Octubre 27, 2020
F-35I Adir de la IAF en su primer vuelo en Israel, Foto: Fuerza Aérea de Israel Mayor Ofer Wikimedia CC BY 4.0

La normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos tendrá ramificaciones estratégicas y políticas significativas para el Medio Oriente en su conjunto y para Israel en particular. Sin embargo, la posición regional de Israel se basa fundamentalmente en la percepción de su superioridad tecnológica y militar y no en la naturaleza fluida de los acuerdos políticos reversibles. En el Medio Oriente los tratados de paz, como muestran los ejemplos de Egipto y Jordania, deben protegerse mediante arreglos de seguridad que desalienten su violación en lugar de proporcionar capacidades militares que algún día, bajo un cambio de liderazgo e intención, alienten a desafiar Israel.
Tras el reciente anuncio del acuerdo para normalizar las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) se eliminó un obstáculo importante en el camino del envío del avión de combate F-35 a los EAU. Después de una sesión informativa clasificada sobre el F-35 para el ejército emiratí, el presidente Trump indicó públicamente que está considerando seriamente la entrega del F-35 a este Estado del Golfo. "Les gustaría comprar F-35", declaró en una reciente conferencia de prensa. "Veremos qué pasa. Está en revisión". Al mismo tiempo, los funcionarios de la Administración están tratando de asegurar a Israel que Estados Unidos garantizará su ventaja militar cualitativa (QME) en cualquier futuro acuerdo de armas con los Emiratos Árabes Unidos.
Sin duda, la venta sería un impulso para la política de Trump de aumentar las exportaciones de armas de Estados Unidos. Los muchos miles de millones de dólares que valdría tal acuerdo podrían ayudar a compensar la eliminación de Turquía del programa F-35, luego de su compra de misiles tierra-aire rusos avanzados y contribuir a bajar el costo por unidad. Al mismo tiempo, aseguraría a los socios regionales de Washington su continuo apoyo a largo plazo y enviaría un mensaje a Irán de que Estados Unidos defenderá a sus aliados del Golfo. Además, significa el reconocimiento de Washington por el papel de los EAU en la propuesta del "Acuerdo del siglo" de la Administración Trump.
Sin embargo, la entrega del F-35 a los Emiratos Árabes Unidos tendrá consecuencias adversas significativas para Israel que deben tenerse en cuenta.
En primer lugar, tal decisión representaría una digresión significativa del compromiso histórico de Estados Unidos de preservar el QME de Israel. Según la legislación estadounidense, garantizar el QME de Israel significa proporcionarle medios y capacidades militares que van más allá de los sistemas de armas proporcionados por Estados Unidos a los países árabes, independientemente de su intención declarada hacia Israel.
En el volátil Medio Oriente, las circunstancias y las intenciones cambian mucho más rápidamente que las capacidades. Ejemplos de la historia reciente de la región incluyen la llamada "Primavera Árabe" y el ascenso y caída del régimen de la Hermandad Musulmana en Egipto, y el giro islamista antagónico de Turquía. El primero era signatario de la paz con Israel y el segundo era un socio cercano de Israel en la región. Los tratados de paz de Israel con Egipto y Jordania son limitados y susceptibles a la hostilidad pública. Dada esta vulnerabilidad innata, Estados Unidos se ha abstenido hasta la fecha de proporcionar a Egipto y Jordania sus capacidades militares más avanzadas, salvaguardando así la superioridad militar de Israel frente a sus actuales socios de paz.
En segundo lugar, la decisión de enviar el caza furtivo F-35 a los Emiratos Árabes Unidos sería un precedente que sería imposible no extender a otros estados del Golfo, especialmente a Arabia Saudita, el principal socio de Washington y cliente de armas en el Golfo. Los saudíes quieren comprar el F-35, y sería imposible que Estados Unidos lo entregase a Abu Dabi y no a Riad. En consecuencia, la superioridad aérea de Israel, un requisito previo esencial para la conservación de su QME general, se verá socavada. Una vez que se cruce este umbral, será más difícil para Washington negar otros sistemas de armas altamente avanzados a Egipto, Jordania o Marruecos.
Incluso si la versión del Golfo del F-35 fuera degradada, aún proporcionaría capacidades operativas de comando y control, centralidad en red y sigilo de quinta generación que cambiarían el juego de tal manera que socavarían las ventajas de Israel. Estas capacidades incluyen la interconectividad entre los cazas de quinta y cuarta generación, lo que hace que los cientos de cazas avanzados de cuarta generación ya existentes en las Fuerzas Aéreas árabes y del Golfo sean aún más letales. La única capacidad aérea que podría superar al F-35 es el F-22, pero hasta ahora Estados Unidos se ha negado a entregar esa capacidad a Israel.
En tercer lugar, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita no tienen una necesidad militar real del F-35, y sus F-16, F-15 y Eurofighters de cuarta generación existentes, con sus avanzados radares, aviónica, misiles aire-aire y aire-tierra son más que un rival para la anticuada Fuerza Aérea de Irán. La presencia de Estados Unidos en el Golfo proporciona una disuasión adicional si los iraníes lanzaran un ataque a gran escala. El ataque de septiembre pasado a las estratégicas instalaciones de procesamiento de petróleo del este de Arabia Saudita por parte de Irán ilustra la necesidad de los Estados del Golfo de mejorar las capacidades defensivas en lugar de los medios para llevar a cabo ataques furtivos sorpresa. Además, proporcionar a los Estados del Golfo el F-35 podría animarlos a actuar contra Irán y posiblemente arrastrar a Estados Unidos e Israel a las consecuencias. Según esta línea de pensamiento, Estados Unidos ha tenido cuidado de no proporcionar a Taiwán capacidades ofensivas que pudieran envalentonarlo contra China y solo recientemente acordó venderle cazas F-16V.
En cuarto lugar, aceptar liberar el F-35 a los Estados del Golfo podría aumentar inadvertidamente la amenaza iraní contra esos Estados al desencadenar acciones ofensivas iraníes en los años previos a la llegada del avión de combate a sus destinos. Este desarrollo podría aumentar el potencial de enredo de Estados Unidos en un momento en que busca reducir su presencia regional, no aumentarla. Además, tal anuncio, en el contexto de la falta de extensión del embargo de armas contra Irán, impulsaría los esfuerzos de China y Rusia para suministrar a Teherán sus versiones de plataformas aéreas avanzadas.
Precedentes históricos
La historia de las ventas de armas avanzadas al Golfo y a los países árabes, ambos antes y después de la legislación QME de 2008, muestra que, si una Administración estadounidense es inflexible y está dispuesta a presionar fuertemente en el Congreso, eventualmente logrará aprobar tales acuerdos. Los anteriores intentos de Israel y de los grupos de presión pro-israelíes para evitar la venta de armas a los países árabes lograron retrasarlas o mitigarlas, pero no evitarlas por completo.
En 1978, por ejemplo, Estados Unidos acordó vender a Arabia Saudita sesenta aviones caza F-15. Para superar la esperada oposición incondicional israelí y del Congreso, la Administración Carter prometió que la venta no incluiría cápsulas de combustible externas y estantes de bombas para reducir su capacidad ofensiva contra Israel. El Congreso aprobó el acuerdo en gran parte debido a esta garantía. Sin embargo, dos años después, tras el derrocamiento del shá en Irán, la Administración Carter se retractó de esta garantía, pero tuvo que retrasar una decisión sobre la expansión del paquete F-15 a Riad debido a las inminentes elecciones presidenciales.
Después de su investidura, el presidente Ronald Reagan decidió aprobar la venta de cápsulas de combustible y bastidores de bombas, así como los modernos misiles aire-aire Sidewinder. Dada la fuerte oposición de Israel y el Congreso, Reagan retrasó temporalmente la venta. Aún así, en abril de 1981, no solo revivió el paquete F-15 extendido, sino que agregó cinco aviones de patrulla AWACS, siete camiones cisterna de reabastecimiento de combustible KC-135, estaciones de radar en tierra y sofisticado equipo adicional. Aunque se enfrentó a una feroz oposición, Reagan logró persuadir a suficientes senadores para obtener la aprobación del paquete en octubre de 1981.
En 2010, la Administración Obama decidió vender 154 aviones F-15 avanzados a Arabia Saudita. Una vez más, Israel no pudo evitar la venta, pero logró compensarla con la entrega del F-35. El exsecretario de Defensa Robert Gates se refiere a esta compensación cualitativa en sus memorias, escribiendo que entre las medidas tomadas “para asegurar que el QME de Israel no se viera disminuido por la venta del F-15 a Arabia Saudita… venderíamos a Israel el mismo modelo F-35 Joint Strike Fighter que íbamos a proporcionar a nuestros aliados de la OTAN". En parte, la posición de Israel frente a la Administración de Obama se fortaleció debido a la legislación QME, que requirió que la Administración afirmara que la QME de Israel no se vería socavada por la venta propuesta.
Los ejemplos anteriores ilustran las principales vías de influencia con las que Israel puede intentar bloquear o influir en la venta del F-35 a los Estados del Golfo. La vía principal es el compromiso con la Administración. Israel no solo debe oponerse enérgicamente a cualquier venta de F-35 a la región, si no también permitir que la Administración presente sus planes para mantener el QME de Israel si se aprueba dicho acuerdo. Dada la posición de Israel entre los partidarios evangélicos del presidente Trump, Jerusalén puede estar en condiciones de solicitar que tales discusiones se pospongan hasta después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre.
En segundo lugar, Israel debe comprometerse activamente con el Congreso sobre este tema. Cuanto más apoyo obtenga Israel en el Congreso, más fuerte será su mano frente a la Administración. Una vez más, aunque el Congreso nunca ha bloqueado con éxito una importante venta de armas propuesta, ha afectado el momento y la composición de dichas ventas. Al expresar una fuerte oposición, ha disuadido a los presidentes de posponer formalmente ciertas ventas de armas.
Sin embargo, en un enfrentamiento entre el presidente y el Congreso, el primero tiene la ventaja, a menos que se pueda movilizar una mayoría de dos tercios en ambas cámaras para anular un veto presidencial e impedir una venta. El uso reciente por parte de la Administración Trump de las autoridades de emergencia para eludir la oposición del Congreso a vender armas a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Jordania, demuestra la ventaja que tiene una Administración determinada sobre el Congreso. Sin embargo, dadas las fuertes críticas que generó este paso, puede ser políticamente difícil para la Administración repetir esta maniobra en el caso de los F-35.
Incluso después de tener en cuenta las ventajas estratégicas y políticas del acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, el sistema de defensa israelí continúa oponiéndose rotundamente a la entrega del F-35 a los Estados árabes y del Golfo. Queda por ver si Washington prestará atención a esta objeción en sus deliberaciones políticas y posteriores discusiones en el Congreso.
Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
Shimon Arad es coronel retirado de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Sus escritos se enfocan en cuestiones de seguridad regional.
Vladimir Putin y Khalifa bin Zayed al Nahyan Foto archivo: en.kremlin.ru CC BY 4.0

El presidente de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y emir de Abu Dabi, jeque Khalifa bin Zayed al Nahyan, emitió un decreto derogando la ley de boicot a Israel y permitiendo el comercio y los acuerdos financieros entre ambos países, de cara al arribo de una delegación de Jerusalén que tiene previsto arribar el lunes, en el marco de la normalización de las relaciones entre ambos países.
La agencia de noticias emiratí WAM señaló que el decreto permite a los ciudadanos y empresas israelíes hacer negocios en el estado soberano de EAU, una federación compuesta por siete emiratos en la Península Arábiga. El decreto permite también la importación y el comercio de productos israelíes.
Algunas firmas israelíes y emiratíes ya habían firmado acuerdos, pero la nueva ley extiende la posibilidad de otras empresas conjuntas en los sectores bancarios, financieros y de la aviación.
"El decreto de la nueva ley se inscribe en los esfuerzos de los EAU para expandir la cooperación diplomática y comercial con Israel", apunta WAM. Establece "una hoja de ruta para el lanzamiento de la cooperación conjunta, que lleve a las relaciones bilaterales a estimular el crecimiento económico y promover la innovación tecnológica".
De esta manera se elimina una ley de boicot a Israel establecida en 1972, apenas un años después de la creación del estado del Golfo.
El proximo 31 tiene previsto arribar a Abu Dabi, en un vuelo de la aerolínea comercial israelí El Al, Jared Kushner, alto consejero y yerno del presidente norteamericano, Donald Trump, el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien, y el enviado especial para las negociaciones internacionales Avi Berkowitz.
En el mismo vuelo viajará una delegación israelí encabezada por el asesor de seguridad nacional Meir Ben-Shabbat. La comitiva incluye también al jefe de la Aviación Civil israelí y los directores de la Oficina del Primer Ministro, el Ministerio de Exteriores y el Ministerio de Defensa.
Emiratos es el tercer país que establece relaciones diplomáticas con el Estado judío tras las guerras árabes-israelíes de 1967 y 1973, después de Egipto, que firmó un acuerdo de paz con él en 1979, y Jordania, que hizo lo mismo en 1994.
En las poco más de dos semanas que han pasado desde el anuncio de la normalización de sus relaciones recogidas en el denominado Tratado de Abraham, auspiciado por Estados Unidos, las dos naciones han dado diversos pasos en esa dirección.
De momento se han ido revelando conversaciones telefónicas entre los ministros de Exteriores, Salud y Defensa de ambos Gobiernos, se ha restablecido la conexión telefónica entre los dos territorios, se ha firmado un acuerdo comercial para la investigación sobre la COVID-19 entre empresas y el jefe del Mosad (servicio de inteligencia exterior israelí), Yossi Cohen, ha visitado recientemente EAU.
Además, se ha anunciado un simbólico primer vuelo comercial entre Israel y Emiratos para este lunes. Aurora y EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Recep Tayyip Erdogan Foto kremlin.ru Wikimedia CommonsCC BY 4.0
Turquía está protestando contra Emiratos Árabes Unidos por establecer relaciones diplomáticas con Israel, a pesar de que Ankara ha tenido relaciones diplomáticas con Israel durante los últimos 71 años. Si los Emiratos Árabes Unidos, como argumenta Ankara, han traicionado la "causa palestina" simplemente por tener relaciones diplomáticas con Israel, entonces Turquía ha estado traicionando la "causa palestina" desde 1949.
En estos días, el cálculo de la política exterior de Turquía, especialmente cuando se trata de asuntos relacionados con Israel, parece reflejar el pensamiento de un niño de quinto grado. Ya no me gusta David y, tú, Bassam, quieres jugar con él, así que ahora tú tampoco me gustas.
Así es exactamente como se comportó la república turca de 97 años cuando Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) anunciaron la normalización de sus relaciones diplomáticas. No se ha dicho ni una palabra para explicar cómo un país que ha tenido relaciones diplomáticas con Israel durante 71 años podría protestar lógicamente contra la decisión de otro país de establecer relaciones diplomáticas con el Estado judío.
Turquía permaneció neutral durante la guerra árabe-israelí de 1948. Al concluir, la entonces joven república turca se convirtió en el primer país musulmán en reconocer al naciente Estado de Israel el 28 de marzo de 1949.
En enero de 1950, Ankara envió a un diplomático de carrera, Seyfullah Esin, a Tel Aviv como el primer encargado de negocios turco en Israel. En 1951, Turquía se unió al bloque occidental de países que protestaron por la decisión de El Cairo de negar el paso de barcos israelíes por el Canal de Suez. El Mossad abrió una estación en suelo turco a principios de la década de 1950. En 1954, el primer ministro turco Adnan Menderes, durante una visita a Estados Unidos, pidió a los Estados árabes que reconocieran Israel.
En 1958, un avión El Al solicitó un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto Yeşilköy de Estambul debido a problemas mecánicos. Según se supo, los pasajeros a bordo eran David Ben-Gurion, Golda Meir y el Jefe de Estado Mayor de las FDI, que estaban en una misión secreta. El propósito de la visita, que fue bien recibida por el gobierno turco, fue establecer y mejorar la cooperación cultural y de inteligencia.
Desde 1949 hasta el tratado de paz egipcio-israelí de 1979, Turquía seguía siendo el único país musulmán que tenía relaciones diplomáticas con Israel. Después de los Acuerdos de Oslo en 1993, Jordania se unió al club de naciones musulmanas que reconocen el Estado judío. Y el 13 de agosto de este año los Emiratos Árabes Unidos acordaron establecer relaciones diplomáticas con Israel. Otros Estados de mayoría musulmana están dando señales de que les gustaría hacer lo mismo.
¿Qué hay de malo en que las naciones árabes hagan la paz con Israel? Mucho, según Irán, Hamás y Turquía, un trío que se siente ofendido por los pasos hacia la paz en el Medio Oriente. Entre estos tres enemigos de la paz, sin embargo, Turquía es única.
El día después del histórico acuerdo entre Emiratos Árabes Unidos e Israel, el islamista hombre fuerte de Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdoğan, dijo: "Le he dado instrucciones a mi ministro de Relaciones Exteriores… Podemos dar un paso para suspender las relaciones diplomáticas con los Emiratos Árabes Unidos o llamar a nuestro embajador en Abu Dabi… Porque estamos del lado del pueblo palestino”.
Una declaración del ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dice: "La historia y la consciencia de los pueblos de la región no olvidarán y nunca perdonarán este comportamiento hipócrita de Emiratos Árabes Unidos, al traicionar la causa palestina por el bien de sus estrechos intereses".
Hamás está en una guerra de terror contra Israel. Irán no tiene relaciones diplomáticas con Israel y a menudo promete que algún día aniquilará al Estado judío. Hamás e Irán son el lado "canalla" de la imagen de la entidad. Turquía se diferencia de ellos en dos aspectos importantes: es miembro de la OTAN y candidato a convertirse en miembro de pleno derecho de la UE.
Pero incluso sin esos factores la respuesta de Turquía no tiene sentido. Ankara está protestando contra Emiratos Árabes Unidos por establecer relaciones diplomáticas con Israel, mientras que la propia Turquía ha tenido relaciones diplomáticas con Israel durante los últimos 71 años. Si, como argumenta Ankara, Emiratos Árabes Unidos ha traicionado la "causa palestina" al establecer relaciones diplomáticas con Jerusalén, entonces Turquía ha estado traicionando la "causa palestina" desde 1949.
¿Cómo puede un país cuerdo culpar a otro país por establecer relaciones diplomáticas con un Estado con el que ha tenido relaciones diplomáticas durante décadas? Cuando se trata de Israel, la Turquía de Erdogan no está cuerda.
Ankara no quiere la paz en Medio Oriente. Al igual que Irán, a Turquía le encanta odiar cualquier acuerdo de paz en la disputa árabe-israelí. A los líderes de Turquía, como a los de Irán, les encanta ganar en política interna abusando de la "difícil situación de los palestinos". Es probable que Ankara se sienta profundamente decepcionada si Israel y los palestinos lograran algún día estrechar sus manos sobre un tratado de paz sostenible.
Por el momento, un Estado que simpatiza con los principios rectores de Irán y Hamás se encuentra dentro de la alianza de la OTAN, una situación realmente extraña.
BESA: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
Burak Bekdil es un columnista con sede en Ankara. Escribe regularmente para el Gatestone Institute y Defense News y es miembro del Foro de Medio Oriente.

Central nuclear de Bushehr en Irán Foto: REUTERS/Raheb Homavandi A security official stands in front of the Bushehr nuclear reactor, 1,200 km (746 miles) south of Tehran, August 21, 2010. Iran began fuelling its first nuclear power plant on Saturday, a potent symbol of its growing regional sway and rejection of international sanctions designed to prevent it building a nuclear bomb. REUTERS/Raheb Homavandi (IRAN - Tags: POLITICS ENERGY) Muchos factores contribuyeron al acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, pero parece que el principal contribuyente fue la firme posición de Israel contra el programa nuclear de Irán y su expansión militar en la región.

Tras la revolución de Jomeini en 1979 el desarrollo de armas nucleares se convirtió en el proyecto insignia de Irán. Este esfuerzo tenía inicialmente la intención de crear un terror disuasivo de cara al proyecto iraquí de armas nucleares, pero incluso después de la derrota de Irak en la Guerra del Golfo de 1991 y el derrocamiento del régimen de Saddam Hussein (2003), Teherán continuó desarrollando armas nucleares como un medio para lograr sus ambiciones imperialistas en el Medio Oriente y más allá.
Desde sus inicios, el régimen de los ayatolás ha apodado Estados Unidos e Israel, que tenían estrechos vínculos con el régimen del depuesto shá, como "Gran Satán" y "Pequeño Satán", respectivamente. Con excepción de la administración Obama, Washington y Jerusalén han cooperado durante mucho tiempo en el esfuerzo por frustrar las ambiciones nucleares y los designios imperialistas de Irán en la región.
Los Estados del Golfo árabe, por su parte, están preocupados por el régimen islamista de Teherán, que ha tratado repetidamente de socavar sus regímenes y que codicia sus vastos campos de petróleo y gas. El 12 de mayo de 2019, por ejemplo, cuatro buques mercantes fueron saboteados cuando atracaron en las aguas territoriales de EAU. Aunque Irán se abstuvo de asumir la responsabilidad, el incidente recibió una amplia cobertura en los medios de comunicación iraníes, que afirmaron que entre siete y diez petroleros, incluidos los barcos de propiedad saudí, sufrieron graves daños en el ataque. Aproximadamente un mes después dos petroleros fueron atacados en el Golfo de Omán.
Luego, el 14 de septiembre, los campos petrolíferos sauditas fueron atacados por vehículos aéreos no tripulados y misiles de crucero, un asalto que, según Riyadh, provocó una caída del 50% en su producción de petróleo y sacudió el mercado energético mundial. Aunque la milicia huti de Teherán se atribuyó la responsabilidad del ataque, fuentes occidentales creen que se llevó a cabo desde territorio iraní. Otra fuente de preocupación son los intentos de Irán de tomar el control del Golfo Pérsico, que los ponen en conflicto directo con Estados Unidos.
Estos hechos recuerdan un poco a la ocupación de Kuwait por Irak en agosto de 1990, después de que acusó al emirato de robar petróleo de campos en el sur de Irak. Y aunque el ejército iraquí fue expulsado de Kuwait a principios de 1991 por una coalición internacional liderada por Estados Unidos, hay pocas dudas de que, si acaso el programa de armas nucleares de Irak se hubiera materializado en ese momento, la historia habría sido muy diferente. Del mismo modo, no hay duda de que la adquisición de armas nucleares por parte del régimen islamista en Teherán tendría consecuencias de gran alcance en Medio Oriente y más allá.
Sin embargo, no fue solo la amenaza nuclear iraní lo que llevó a EAU a un acuerdo de paz con Israel. Aunque el ejército del emirato es considerado la cuarta fuerza más poderosa de la región, tanto en términos de su doctrina de guerra, que adquirió en EE. UU., Gran Bretaña y Francia, como en el armamento a su disposición, Emiratos Árabes Unidos (y el resto de las monarquías del Golfo) consideran Israel una potencia regional militar y tecnológica, cuya ayuda y apoyo deben procurarse.
Para Israel, el acuerdo es un avance de gran importancia estratégica que también contiene un enorme potencial económico. También puede llevar muy pronto a abrir la paz con Omán y Bahrein. Para la administración Trump, que negoció el acuerdo, es un logro histórico de política exterior, de particular valor en un año electoral. También se ajusta a la política de Washington de posicionar Israel como un factor estratégico estabilizador en el Medio Oriente.
No hay duda de que el acuerdo es un duro golpe para el régimen de Teherán. Es el último de una serie de reveses, desde el colapso económico, debido a las sanciones estadounidenses y la pandemia del coronavirus, pasando por las misteriosas explosiones en instalaciones estratégicas en territorio iraní, hasta la explosión masiva en el puerto de Beirut, que podría tener consecuencias adversas de gran alcance para su apoderado, Hezbolá.
Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
El teniente coronel (res.) Dr. Raphael Ofek, es investigador asociado del Centro BESA, es experto en el campo de la física y la tecnología nucleares que se desempeñó como analista senior en la comunidad de inteligencia israelí.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Hassan Rouhani y Recep Tayyip Erdoğan Foto: Mohammad Hassanzadeh Tasnim News Agency CC BY 4.0 vía Wikimedia
En un avance extraordinario, los Emiratos Árabes Unidos e Israel acordaron establecer relaciones diplomáticas abiertas después de años de contactos secretos. Aparte de los palestinos, Turquía e Irán son los mayores perdedores de este desarrollo.
El histórico acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) que fue revelado por el presidente Donald Trump el 13 de agosto de 2020 es un revolucionario evento en la historia moderna del Medio Oriente. Si bien podría salvar a los gobiernos cada vez más amenazados del primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente Trump, el acuerdo tiene dos elementos más importantes. Primero, presagia el fin de la "causa palestina" y su dominio sobre las perspectivas de paz en Medio Oriente; y segundo, probablemente sea el principio del fin de los proyectos imperiales de Turquía e Irán en la región.
Con el ejército regional más poderoso de su lado, los Emiratos Árabes Unidos podrán ejercer cada vez más presión sobre el movimiento hutí respaldado por Irán en Yemen y podrán amenazar los designios de Turquía para Libia. Es por eso que Irán y Turquía quedaron casi solos en el mundo musulmán —de hecho, en toda la comunidad internacional— en su condena del acuerdo de paz.
Durante años, la “industria de la paz” de la ONU-UE ignoró los desarrollos regionales y continuó vendiendo la mentira de que solo la creación de un Estado palestino sobre las líneas de 1967 podría traer estabilidad al Medio Oriente y la aceptación del derecho de Israel a existir como Estado judío. Eso ya no es así. Emiratos Árabes Unidos se une a Egipto y Jordania entre los países árabes que reconocen a Israel, y lo hizo sin hacer referencia a los palestinos. Se dice que otros países, en particular Bahrein, Omán, Marruecos y Sudán, están considerando la posibilidad de firmar acuerdos similares en las próximas semanas.
A la luz de la lucha antiterrorista contra grupos como ISIS y al-Qaeda, así como la pandemia de COVID-19 y la posterior crisis económica, tiene sentido que los estados árabes como los Emiratos Árabes Unidos deseen normalizar las relaciones con el Estado judío para su beneficio y para el bien de la región. Sin embargo, es probable que la principal razón por la que Abu Dhabi y Jerusalén se enmendaron fue para poner fin a las amenazas planteadas a ambos países y al resto del mundo árabe por Turquía e Irán.
Yemen, Libia, Irak, Siria y Líbano han sido destruidos o reducidos al estado de colonias de sus antiguos amos persas y otomanos. Qatar se ha acercado a ambos países a expensas de sus vecinos árabes. Los palestinos han cometido el error de condenar repetidamente los lazos secretos entre sus hermanos árabes y sus enemigos judíos mientras se acercaban a Teherán y Ankara. En realidad, fueron los palestinos los que abandonaron a sus hermanos árabes a cambio de los usurpadores extranjeros. Los poderosos Estados árabes finalmente han tenido suficiente y están promoviendo sus propios intereses de seguridad nacional sin importar lo que quieren los palestinos.
En Yemen, la República Islámica ha respaldado la rebelión hutí, que regularmente amenaza a judíos e Israel. Así como Hezbolá y Hamas disparan cohetes contra ciudades israelíes, los hutíes disparan cohetes contra objetivos emiratíes y saudíes. Los hutíes regularmente amenazan con disparar misiles contra Dubai y Abu Dhabi, importantes ciudades mundiales para el comercio y la economía, al igual que Hezbolá y Hamas amenazan con arrasar Haifa y Tel Aviv en la próxima guerra.
Es natural que Israel y los regímenes árabes moderados vean el punto en común en la amenaza que enfrentan. Después de todo, Qatar e Irán brindan asistencia a Hezbolá y ellos, junto con Turquía, apuntalan al régimen de Hamas en la Franja de Gaza. En Libia, Turquía y sus mercenarios sirios han intervenido militarmente para destruir la rebelión secular de Khalifa Haftar, que supuestamente tiene contactos con Jerusalén y ha buscado durante mucho tiempo la ayuda de los Estados árabes del Golfo con el objetivo de detener a los Hermanos Musulmanes.
Egipto ha amenazado con invadir Libia para sofocar la insurrección respaldada por Turquía, pero está ocupado con una disputa por el Nilo con Etiopía y una insurgencia en el Sinaí mientras lucha contra una crisis económica. El respaldo de la ONU a la parte turca en Libia, así como el hecho de que Egipto depende de la ayuda de Emiratos Árabes Unidos e Israel en el Sinaí, hace que sea poco probable que El Cairo pueda lograr una victoria por sí solo en Libia sin pagar un alto precio. Esta es la razón por la que el acuerdo emiratí-israelí es tan crucial para el futuro de las relaciones árabe-israelíes en la región.
Irán y su representante Hezbolá en el Líbano han experimentado importantes reveses en los últimos años. Hezbollah ha recibido menos dinero en efectivo por parte de Irán desde 2018, cuando Estados Unidos envió a Teherán a una crisis económica al volver a imponer sanciones después de abandonar el acuerdo nuclear. La propia crisis económica del Líbano, agravada por la pandemia y los disturbios internos que a menudo son anti-Irán y anti-Hezbolá, solo ha empeorado, particularmente cuando se sospecha que Hezbolá es parcialmente responsable de la explosión del puerto de Beirut a principios de este mes.
El mal manejo de Irán de la pandemia y los disturbios internos, junto con sus pérdidas en el campo de batalla y las de Hezbolá en Siria, han debilitado su impulso imperialista en toda la región. Israel ha alcanzado acuerdos provisionales con Gaza mientras participa en una actividad militar limitada contra la Franja que mantiene débiles a los grupos gobernantes. La pérdida de Irán de sus principales estrategas militares en Irak en enero pasado socavó aún más sus planes para la región, al igual que el creciente reconocimiento mundial de Hezbolá como grupo terrorista y las sanciones que acompañan a ese reconocimiento. Las protestas iraquíes contra el régimen iraní y sus representantes también se han vuelto más comunes.
Por ahora, Yemen sigue siendo la mayor esperanza de la República Islámica para continuar su cruzada imperialista. Pero el acuerdo de paz entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel significa que la experiencia militar, la tecnología y la inteligencia israelíes probablemente llegarán a Abu Dhabi para ayudar a sofocar y, en última instancia, aplastar la rebelión hutí. Esto conduciría al aislamiento y la humillación del régimen en Teherán mientras se refuerza el nuevo sistema nacionalista y secular que está surgiendo en Riad, Abu Dhabi y Manama.
Turquía también está preocupada por el acercamiento entre israelíes y árabes, particularmente los Emiratos Árabes Unidos. Israel ha sido acusado de enviar inteligencia y algo de ayuda militar a Khalifa Haftar. Con una relación más abierta con Abu Dhabi, es probable que Jerusalén aumente dicha ayuda a la coalición anti-Hermandad Musulmana en Libia, lo que puede frustrar los planes de Ankara allí.
Turquía ha estado dando cobijo a los terroristas de Hamas en su territorio mientras trataba de aumentar el sentimiento islamista sobre Jerusalén. Su incitación regular contra Israel y la invasión territorial de Chipre y Grecia han alejado a Jerusalén de su tradicional socio turco y la han acercado al sureste de Europa y los países árabes. Israel tomará todas las medidas necesarias para preservar sus intereses económicos en el Mediterráneo, que el acuerdo marítimo de Turquía con el Gobierno de Acuerdo Nacional en Libia busca destruir. Francia y Egipto también han entrado en la refriega mediterránea del lado de Israel, Chipre y Grecia.
Estos acontecimientos ya habían aislado a Turquía en la región. Si una asistencia militar más directa llega a Haftar desde Jerusalén, a Ankara le resultará extremadamente difícil imponer su voluntad a Libia. Qatar también probablemente permanecerá relativamente aislado debido a sus estrechos vínculos con Hezbolá, Irán y Turquía. La propia inversión de los Emiratos Árabes Unidos en el oleoducto Israel-Egipto-Chipre-Grecia ilustra aún más la reorientación estratégica de la región y el aislamiento de Ankara.
Independientemente de lo que digan la extrema izquierda, los palestinos y la "industria de la paz", el acuerdo de paz israelí-emiratí ha reformado fundamentalmente el Medio Oriente y ha aumentado las posibilidades de una paz regional a largo plazo, así como la aceptación y el reconocimiento del Estado judío. Jerusalén y Abu Dabi trabajarán juntos para luchar contra la pandemia y dejar aún más de lado a Irán, Qatar y Turquía.
El acercamiento entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos probablemente estimulará a otros Estados regionales también a reconocer a Israel. Es de esperar que los palestinos comprendan que su siglo de negacionismo ha fracasado y adopten un deseo real de paz con su vecino judío.
Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
Dmitri Shufutinsky se graduó del programa de maestría en Paz Internacional y Resolución de Conflictos de la Universidad de Arcadia. Actualmente vive como Soldado Solitario en el Kibbutz Erez, Israel, sirviendo en la Brigada Givati ​​bajo el programa Garin Tzabar.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243