Marzo 24, 2019
Benjamín Netanyahu y Donald Trump Foto: Haim Zach GPO
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunirá el próximo lunes con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien visitará Washington apenas dos semanas antes de las elecciones del próximo 9 de abril en Israel, y en un momento en el que la Casa Blanca ultima su plan de paz para la región.
Trump mantendrá un encuentro de trabajo con Netanyahu el lunes 25, y también cenará con él el martes 26 de marzo, informó la Casa Blanca en un comunicado.
"El presidente y el primer ministro conversarán sobre los intereses compartidos de sus dos países y sus acciones en Oriente Medio durante su encuentro de trabajo", indica la breve nota.
Netanyahu tenía previsto visitar Washington la semana que viene para participar en la conferencia anual del principal grupo de presión proisraelí en EE.UU., AIPAC, y aprovechará por tanto su viaje para reunirse de nuevo con Trump.
En 2015, Netanyahu también viajó a Washington en una fecha muy próxima a las elecciones israelíes para dar un discurso en AIPAC, y el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, decidió no reunirse con él para no dar la impresión de que la Casa Blanca tenía preferencias o quería influir en el resultado de los comicios.
El Gobierno de Trump no parece compartir esa preocupación, a juzgar por las declaraciones que hizo este lunes el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, al comienzo de un viaje a Israel.
"Siempre hay unas elecciones a la vista. Nosotros tenemos elecciones dentro de un año, ellos dentro de menos de un mes. Pero voy a Israel por la relación tan importante que tenemos", afirmó Pompeo a los periodistas que viajaban con él.
Se espera que el partido de Netanyahu, el Likud, le respalde para encabezar un nuevo mandato tras las elecciones de abril, aunque el actual primer ministro llega a los comicios afectado por la reciente acusación en su contra en tres casos de corrupción.
La Casa Blanca planea presentar después de las elecciones israelíes su plan para la paz entre Israel y los palestinos, redactado por el yerno de Trump, Jared Kushner, y el enviado estadounidense para Oriente Medio, Jason Greenblatt.
Kushner adelantó en febrero que su plan incluirá propuestas sobre cómo resolver los temas más espinosos en el conflicto, incluido "el establecimiento de fronteras", pero los palestinos han criticado duramente el enfoque de Washington y, en particular, su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. EFE y Aurora
Foto: REUTERS / Murad Sezer
En las últimas horas se produjo un enfrentamiento frontal de declaraciones entre el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.
"Netanyahu, compórtate. Eres un tirano que masacró a niños palestinos de 7 años en Gaza", dijo Erdogan durante una manifestación en Turquía.
Además el presidente turco se refirió al mandatario israelí como "el ladrón al mando de Israel que está actualmente en juicio en su país".
El mandatario israelí respondió en su cuenta de Twitter: "Erdogan, el dictador que envía a decenas de miles opositores políticos a la cárcel, comete genocidio contra los kurdos y ocupa el norte de Chipre, me da lecciones a mí, a Israel, a las Fuerzas de Defensa de Israel, sobre democracia y ética de guerra. Un chiste".
Además, Netanyahu dijo que el presidente turco "puede aprender de nosotros cómo respetar a todas las religiones y proteger los derechos humanos".
La polémica inició después de que el presidente turco criticara a Netanyahu y lo tildara de racista después de que el primer ministro de Israel declarara que "Israel es el estado nación de los judíos".
Tras las críticas de Erdogan, Netanyahu había respondido que "en Israel no hay ciudadanos de segunda clase. Israel es una democracia en la que todos los israelíes, incluyendo los cerca de 2 millones de ciudadanos árabes, disfrutan de igualdad de derechos".
A esto añadió que "sin embargo Israel es el único Estado judío, con una estrella de David en nuestra bandera, Hatikvah como nuestro himno nacional, el hebreo como idioma oficial y donde una Ley de Retorno otorga a cada judío alrededor del mundo el derecho de regresar a su patria ancestral".
Benjamín Netanyahu y Vladimir Putin Foto: GPO Kobi Gideon vía Facebook
El jefe de la Inteligencia Militar, general Tamir Heyman, y el comandante de la Fuerza Aérea, Amikam Norkin, acompañarán al primer ministro, Benjamín Netanyahu, cuando viaje el jueves a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, señala un reporte del canal estatal israelí Kan. La lista de la delegación que acompañará al mandatario israelí aún no ha sido cerrada y es posible que se sumen otros altos miembros del aparato de defensa.
El comandante de la Fuerza Aérea, Amikam Norkin, fue ya enviado a Moscú, tras el incidente del derribo de un avión de inteligencia ruso en Siria en septiembre de 2018; pero no logró acercar las posiciones de Israel y Rusia.
Netanyahu le otorga gran importancia al encuentro previsto con Putin, cuando están sobre la mesa varios asuntos centrales.
Netanyahu está interesado en advertir a Moscú sobre la continua actividad iraní en el territorio sirio. Paralelamente, la Inteligencia Militar israelí estima que el sistema de defensa antiaéreo S-300 que Rusia entregó al ejército sirio será activado y comenzará a funcionar.
Al mismo tiempo, en Israel hay un gran descontento porque Irán continúa actuando en zonas de Siria que los rusos prometieron que se verían libres de la presencia de fuerzas iraníes.
El canal Kan destaca que se trata de la primera visita a de Netanyahu desde el derribo del avión ruso por parte de las defensas antiaéreas sirias, bajo el contexto de una ataque de la aviación israelí contra posiciones militares iraníes en Siria.
Benjamín Netanyahu y el sultán Qaboos bin Said Foto: GPO
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, y su esposa Sara realizaron una histórica visita a Omán, el viernes. Se trata de la primera visita de ese tipo a Omán desde 1996. El hecho marca el mejoramiento de las relaciones entre el Estado judío y los países árabes.
El primer ministro fue invitado por el Sultán Qaboos bin Said al Said, mandatario de Omán, tras extensas negociaciones entre ambos países.
En la delegación israelí participaron también el director del Mossad, Yossi Cohen, el asesor de Seguridad Nacional Meir Ben Shabat, el director general del Ministerio de Exteriores, Yuval Rotem, el jefe de la oficina del Primer Ministro, Yoav Horowitz, y el secretario militar general de brigada Avi Balot.
“Regresé a Israel hoy después de una visita oficial a Omán, donde me reuní con el sultán Qaboos bin Said, el gobernante de Omán. Mi esposa y yo fuimos invitados a visitar por el sultán Qaboos bin Said, el gobernante de Omán, después de largas negociaciones entre ambos países, la primera desde 1996”, expresó Netanyahu.
“La visita es un paso significativo en la implementación de la política que está diseñada a fortalecer los lazos con los países de la región al tiempo que apalanca las ventajas de Israel en seguridad, tecnología y economía”.
La última visita de un líder israelí a Omán tuvo lugar en 1996, cuando Shimon Peres visitó el país árabe en calidad de primer ministro.
Un comunicado conjunto emitido por Jerusalén y Mascate señala que ambos líderes discutieron “las formas de avanzar el proceso de paz en el Oriente Medio como así también varias cuestiones de intereses conjuntos con respecto al logro de la paz y la estabilidad en el Oriente Medio”.
La visita de Netanyahu se produce apenas unos días después del encuentro que mantuvieron el presidente palestino, Mahmoud Abbás, con el sultán, también en Mascate.
Omán es un país con cuatro millones y medio de habitantes sobre la costa sureste de la península arábiga y es uno de los pocos países árabes que no teme exponer sus lazos abiertos con Israel.
La televisión oficial de Omán exhibió un vídeo en el que se observa al sultán de Omán, Qaboos bin Said, recibiendo a Netanyahu a la puerta del palacio Beit al Baraka de Mascate, donde tuvo lugar el encuentro entre ambos mandatarios.
En 1994, el entonces primer ministro, Yizhak Rabin, visitó Omán donde fue recibido por el sultán. En 1995, pocos días después del asesinato de Rabin, el entonces primer ministro en funciones, Shimón Peres, recibió al ministro de Exteriores de Omán, Yusuf IbnAlawi, en Jerusalén.
En enero de 1996, Israel y Omán firmaron un acuerdo para la apertura reciproca de oficinas de comerciales.
Cuatro meses después, Peres visitó Omán oficialmente para abrir allí “Oficinas Comerciales de Israel”, que fueron cerradas en octubre del 2000 durante la Segunda Intifada.

Netanyahu dice que al menos seis países piensan mudar su embajada a Jerusalén.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243