Octubre 27, 2020
Dubai Foto: Schliff Pixabay

El tren de la paz entre Israel y el mundo árabe partió, y a pesar de las amenazas de los Guardianes de la Revolución de Irán y su filial libanesa, Hezbollah, y las protestas de Turquía y los palestinos, no es previsible que se vaya a detener.
El veterano periodista, Ehud Yaari, del Canal 12, reportó que fueron los funcionarios emiratíes los que apuraron la iniciativa. Ellos vieron el asunto de la suspensión de la “anexión”, o la extensión de la soberanía israelí a partes del territorio de Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania), como un paraguas, una oportunidad, para envolver el paquete del acuerdo con los israelíes y los norteamericanos.
De esta manera, los Emiratos Árabes Unidos (EUA) oficializan las relaciones “extramatrimoniales” clandestinas desde hace casi dos décadas con Israel, en el ámbito diplomático, de inteligencia y militar.
Yaari agrega que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, deja como legado un cambio radical en el paradigma trazado por sus antecesores, especialmente Itzhak Rabin y Ehud Olmert. Y esto es que no se precisa entregar territorios ni acordar con los palestinos para normalizar las relaciones con el mundo árabe.
Netanyahu comprendió que de cualquier manera no contaba con el apoyo de la coalición gobernante para la anexión en Cisjordania, como tampoco de Estados Unidos, ni de los colonos más radicalizados. De hecho, EUA e Israel firmarán acuerdos e intercambiarán embajadores; mientras que las fuerzas israelíes no se retirarán de Judea y Samaria.
Tal vez el pacto revela la incipiente creación de un nuevo bloque estratégico formado por Israel y los países árabes sunitas moderados contra Irán y el extremismo islámico, que está transmitiendo un fuerte mensaje al candidato estadounidense Joe Biden, favorito en las encuestas para las elecciones de noviembre.
El periodista judío estadounidense, Elie Lake, explicó en su columna en el sitio web del canal Bloomberg, que Emiratos ha comprendido, a través de la experiencia, que el Estado judío no tuvo nada que ver con el colapso de Yemen, Siria, Libia e Irak, sino los regímenes y grupos que más se oponen a Israel son en realidad quienes están prendiendo fuego a la región.
Lake sostiene además que los Emiratos han visto a Israel desarrollarse y crecer mientras sus vecinos caen el caos. Los líderes del mundo árabe, señala Lake, entienden mejor algo que muchos occidentales defensores de los palestinos no comprenden, y que alguna vez apuntó el extinto líder de Al Qaeda, Osama bin Laden: “cuando la gente ve a un caballo fuerte y a uno débil, elige naturalmente al fuerte”.
Fuente :Aurora Digital
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
El ministro emiratí de Exteriores, Abdulá bin Zayed al Nahyan, y su homólogo israelí, Gabi Ashkenazi, inauguraron con una llamada este domingo las comunicaciones telefónicas entre sus países, después de que el jueves se anunciase una normalización de sus relaciones diplomáticas.
"Hoy inauguraron una conexión telefónica entre Emiratos Árabes Unidos y el Estado de Israel, e intercambiaron saludos después del histórico tratado de paz firmado por las dos naciones", informó en su cuenta de Twitter la directora de Comunicación Estratégica del Ministerio de Exteriores emiratí, Hend al Otaiba.
Jerusalén también confirmó este extremo en un comunicado de su departamento de Exteriores, en el que precisó que ambos jefes de diplomacia "decidieron conjuntamente el establecimiento de un canal de comunicación directo entre ellos, en preparación para la firma de un acuerdo de normalización entre los dos países".
Este domingo ya es posible realizar llamadas telefónicas entre los dos países, según se pudo comprobar.
El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció el pasado jueves 13 de agosto que Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU) habían acordado establecer lazos diplomáticos, como parte de un acuerdo amplio por el que las autoridades israelíes paralizarán la anexión de territorio de Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania).
En uno de los primeros pasos hacia la normalización, la compañía emiratí de inversiones APEX National Investment y la tecnológica israelí TeraGroup firmaron ayer un acuerdo comercial para la investigación sobre el coronavirus.
Con el establecimiento de los lazos, EAU se convierte en el tercer país árabe en establecer relaciones diplomáticas plenas con Israel, después de Egipto (1979) y Jordania (1994), mientras que Jerusalén ha acercado posturas en los últimos tiempos con otros Estados del golfo Pérsico como Arabia Saudita y Bahréin. EFE y Aurora
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Benjamín Netanyahu y el extinto sultán de Omán, Qabus bin Said al Said Foto archivo: GPO vía Facebook
El sultanato de Omán dio este viernes la bienvenida al acuerdo entre Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Israel para normalizar sus relaciones diplomáticas, anunciado ayer por el presidente estadounidense, Donald Trump.
El Ministerio de Asuntos Exteriores omaní expresó su "apoyo" al acuerdo, que calificó de "histórico", según la agencia de noticias oficial ONA.
En un breve comunicado, un portavoz de Exteriores también destacó la "esperanza" de Omán de que este paso "contribuirá a lograr una paz global, justa y duradera en Oriente Medio que esté al servicio de las aspiraciones de los pueblos de la región".
Asimismo, deseó que el acuerdo "sustente los pilares de la estabilidad y la seguridad" en la región para "promover el progreso y la prosperidad de todos" los países.
Omán mantiene una postura neutral en el Golfo Pérsico y no está claramente alineado con el eje anti-iraní que constituyen las monarquías suníes lideradas por Arabia Saudí y en el que se sitúa también Emiratos Árabes Unidos.
En el marco de su política exterior independiente y mediadora, el sultanato sorprendió a sus vecinos cuando recibió en Mascate al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en octubre de 2018.
Además, el ministro de Exteriores omaní, Yusuf bin Alaui bin Abdalá, afirmó pocos días después que "Israel es un Estado", un reconocimiento que pocos países árabes han hecho públicamente, excepto Egipto y Jordania, que firmaron sendos acuerdos de paz con Tel Aviv en 1979 y 1994, respectivamente.
De momento, en el Golfo Pérsico, sólo Bahréin dio la bienvenida al establecimiento de relaciones entre EAU e Israel, pero Arabia Saudí y otros guardan silencio.
El acuerdo ha sido rechazado por los palestinos, así como por Irán y Turquía. EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Mezquita en Abu Dabi Foto: Makalu Pixabay

El director del Mossad, Yossi Cohen, tiene previsto viajar a los Emiratos Árabes Unidos para avanzar la hoja de ruta para el acuerdo de normalización con el país del Golfo Pérsico.
Cohen ha servido como nexo entre Israel con los Emiratos en los últimos años, y ha viajado especialmente a ese país cuando comenzaron los contactos intensivos desde hace un mes y medio.
En un mensaje de Twitter, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, agradeció al embajador de Israel en Washington, Ron Dermer, por su papel en el logro del acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos.
Bahréin y Omán han dado la bienvenido al acuerdo de normalización alcanzado entre Israel y Emiratos. El ministro de Exteriores de Omán manifestó su “apoyo” al acuerdo, que calificó de “histórico”. Se trata de dos países árabes que Israel y Estados Unidos señalan como los próximas en la fila para establecer relaciones con el Estado judío. Un portavoz de Exteriores de Omán destacó la “esperanza” de que este paso “contribuirá a lograr una paz global, justa y duradera en Oriente Medio que esté al servicio de las aspiraciones de los pueblos de la región”.
Un factor vinculado a los contactos entre Israel y los países de Golfo le dijo a la radioemisora estatal Kan, que “es probable que en las próximas semanas o meses” se registren avances con relación a Bahréin.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, manifestó que cree que la ceremonia de la firma del acuerdo en la Casa Blanca podría llevarse a cabo en tres semanas.
Paralelamente, el ministro de Exteriores de Emiratos, Anwar Gargash, aseveró que son “alentadoras” las reacciones positivas al acuerdo alrededor del mundo.
El histórico pacto entre Israel y los Emiratos anunciado ayer, es el tercer acuerdo del Estado judío alcanzado con un país árabe después de Egipto, en 1979, y Jordania, en 1994.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Benny Gantz dialoga con el director del Instituto de Investigación Bilógica, Prof. Shmuel Shapira en el laboratorio de Ness Ziona Foto: Ariel Hermoni Ministerio de Defensa vía Facebook
Israel comenzará a probar una posible vacuna contra la COVID-19 en humanos a partir de octubre, anunció hoy el ministro israelí de Defensa, Benny Gantz.
El Instituto de Israel para la Investigación Biotecnológica, dependiente del Ministerio de Defensa, iniciará los test con seres humanos en unos dos meses, lo que podría suponer la fase final para elaborar un potencial antídoto contra el coronavirus.
"El producto está a mano", dijo Shmuel Shapira, director general del instituto, que trabaja desde hace meses en el desarrollo de la vacuna, la cual aún debe pasar procedimientos regulatorios y los ensayos en humanos, pero aseguró que se va por el buen camino.
Las pruebas se harán en coordinación con el Ministerio de Salud, "según todos los procesos requeridos" en seguridad médica, agregó Gantz, que hoy visitó el centro de investigación para conocer los últimos avances, y concretó que todo se pondrá en marcha tras el período de festividades judías que acaba a mediados de octubre.
El pasado junio el centro probó con éxito la vacuna en roedores, una etapa preliminar clave para su desarrollo que puede seguir con otros animales y, por último, pasar a la experimentación con humanos, un paso final para comprobar la efectividad y posibles efectos secundarios de la vacunación.
El instituto, igual que otros centros científicos israelíes y de todo el mundo, trabaja contrarreloj para hallar algún antídoto contra la COVID-19 desde el inicio de la pandemia.
En mayo, consiguió desarrollar anticuerpos que neutralizan el virus, y que podrían servir para acelerar la creación de fármacos.
Todo ello se produce mientras Israel sigue en una fuerte segunda ola de coronavirus y en una situación económica frágil, lo que ha hecho crecer el malestar popular contra la gestión gubernamental.
El país comienza a alejarse de los 2.000 casos diarios que alcanzó en julio, pero los últimos tres días siguió superando ampliamente el millar (mil), y registró entre 1.800 y 1.700 infecciones diarias, por lo que la propagación de la enfermedad no se da por controlada.
Las autoridades se han puesto un margen de dos semanas para aplanar la curva y decidir si vuelven al confinamiento o a medidas de cierre parciales o totales, unas restricciones que por ahora se resisten a imponer para no causar mayores daños en la economía.
Israel -con unos nueve millones de habitantes- contabiliza hasta el momento más de 78.000 contagios y un total de 569 fallecidos. EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243