Octubre 27, 2020
Familia Ascher abordando el vuelo

Rebelión judía contra Roma. Una vez, dos y tres veces…. Persecuciones, destrucción de las murallas, destrucción del Templo y exilio. ¡Expulsión! El Imperio Romano nos echó de nuestra tierra, y como le pareció poco castigo… cambió hasta el nombre que le pusimos para que nadie más la nombre jamás.
Algunos pocos quedaron, pero la mayoría se dispersó por el mundo conocido. Hoy, en pleno siglo XXI, cada judío porta un bagaje de historias familiares. Todas cargadas de otras persecuciones, otras tierras, otras culturas…. Y muy lejos de “casa”. Pasó en Europa, pasó en Asia, en África… siglos después también en América.
Ionatan Ascher y familia en Ezeiza

Teodoro Herzl lo notó hace casi dos siglos atrás. Sin una tierra, un lugar propio, una Patria, el pueblo judío sería buscado por siempre como chivo expiatorio. Y dijo: “Si lo desean, no será una leyenda”. David Ben Gurión lo deseó y lo cumplió declarando un Estado judío el 14 de mayo de 1948, contra toda predicción.
Vuelo de Air France AF 4145 que partió el martes 14 de julio a las 13.30hs desde Buenos Aires, Argentina, aterrizó en “Tierra Prometida” hoy, miércoles 15 de julio de 2020 a las 18:30hs, en el Aeropuerto de Tel Aviv.
Familia de Gabriel Astrovsky

“¡Volver!”, es la palabra exacta que describe el descenso por las escalinatas del avión de los 44 Olim Jadashim (nuevos inmigrantes) y se esperan para el 22 de julio 6 Olim más. En un esfuerzo indescriptible de la Sojnut (Agencia Judía), trabajando a destajo en medio de una pandemia mundial donde a la burocracia normal se suma las acciones que se debieron tomar por el Coronavirus.
“Cumpliré el sueño de mi papá, que fue mi sueño desde que recuerdo: Volver a casa”, nos cuenta Ioni Ascher. “Nací en Uruguay y tuve una educación sionista. Me educaron con la frase `hay que vivir en Israel´”. Ionatan viajó con su esposa Melanie (argentina) y sus 2 hijos de 10 y 6 años.
“Me fui a la Argentina a los 25 años. En Uruguay, desde los 18 años que la gente de mi edad ya comenzó a hacer Aliá. No era aún el momento, pero la idea seguía latente en mí”, nos relataba y agregaba: “En Uruguay quedaron mis padres y una hermana con su familia. Mi otra hermana ya hizo Aliá hace años y vive en Modiín” (en el centro del país).
Sojnut Argentina viene realizando una gran labor y mucho tiene que ver el valor humano de su plantel. Zvika Miller es el Director del Conosur para la Agencia Judía de Israel (Sojnut). Hizo Aliá hace 50 años. Hizo el servicio militar, vivió guerras, es testigo de buena parte del desarrollo del país. Formó una familia y entiende de lo que habla, porque él mismo lo vivió. No es un administrativo común, es un ser humano que brinda la información en primera persona.
Tzvika Miller en Zoom

Lo acompaña un equipo que, según los nuevos Olim “¡son fantásticos!”. Leticia Baran es la Directora de Aliá en la Argentina, quien cuenta con un profesional equipo que conoce la realidad israelí del día a día. Eliahu Shaul es el Director del Departamento de América Latina para la Agencia Judía en Israel y con él está Horacio Barenbaum.
“A poco de casarnos, el hermano mayor de Melany hizo Aliá. A los dos años, mi suegro y los otros 6 hermanos también hicieron Aliá. Quedamos solos en la Argentina”, nos contaba con melancolía Ionatan Ascher, y agregaba: “Una vez me preguntaron si no me daba miedo que mis hijos tengan que ir a la Tzavá (Ejército). Y no, ¡es un orgullo!.... y se me erizó la piel…” cerraba emocionado.
A pesar de las oficinas cerradas, de la imposibilidad de reuniones personales y grupales, a pesar de los sinsabores de trabajar en condiciones cambiantes a causa del COVID-19, la Sojnut utilizó todos los medios disponibles a su alcance para satisfacer las dudas de los futuros nuevos inmigrantes. Sin escatimar en horarios, el Zoom fue fundamental como herramienta de concentración grupal.
En las escaleras del Aeropuerto de Tel Aviv

“A pesar de la incertidumbre por el futuro, 50 argentinos logran completar el sueño sionista viajando a Israel durante este mes de julio. Es casi mesiánico poder explicar el sentido de pertenencia de muchos de ellos sin haber estado allá nunca”, comenta con una sonrisa a flor de labios Tzvika Miller, el Director de la Sojnut para el Cono Sur. También agregó en el emotivo Zoom de despedida a los Olim que “hacer Aliá es participar en la construcción del país judío después de 2000 años, es sentir que dominamos nuestro destino como pueblo y llegar por fin a un país de solidaridad, con ayuda mutua, continua e incomparable”.
Ionatan Ascher recuerda perfectamente ese último Zoom: “Estábamos todos escuchándolo a Tzvika. Él nos hablaba con un sentimiento profundo. Ponía en palabras sentimientos que no podíamos explicar. Se nos caían las lágrimas de la emoción. Era la última vez que hablaríamos con él desde Argentina. La próxima seria desde Israel”.
Hoy, conociendo el resultado del partido de mañana, todo sería más sencillo. Pero con solo imaginar el tratar con familias enteras, intentando decidir sus futuros, los estudios de sus hijos, los propios. La incertidumbre laboral de cada uno era otro tema serio a tratar. De eso se encargó Nini Rosemberg, quien traía respuestas y propuestas desde su Departamento de Consultoría Laboral en Sojnut.
En todo momento, Ioni repetía lo agradecidos que estaban todos con la Agencia Judía y su gente. Afirmaba que fueron unos 6 meses de contención y preocupación constante del equipo de Tzvika en su totalidad. Acompañamiento terapéutico, las visas, los pasaportes y coordinar el Mercaz Klitá (Departamento de Absorción en Israel). La Sojnut le confirmó el número de vuelo y horario de partida a Ioni y su familia por teléfono. Gran revuelo en la familia: ya estaba todo listo, y la casa toda revuelta.
“¿Sabés qué me sorprendió mucho?”, nos preguntó Ionatan. “Al rato de recibir la confirmación del vuelo, reviso mis mail y había dos nuevos. ¡Quedé sorprendido! Uno tenía de remitente Olei Modiín y decía `Familia Ascher, que tengan una buena llegada a Israel´. Era un grupo de voluntarios de la ciudad de Modiín (la ciudad que eligió la familia Ascher para vivir) que nos ofrecían consejos y se ponían a nuestra disposición”.
Ionatan estaba sorprendido del largo brazo de la Sojnut y de la solidaridad de Israel. Nos decía: “Hacete la idea que llega un extranjero a la Argentina. ¿Vos te imaginas a un grupo de voluntarios poniéndose a tu disposición aún antes de llegar?” Pero su asombro no terminaría ahí. Había un segundo mail remitido por el Municipio de Modiín que decía más o menos lo mismo. Les daba la bienvenida, se ponía a su disposición brindándole su teléfono y lo firmaba la encargada de los Olim de habla hispana de la ciudad.
Familia Ascher en el aeropuerto Ben Gurión

“¿Y que te escriban de la Municipalidad de la Ciudad dándote la Bienvenida? Impensado, ¿no?” , agregaba Ioni entre risas.
Un viaje que comenzó hace 2000 años, hoy dejó las valijas en Casa. Hoy, 44 personas con 44 historias de vida distintas pero un mismo origen y un mismo comienzo….. regresaron a la Tierra que jamás debieron abandonar y que siempre soñaron con regresar. Todo el trabajo de la Agencia Judía de Israel como la Agencia Judía de Argentina (Sojnut Argentina) se resume en las palabras que el padre de Ionatan le dijo a Tzvika Milller:
“Estoy feliz de que mi hijo cumpla mi sueño, que también es su sueño“.
Familia Astrovsky con la Teudá Olé (Documento de inmigrante)

Hoy terminó el largo viaje de 44 personas. El 22 de julio terminarán sus 2000 años de viaje 6 personas más. La Sojnut no duerme, está siempre atenta a acercar ese regreso.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Explosión en Parchin Foto: Fars News Agency CC BY 4.0

Tres incidentes, entre ellos dos explosiones en instalaciones nucleares, sacudieron a Irán en los últimos días. ¿Hay una relación entre sí? ¿Fueron ocasionados por un accidente o por causas externas? Si esto último fuera así, ¿fue provocado por un ciberataque? ¿Y cuáles serán las repercusiones domésticas e internacionales?
En la madrugada del 26 de junio una enorme explosión en el complejo militar de Parchín estremeció a Teherán, a unos 30 kilómetros al sudeste de la capital iraní. Algunos medios de comunicación le adjudicaron la explosión al rol de Parchín en el desarrollo de armas nucleares. Esto se reafirmó cuando los archivos secretos de investigación nuclear de Irán fueron llevados clandestinamente a Israel y luego revelados en 2018. La elección de Parchín como sitio para realizar los experimentos nucleares probablemente se deba a que allí se fabricaba artilleria pesada, explosivos, y combustible sólido para cohetes.
Desde 2012, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) le solicitó a las autoridades iraníes permiso para que sus inspectores recorran Parchín tras enterarse de la actividad nuclear en sus instalaciones. El pedido fue rechazado. Los iraníes luego demolieron los edificios en donde la actividad sospechosa supuestamente se habría realizado y hasta arrasaron por completo el área circundante.
En septiembre de 2015, luego de firmar el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), Teherán finalmente le permitió a los inspectores del OIEA a recorrer el área y a tomar muestras del suelo. Aunque el régimen sanitizó el lugar a fondo, se encontraron partículas de uranio antropogénicas (procesadas por el hombre) que solo se podrían haber generado durante las explosiones “de prueba en frío” de dispositivos nucleares.
Desde entonces, hasta donde se sabe, no ha habido actividad nuclear en Parchín. Por lo tanto, es probable que la explosión del 26 de junio haya sido una detonación de explosivos y/o de combustible sólido para cohetes. De acuerdo con las imágenes satelitales y el testimonio de los testigos, el impacto del estallido se extendió a una distancia de unos 800 metros, una zona conectada con varios túneles subterráneos.
El área en cuestión pertenece a la planta Khojir, que produce combustibles sólidos para cohetes Fajr, misiles de crucero, y el misil balístico Sajil de 2.000 millas (3.200 kilómetros) de Irán. Un vocero del Ministerio de Defensa iraní minimizó la importancia del incidente y afirmó que un tanque de gas industrial había explotado sin dejar víctimas fatales.
Cinco días después hubo otro estallido, esta vez en la clínica del Centro de Salud de Sinai Athar al norte de Teherán. Esta explosión, que destruyó la clínica por completo, mató al menos 19 personas, la mayoría de ellas mujeres. Conforme a las autoridades iraníes, el desastre se originó a causa de un derrame de tanques de oxígeno.
Al día siguiente se desató un incendio en la planta principal de enriquecimiento de uranio de Irán en Natanz (blanco fijado por el gusano informático de Stuxnet en 2011). Tal como en incidentes anteriores, el régimen le restó importancia a la magnitud de los daños en Natanz. El vocero de la Organización de Energía Atómica en Irán, Behruz Kamalvandi, declaró que se produjo un incendio en “un galpón industrial en construcción” y agregó que no hubo víctimas ni contaminación ambiental.
Sin embargo, los expertos estadounidenses sostienen que las imágenes satelitales identificaron la estructura dañada con un taller en donde se producían centrífugadoras para enriquecimiento de uranio de última generación. Contrariamente a las declaraciones de Irán de que no hubo más que un incendio, la imagen de la estructura dañada que expuso el Organismo Iraní de Energía Atómica muestra escombros y una puerta sin las bisagras, lo que indica que el incendio probablemente estuvo acompañado de una explosión.
Si bien el estallido en la clínica seguramente fue un accidente, los medios internacionales en general suponen que Israel y los Estados Unidos ocasionaron los otros dos incidentes, posiblemente como parte de una continua ciberguerra contra Irán. Existen varias razones por las que este podría ser el caso: el ciberataque fallido iraní sobre Israel en abril, que pretendía aumentar la cantidad de cloro en la infraestructura del agua de Israel para envenenar o enfermar masivamente a los civiles israelíes (a lo que Israel presuntamente respondió con un ciberataque en el puerto iraní de Bandar Abbas); el avance significativo de Irán en el desarrollo de centrífugadoras para enriquecimiento de uranio y la producción de cantidades de uranio enriquecido en contravención al acuerdo nuclear de 2015; y los enfrentamientos entre los Estados Unidos e Irán en el Golfo de Pérsico. También se ha especulado que Estados Unidos ha tomado represalias con estos ataques al ver que el Consejo de Seguridad no impuso el embargo de armas sobre Irán.
De todos modos, estos incidentes tuvieron lugar en un momento particularmente inoportuno para el régimen de Teherán, que está lidiando con un colapso económico y una profunda devaluación monetaria debido a las sanciones impuestas por EE.UU.; la pandemia del Coronavirus, que está causando estragos en el pueblo iraní; y los fracasos militares iraníes versus las Fuerzas de Defensa de Israel en Siria.
Fuente: BESA – Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
* El Teniente Coronel (Res.) Dr. Raphael Ofek, Investigador Asociado del Centro BESA, es un experto en el campo de la física y tecnología nuclear y se desempeñó como analista superior en el comunidad de inteligencia israelí.

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Soldados iraníes montan guardia con una ametralladora antiaérea en la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz Foto archivo: REUTERS/Raheb Homavandi
La Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI) ha reconocido que la instalación nuclear de Natanz sufrió "pérdidas financieras significativas" en un reciente accidente, cuyas causas han sido identificadas pero no se han revelado por razones de seguridad, y ha añadido que no causó víctimas.
El portavoz de la AEAI, Behruz Kamalvandí, informó de que "muchos equipos de medición e instrumentos de precisión fueron destruidos en el accidente", según una entrevista publicada por la agencia oficial IRNA.
Esta destrucción "puede retrasar a medio plazo el desarrollo y la producción de centrifugadoras avanzadas", que Irán ya empezó a instalar y poner en marcha en Natanz, incumpliendo uno de sus compromisos del acuerdo nuclear de 2015, añadió el portavoz.
El accidente ocurrió el pasado jueves, cuando Kamalvandí explicó que se había visto afectado "uno de los cobertizos en construcción en el área abierta de Natanz".
Este suceso no causó víctimas ni interrumpió las actividades en curso en la planta de enriquecimiento de uranio ni provocó contaminación radioactiva, según la AEAI.
El complejo nuclear Shahid Ahmadi Roshan de Natanz dispone de unos 100.000 metros cuadrados y está construido en gran parte ocho metros bajo tierra en la localidad del mismo nombre, situada en el centro de Irán.
Es uno de los sitios que está siendo monitoreado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en virtud del acuerdo firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias, que limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.
En respuesta a la retirada de EE.UU. del pacto y a sus sanciones, Irán ha dejado de cumplir la mayoría de sus compromisos y ha puesto en marcha por ejemplo centrifugadoras IR-6 avanzadas en Natanz y ha superado los límites al enriquecimiento de uranio.
Aunque lo sucedido el pasado jueves puede ralentizar parte de estos planes, Kamalvandí adelantó que van a reconstruir el lugar dañado y "tendrá más capacidad que antes".
Sobre las causas, el portavoz se limitó a decir que el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán ya "está al tanto" de las mismas.
"Debido a algunas consideraciones de seguridad, la causa y la forma de este accidente se anunciarán en el momento adecuado", expresó Kamalvandi, después de que algunas voces apuntaran a un supuesto ataque cibernético o sabotaje perpetrado por Israel o EE.UU. EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Aviones F-35 israelíes Foto ilustración: Portavoz militar

Israel fue el autor de dos misteriosas explosiones en Irán: una vinculada a una planta de enriquecimiento de uranio y la otra relacionada con una instalación subterránea de producción de misiles, durante la última semana.
Así lo sugiere un reporte del diario kuwaití Al Jareeda que cita a una “alta fuente de seguridad” sin precisar el país ni el servicio de seguridad para el que trabaja.
El periódico afirma que el viernes pasado aviones de combate sigilosos F-35 israelíes bombardearon un sitio en el área de Parchin que se cree que alberga un complejo subterráneo en el que se desarrollan y producen misiles balísticos.
El rotativo aclara que los aviones alcanzaron su objetivo sin reabastecerse en los países árabes del Golfo.
El jueves por la madrugada, se desató un incendio y luego una explosión en un edificio que los analistas creen que podría ser probablemente una nueva planta para la producción de centrifugadoras.
Se trata de una infraestructura que está sobre el nivel del suelo. La central atómica de Natanz, situada a 250 kilómetros al sur de Teherán incluye instalaciones subterráneas construidas bajo una espesa capa de 7,6 metros de hormigón armado que le brinda protección frente a eventuales ataques aéreos.
Al Jareeda asevera que el fuego desatado en la central nuclear de Natanz en la madrugada del jueves fue provocado por un ciberataque israelí que tenía como objetivo los controles de compresión de gas, y añade que la explosión provocó una grieta en la infraestructura del reactor.
El ataque tuvo presuntamente como blanco el stock de gas de hexafluoruro de uranio (UF6), un componente clave en el proceso de enriquecimiento de uranio para el combustible del reactor y para la fabricación de armas nucleares.
El supuesto ataque habría hecho perder a Irán el 80 por ciento de sus reservas de UF6, apunta el diario, lo que ralentiza considerablemente el ambicioso programa de enriquecimiento de Teherán.
La fuente estima que el incidente retrasará en aproximadamente dos meses el programa de enriquecimiento de uranio de Irán.
La versión oficial de las autoridades iraníes sostiene que el “incidente” en Natanz habría ocurrido en un depósito en construcción que sufrió daños menores y que está siendo investigado.
Las autoridades israelíes se han abstenido de referirse a estos reportes.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Basílica de San Pedro en el Vaticano Foto: Papannon Pixabay

El Vaticano manifestó su “preocupación” por las posibles acciones de Israel para extender su soberanía a partes de Judea y Samaria (Cisjordania).
El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, así se lo expresó en una reunión a los embajadores de Estados Unidos y de Israel ante la Santa Sede, Callista Gingrich y Oren David, respectivamente, informó el Vaticano en un comunicado.
Parolin exteriorizó la “preocupación” de la Santa Sede con respecto a “posibles acciones unilaterales” que podrían poner en peligro aún más la búsqueda de paz entre israelíes y palestinos, como así también la delicada situación en el Oriente Medio, indicó el Vaticano.
"La Santa Sede reitera que el Estado de Israel y el Estado de Palestina tienen derecho a existir y vivir en paz y seguridad, dentro de fronteras reconocidas internacionalmente" tal como ya hizo en sendas declaraciones el 20 de noviembre de 2019 y el 20 de mayo de 2020, agrega la nota.
Según el acuerdo de coalición que dio origen al actual gobierno, el primer ministro, Benjamín Netanyahu puede, a partir del primero de julio pasado, elevar a votación en el Gabinete o en la Knéset (Parlamento) su plan para extender la soberanía israelí al 30 por ciento de la disputada Cisjordania. Sin embargo, aún no se ha alcanzado un acuerdo con Washington sobre las modalidades del plan, elaborado en base a la propuesta de paz del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El Vaticano hizo "un llamamiento a las partes para que intenten reabrir la vía de la negociación directa, sobre la base de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas".
Netanyahu había anunciado la fecha del primero de julio para iniciar la anexión de partes de Cisjordania, pero el día transcurrió sin avances y sin que hiciera alusión alguna ni aclarara los pormenores del plan que sigue debatiendo con EEUU. El martes, Netanyahu se reunió con el embajador de EE.UU., David Friedman, y el enviado especial de la Casa Blanca para el Oriente Medio, Avi Berkowitz. “Hablé con el enviado estadounidense Avi Berkowitz y el embajador David Friedman sobre la cuestión de la soberanía. Es un asunto sobre el que estamos trabajando y sobre el que seguiremos trabajando en los próximos días”, explicó el primer ministro.
Previamente, Netanyahu sugirió a los miembros del Likud que la extensión de la soberanía a parte de Judea y Samaria no sería implementada el 1 de julio, argumentando que se trata de una medida compleja que requiere numerosas consideraciones de índole política y de seguridad. Aurora y EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243