Agosto 11, 2020
Iglesia del Santo Sepulcro Foto: RJA1988 Pixabay
Las principales iglesias cristianas de Jerusalén decretaron hoy restricciones para los fieles en el Santo Sepulcro, sitio más sagrado para el cristianismo, en la lucha contra la propagación del coronavirus, que ha puesto a la Ciudad Santa en aislamiento.
La basílica, que continuará abierta a pesar de las fuertes restricciones de movimiento impuestas en Jerusalén, ha ordenado a sus fieles que no estén a menos de dos metros de distancia unos de otros y evitar besar o tocar artilugios.
Entre las peticiones de los líderes religiosos está que no haya más de diez personas congregadas dentro de la iglesia y "eviten actos de devoción que puedan incluir contacto físico como tocar o besar piedras, tocar íconos, vestiduras y al personal de la basílica", aseguraron hoy los representantes de las tres Iglesias cristianas que la custodian: la greco-ortodoxa, la armenia apostólica y la católico romana.
Los custodios apuntaron también que este momento debe ser transitado "con fe y confianza en la misericordia de Dios".
Por último, remarcaron que unen sus plegarias a las de fieles de todas las religiones para pedir por el fin de la pandemia y por todos los afectados por el coronavirus y expresaron su "simpatía y gratitud por aquellos que asisten y cuidan de las víctimas".
La ciudad de Jerusalén, uno de los principales focos de contagiados de COVID-19 en Tierra Santa, registró ayer la primera víctima fatal en la zona producto del virus, con la muerte de un hombre israelí de 88 años, sobreviviente del Holocausto.
El Ministerio de Salud israelí informó hoy que registra 883 casos confirmados, entre los que incluye la parte oriental de Jerusalén.
La Autoridad Nacional Palestina, por su parte, elevó la cifra a 35, la mayoría de ellos en la ciudad cisjordana de Belén, cuna del cristianismo, bloqueada desde hace dos semanas para evitar más contagios.
La pandemia del coronavirus, que comenzó en China en diciembre del año pasado y ha golpeado con fuerza a Italia, España e Irán, entre otros países, se expande con gran rapidez y registra ya más de 290.000 contagiados y más de 12.000 muertes, con casos registrados en más de 180 países. EFE y Aurora
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Emanuel Macron y Benjamín Netanyahu Foto: Kobi Gideon GPO

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, reafirmó hoy en Jerusalén su compromiso de continuar luchando "contra el antisemitismo", a horas de participar junto a más de cuarenta líderes mundiales en los actos conmemorativos en recuerdo del Holocausto.
"He venido a Israel, para la memoria que el Holocausto representa para este país", aseguró el mandatario francés en una rueda de prensa con el presidente israelí, Reuvén Rivlin.
A su vez, reiteró su posición de que el antisionismo, que "niega el derecho a la existencia de Israel, es una forma contemporánea de antisemitismo", una calificación que su Gobierno adoptó recientemente, por la cual recibió el agradecimiento de Rivlin.
"Hemos aprobado leyes y habrá más decisiones para luchar más efectivamente contra el discurso antisemita y del odio", agregó Macron, quien llegó al país pasada la medianoche para asistir este jueves al Quinto Foro Mundial sobre el Holocausto.
Macron mostró en su entrevista con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, su preocupación por la crisis que vive el Líbano y el papel del grupo terrorista libanés chií Hezbollah, aliado de Irán, y se comprometió a trabajar para evitar cualquier escalada en la región.
Francia continuará trabajando para impedir que Teherán "se convierta en una potencia nuclear", aseguró Macron.
Además decidieron iniciar contactos estratégicos en el sector energético del gas, y Netanyahu invitó a Francia a unirse al foro regional que Israel promueve para exportar este recurso natural.
Macron aprovechará su visita en la región para reunirse hoy con el presidente palestino, Mahmud Abbás, y adelantó a Rivlin que "Francia ayudará" a buscar la paz.
El rey de España, Felipe VI, el príncipe Carlos de Inglaterra, y los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, el de Argentina, Alberto Fernández, y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence serán otros de los mandatarios que participarán hoy y mañana en los actos para recordar el Holocausto. EFE y Aurora
David Friedman, Mike Pompeo y Benjamín Netanyahu Foto: Amos Ben Gershom GPO
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se reunió este viernes en Jerusalén con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y enfatizó la importancia de continuar la colaboración entre ambos países para contrarrestar la amenaza iraní.
Tras su visita a Turquía y su reunión con el presidente Recep Tayyip Erdogan, Pompeo llegó esta mañana a Israel para mantener un encuentro con el primer ministro en funciones y discutir la situación en el noreste de Siria y la lucha contra Irán.
"Hablamos de los desafíos que afronta el mundo y que Israel y Estados Unidos comparten", expresó Pompeo en una conferencia de prensa tras el encuentro, y agregó que también dialogaron sobre su colaboración para contrarrestar la amenaza que Irán representa "no solo contra Israel sino contra la región y el mundo".
Además, remarcó que compartieron ideas sobre cómo "garantizar la estabilidad de Oriente Medio" y agradeció al mandatario por lo que él y su país hacen para mantener a Estados Unidos seguro.
Netanyahu, por su parte, señaló que la región es "un mar de problemas y turbulencias" e insistió en que es importante seguir fortaleciendo la alianza entre ambos países.
También subrayó que Israel y Estados Unidos comparten "múltiples desafíos" y agradeció a Pompeo y al presidente Donald Trump su consistente apoyo.
En la reunión estuvo presente el embajador estadounidense David Friedman, quien junto con el primer ministro y el secretario de Estado posó para las cámaras dentro de una sucá, una modesta cabaña tradicional levantada con ramas en ocasión de la festividad judía de Sucot, que se celebra esta semana.
El encuentro de este viernes se produjo tras el alto al fuego en la ofensiva turca en Siria acordado entre Estados Unidos y Turquía ayer. La ofensiva turca tuvo lugar tras el anuncio de la retirada de tropas estadounidenses en la zona y fue condenada por Netanyahu la semana pasada. EFE y Aurora

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Marcha de Jerusalén
Foto: REUTERS/Ronen Zvulun
"Queremos a Israel", clamó hoy una multitud de cristianos evangélicos llegados de los cinco continentes que esta tarde inundó las principales calles de Jerusalén en una marcha en la que mostraron su devoción por el Estado judío y que se celebra cada año durante la festividad de Sucot.
Unas 10.000 personas participaron en un colorido desfile marcado por el ambiente festivo, donde destacaron los colores azul y blanco y la Estrella de David de la bandera israelí, muy presente entre los congregados, que también enarbolaron las enseñas nacionales de sus respectivos países de origen.
"Esto es para que Israel vea que no está solo. El mundo le ama y aquí hay gente de los países más poderosos", comentó el colombiano Andrés Castro, residente en París, que ondeaba una bandera francesa y que destacó la presencia de personas procedentes de potencias mundiales como Estados Unidos, Rusia o China.
Los congregados comenzaron su ruta en el parque Saker, el más grande de la Ciudad Santa. Ante un fuerte dispositivo policial y múltiples cortes de calles, recorrieron algunas de las vías más importantes de la parte occidental de la urbe mientras cantaban y bailaban animados por el ritmo de la música.
La emoción por desfilar entre las calles de Jerusalén se percibía en muchos de ellos, que mostraron un vínculo especial con Tierra Santa por las connotaciones religiosas del lugar.
"Israel significa una gran bendición, es la palabra de Dios", declaró la pastora Jeni Moreno, de la congregación evangélica Paz de Dios de Panamá, que caminó todo el desfile con una suntuosa pollera, uno de los vestidos femeninos tradicionales del país latinoamericano.
Como muchos otros, no es la primera vez que Moreno estuvo en la marcha, en la que ha participado en diez ocasiones anteriores.
Su experiencia es similar a la de Andrés Castro, que también participó en desfiles previos. "Para mi esta es la tierra prometida, aquí comenzó todo y terminará todo", explicó el colombiano, quien aseguró que será en Israel donde "vendrá el Mesías por segunda vez para reinar el mundo".

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Eliyahu Yanai / Ciudad de David
Arqueólogos en la Ciudad de David en Jerusalén encontraron recientemente un artefacto único que sirve como evidencia de la presencia del pueblo judío en la tierra de Israel durante la época del Templo y que hace referencia directa a una figura mencionada en la Biblia.
Los arqueólogos encontraron un sello de alrededor de un centímetro que data de la época del reino de Judá, hace unos 2.600 años.
En el sello se puede leer la inscripción en hebreo antiguo con las palabras "perteneciente a Adonías (Adoniyahu), mayordomo real".
Adonías aparece varias veces en la Biblia y, según Eli Shukron que dirigió la excavación "no hay dudas de que se trata de un descubrimiento de gran importancia".

Foto: Eliyahu Yanai / Ciudad de David
Los sellos como el que se encontró eran utilizados en la época del Primer Templo para firmar y sellar documentos oficiales del reino de Judá.
El término traducido como "mayordomo real" (Asher al Habait, en hebreo) era el cargo más importante dentro de la jerarquía real en el reino de Judá y aparece en el listado de posiciones de los ministros del rey Salomón. Es un término que aparece varias veces en la Biblia y que es utilizado para mencionar a un ministro importante que era cercano al rey.
El sello fue encontrado por un voluntario del servicio nacional hace unas tres semanas entre partes de tierra que fue excavada en el año 2013 cerca del Muro de los Lamentos.

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 2

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243