 19, 2021
El estrecho de Bab el-Mandeb es de importancia estratégica para Rusia y es su puerta de entrada al Cuerno de África.
Mapa topográfico de Yemen Imagen Gerald J. Coleman Central de Inteligencia Americana (CIA) Wikimedia Dominio Público En los últimos meses la visita de funcionarios del "Consejo de Transición del Sur" (STC) a Moscú muestra los crecientes vínculos del grupo con Rusia. El objetivo de Moscú desde el comienzo de estas relaciones es asegurar sus intereses geopolíticos y, por supuesto, perseguir objetivos económicos y políticos junto con objetivos geopolíticos.
Las relaciones de Rusia con Yemen son de larga data. La URSS estaba estrechamente aliada con Yemen del Sur, oficialmente la "República Democrática Popular de Yemen". Yemen del Sur fue el primer país árabe en adoptar oficialmente ideas comunistas entre 1967 y 1990 y, por lo tanto, mantuvo amplias relaciones con la Unión Soviética. En 1990 Yemen del Sur se unió con Yemen del Norte y se estableció la República de Yemen.
Los objetivos geopolíticos de Rusia en el sur de Yemen
Rusia busca alcanzar objetivos geopolíticos mediante una estrecha cooperación con el Consejo de Transición. En Yemen, está tratando de mantener sus amplias relaciones con todas las partes involucradas en ese país. La política de Moscú es no ponerse del lado de ningún partido en particular en la escena político-militar yemení. Legitima la administración de Abd-Rabbuh Mansur Hadi, mantiene vínculos con los hutíes y respeta las actitudes de búsqueda de poder de los movimientos del sur. Sin embargo, el principal objetivo de Rusia en el sur de Yemen es garantizar una presencia militar en el estratégico estrecho de Bab el-Mandeb, que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén.
Yemen fue una de las principales prioridades de Moscú en Oriente Medio durante la Guerra Fría. A partir de 1962, por invitación de Egipto, que apoyaba a los republicanos en Yemen, la Unión Soviética envió "asesores" militares y equipo a Yemen. Esta presencia se amplió a partir de 1968, cuando Rusia tenía presencia en el sur del país. A Moscú se le permitió establecer específicamente una base naval en Socotra. La base recibió 120 barcos soviéticos durante su vigencia. La base en el Golfo de Adén permitió a la Unión Soviética realizar operaciones continuas en el Océano Índico hasta 1985. Además, durante el período 1968-1991, al menos 5.245 especialistas militares soviéticos sirvieron en Yemen. Con la unificación de los dos Yemen en 1990, Rusia perdió la base y la ecuación cambió a favor de Estados Unidos, pero Rusia tiene el objetivo de restablecer una base en la isla de Socotra.
En este sentido, el ex comandante en jefe de la Armada rusa, Feliks Gromov, y académicos del Instituto de Estudios Orientales de Moscú aconsejaron a las autoridades rusas que recuperen la antigua influencia soviética en Yemen. Rusia mantuvo las primeras conversaciones con el entonces presidente Alí Abdullah Saleh para tener una base en el Mar Rojo. Alí Abdullah Saleh dijo en una entrevista con Russia 2 TV: “En la lucha contra el terrorismo nos acercamos y ofrecemos todas las facilidades. Nuestros aeropuertos, nuestros puertos… Estamos listos para proporcionar esto a la Federación de Rusia".
El estrecho de Bab el-Mandeb es de importancia estratégica para Rusia y es el punto de entrada de Rusia al Cuerno de África. El Cuerno de África es una puerta de entrada al comercio y la inversión a un continente rebosante de potencial económico que ha llamado la atención de socios tradicionales y nuevos participantes. Putin está desarrollando lazos con Estados en el área del Cuerno de África y ha comenzado extensas relaciones económicas y políticas con Kenia, Etiopía y Eritrea. El objetivo a largo plazo de la política exterior de Moscú en el Cuerno de África es establecer bases militares y aumentar el comercio. Con este fin, Moscú busca establecer un centro logístico en Eritrea para incrementar el comercio con el país. Rusia también está explorando la posibilidad de crear una base naval en Somalilandia, lo que aumentaría el acceso de Moscú al puerto de Berbera, en copropiedad de Somalilandia, Etiopía y una empresa de Emiratos Árabes Unidos. A la luz de estos proyectos, Rusia valora una base militar en el sur de Yemen, ya que uniría estas instalaciones a la Península Arábiga.
Objetivos políticos y económicos de la presencia de Rusia en el sur de Yemen
Uno de los objetivos políticos de Rusia en Yemen y, en términos más generales en Oriente Medio, es reducir la influencia de Estados Unidos en la región y en el subsistema del Golfo Pérsico. Después de que los dos países, Yemen del Norte y del Sur se unieron, el papel de la Unión Soviética y más tarde de Rusia en Yemen y el Golfo Pérsico disminuyó, y Estados Unidos reemplazó a Rusia en la región del Golfo Pérsico y la Península Arábiga. Rusia ahora busca revivir su tradicional influencia en el Golfo Pérsico, especialmente en Yemen, con el plan de "Paz del Golfo Pérsico".
Rusia espera competir con Estados Unidos en Yemen actuando como mediador entre diferentes grupos en el país, algo que Estados Unidos no pudo hacer. Este enfoque fue implementado activamente por un ex primer ministro, Yevgeny Primakov, quien en sus actividades políticas favorece no tomar partido por ninguno de los participantes en conflictos regionales, prefiriendo ser un "amigo" de todos. Esto permitió a Moscú, a través de su papel de intermediario, promover sus propios intereses. China también apoya el plan de paz de Rusia en el Golfo Pérsico. Parece que los árabes de la región están confundidos en un dilema entre la paz (acuerdo JCPOA) y las tensiones entre Estados Unidos e Irán y están listos para recibir a un tercero en el Golfo Pérsico.
Uno de los objetivos económicos de Rusia con su presencia en el sur de Yemen es aumentar su poder de negociación en la guerra petrolera con Arabia Saudita. En marzo de 2020, los dos países comenzaron una guerra por los precios del petróleo y el mundo vio una caída del 65% en los precios del crudo. En esta guerra Rusia, que tenía menos reservas de petróleo, sufrió pérdidas importantes y su economía sufrió. El objetivo de Rusia es utilizar el estrecho de Bab el-Mandeb para presionar a Arabia Saudita en la guerra del petróleo, ya que 4,8 millones de barriles de petróleo pasan por el estrecho a diario y la industria petrolera saudí depende del estrecho.
La clave del papel activo de Rusia en Yemen está en su inteligente neutralidad. Rusia actúa como mediador entre los diversos grupos involucrados en Yemen y tiene relaciones amistosas con todas las potencias involucradas allí, incluidos Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita e Irán. Parece que Rusia está persiguiendo intereses geopolíticos y una presencia militar oficial en Yemen y en el estrecho de Bab el-Mandeb por encima de todo, y esta presencia tiene prioridad sobre otros intereses políticos y económicos rusos en Yemen. Moscú sabe muy bien que Estados Unidos tiene cerca de 50 000 soldados en 29 bases militares en el Golfo Pérsico. Washington tiene más de 300 aviones de guerra y cientos de miles de millones de dólares en ventas de armas en la región, y la clave para resolver el equilibrio de poder en la Península Arábiga a favor de Moscú es tener presencia física en una de las regiones más geoestratégicas del mundo: el estrecho de Bab el-Mandeb.
Fuente: MECRA - Middle East Center Reporting and Analysis
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
La obra, de casi 11.000 millones de dólares, tiene como objetivo duplicar las entregas de gas natural ruso a la principal economía de Europa, Alemania.

Partes de la tubería Nord Stream en el Mar Báltico frente a la costa de Laage, noreste de Alemania. | Fuente: AFP
El presidente Donald Trump firmó sanciones de Estados Unidos contra las compañías que construyen un gasoducto entre Rusia y Alemania, que según el Congreso podría dar al Kremlin una influencia peligrosa sobre los aliados europeos.
Las sanciones, a las que se opone la Unión Europea, se incluyeron en un extenso proyecto de ley de gastos de defensa para el año fiscal 2020 y
alcanza a compañías que construyen el ducto Nord Stream 2 en el Mar Báltico.
La obra, de casi 11.000 millones de dólares, tiene como objetivo duplicar las entregas de gas natural ruso a la principal economía de Europa, Alemania.
El gasoducto, que está casi completo, pasa por debajo del Mar Báltico, eludiendo a Ucrania.
Las sanciones se enmarcan en un proyecto de ley de financiación anual del Pentágono mucho más amplio por 738.000 millones.
Las medidas estadounidenses enojaron a Moscú y a la Unión Europea, la cual dice que debería poder decidir sus propias políticas energéticas.
En un intercambio el viernes con su homólogo alemán, Heiko Maas, el secretario de Estado Mike Pompeo reiteró su "fuerte oposición" a la construcción de Nord Stream 2.
Moscú, por su parte, ha indicado claramente que llevará a cabo este proyecto a pesar de las sanciones anunciadas, que incluyen la congelación de activos y la revocación de visas de Estados Unidos para los empresarios ligados al gasoducto.
Las compañías involucradas El Departamento de Estado ahora debe comunicar los nombres de las empresas y las personas interesadas en un plazo de 60 días. La mitad del proyecto es financiado por Gazprom y la otra por cinco compañías europeas (OMV, Wintershall Dea, Engie, Uniper y Shell). Desde su inicio, muchos obstáculos se han interpuesto en el camino de este proyecto.
Nord Stream 2 solo obtuvo la luz verde de Dinamarca a fines de octubre para cruzar sus aguas, lo que probablemente retrasará su entrada en servicio, inicialmente programada para fines de 2019.
Uno de los principales blancos es Allseas, con sede en Suiza y contratada por la gigante energética estatal rusa Gazprom para construir la sección en alta mar.
Tras la firma de las sanciones, Allseas anunció en un comunicado la suspensión de los trabajos.
El poder de Gazprom está en el centro de las preocupaciones de Estados Unidos sobre el oleoducto, y también de los países de Europa oriental y central.


Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Misiles S 400 Foto: Mil.ru Wikimedia CC BY 4.0
El Ministerio de Defensa turco anunció este viernes que se ha efectuado la primera entrega del sistema ruso de defensa S-400, que la OTAN considera que no debería ser usado por un miembro de la Alianza y cuyo uso EEUU ha amenazado que puede ser incluso motivo de sanciones.
"El primer lote del sistema de defensa de misiles S-400, que se ha adquirido para cubrir las necesidades de defensa aérea y de misiles en Turquía, comenzó a llegar a la Base Aérea de Mürted en Ankara a partir del 12 de julio de 2019", señaló Defensa en un comunicado.
El canal público TRT mostró imágenes de tres aeronaves aterrizando en la Base Aérea de Ankara, iniciando el despliegue del sistema de defensa ruso en Turquía.
Las autoridades rusas han confirmado también el envío de esos componentes.
"El Servicio Federal de Cooperación Técnico Militar confirma el inicio de los suministros del sistema S-400 a Turquía. Los suministros se llevarán a cabo en los plazos acordados", declaró a la agencia rusa Interfax la portavoz del Servicio Federal de Cooperación Técnico Militar, María Vorobiova.
Turquía firmó un contrato de suministro con Rusia en abril de 2017, aunque aún no ha anunciado cuándo terminará la instalación ni cuando estarán operativo.
La compra de los S-400 por parte de Ankara ha sido denunciada por Washington, que ha reaccionado amenazando con suspender la participación de Turquía en el programa de desarrollo de los cazas F-35 e incluso con la imposición de sanciones al país.
A Washington le preocupa que Turquía use los F-35 cerca del sistema antimisiles S-400, puesto que podría dar lugar a una transferencia de información y crear agujeros de seguridad en el sistema de la OTAN.
La Alianza Atlántica, de la que Turquía es miembro, también ha advertido de que los misiles antiaéreos rusos son incompatibles con el sistema de defensa de la Alianza.
Turquía insiste en que está en su derecho de adquirir el material necesario para garantizar su seguridad y que la compra del sistema ruso se decidió al fracasar el intento de adquirir los Patriot de EEUU y ante la urgencia de disponer de un sistema de defensa antiaérea. EFE
Hassan Rouhani, Vladimir Putin y Recep Erdogan Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0
Tres días después de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, prometiera que una nueva comunidad que se establecerá en las Alturas del Golán llevará el nombre del presidente estadounidense, Donald Trump; Rusia, Irán y Turquía, condenaron el reconocimiento norteamericano de la soberanía de Israel sobre la estratégica meseta.
En una declaración conjunta, los tres países proclamaron que están comprometidos con la soberanía, independencia y unidad de Siria en correspondencia con los principios de las Naciones Unidas.
Delegados de los tres países emitieron la declaración durante una cumbre en Astana, capital de Kazajstán, dedicada a procurar el regreso de la estabilidad a Siria tras la guerra civil, que comenzó en 2011. El reconocimiento de la Administración de EE.UU. de la soberanía israelí sobre el Golán “constituye una grave violación de la ley internacional, particularmente de la Resolución 497 del Consejo de Seguridad de la ONU, y una amenaza para la paz y la seguridad del Oriente Medio”, expresaron los tres países.
En el mes de marzo los estados árabes manifestaron en el marco de la cumbre de la Liga Árabe en Túnez que apoyan el derecho de Siria de regresar a sus manos el Golán. “La decisión de Trump con respecto al Golán no cambia la situación legal de los territorios que están definidos como territorios ocupados en correspondencia con la ley internacional”, apuntó el secretario de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit.
Fuente: Aurora Digital
El submarino Belgorod forma parte de la nueva generación de armas rusas pensadas para vencer al sistema de defensa estadounidense
Esta semana fue lanzado Belgorod, un submarino de última generación desarrollado por Rusia. Se cree que es capaz de destruir ciudades enteras de un solo ataque.
Fuentes del Ministerio de Defensa ruso indicaron que el submarino está diseñado para transportar drones Poseidon, con capacidad nuclear y la capacidad de desencadenar un tsunami.


Añadieron que la prueba del reactor nuclear que dará vida a la nave será probado en el mar para el año 2020, tras lo cual comenzará su producción en masa.
El Belgorod es una de las armas anunciadas por el gobierno ruso para inutilizar el sistema de defensa estadounidense. Cabe destacar que con una velocidad máxima de hasta 200 kilómetros por hora, en teoría sería casi imposible de interceptar.
El submarino tiene la posibilidad de actuar como un vehículo marino no tripulado, y cuenta con un sonar que podría ser utilizado para actos de sabotaje submarino.
Por otro lado, los drones Poseidón tienen una apariencia similar a otros torpedos, sin embargo tienen un tamaño de hasta 24 metros, por lo que no pueden lanzarse desde cualquier submarino.
El Belgorod operará principalmente en aguas del Ártico y el Atlántico Norte, zonas que en los últimos años se ha visto una mayor actividad submarina por parte de Rusia.
Con información de Daily Mail
Página 1 de 3

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243