Agosto 18, 2019
Destructor HMS Duncan Foto: LA Stu Hill MOD Wikimedia OGL v1.0
El Gobierno del Reino Unido anunció este viernes el envío de un segundo buque de guerra al Golfo Pérsico para reforzar su presencia en la región, después de que embarcaciones iraníes tratasen de impedir ayer el paso de un petrolero británico por el Estrecho de Ormuz.
El destructor "Duncan", actualmente en aguas del Bósforo (Turquía), se desplazará al golfo Pérsico para operar junto con el "Montrose", que impidió el jueves que barcos iraníes interceptaran al buque comercial británico.
El "Montrose" tiene previsto retirarse de la región próximamente por labores de mantenimiento, pero las tensiones con Irán han adelantado el envío de su relevo y ambos navíos se mantendrán en la zona durante un corto periodo de tiempo, según han revelado medios británicos.
"Esto asegurará que el Reino Unido, junto con sus aliados internacionales, es capaz de continuar asegurando la libertad de navegación para los barcos que atraviesan esta ruta comercial vital", señaló un portavoz del Ejecutivo británico.
El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, subrayó por su parte que el Reino Unido tiene la "responsabilidad de proteger a los barcos" del Reino Unido.
"Debemos reaccionar de manera acorde a las amenazas que afrontamos", señaló Hunt, uno de los dos candidatos conservadores junto con su antecesor, Boris Johnson, para hacerse con el liderazgo del Partido Conservador y la jefatura de Gobierno británico a finales de este mes.
En una entrevista con la cadena BBC Radio 4, el ministro de Exteriores recalcó asimismo que su objetivo es tratar de "suavizar la situación" de tensión en el golfo Pérsico.
"Queremos hacer todo lo posible para asegurarnos de que no se produce una escalada sin intención, lo que podría ser muy peligroso para el mundo", dijo Hunt.
Efectivos de la Marina Real británica interceptaron la pasada semana un petrolero iraní en Gibraltar, ante la sospecha de que transportaba crudo a una refinería de Siria.
La policía gibraltareña informó ayer del arresto del capitán y el primer oficial de ese buque, tras llevar a cabo un "exhaustivo" registro de la embarcación.
Teherán urgió por su parte al Reino Unido este viernes a que libere lo antes posible al petrolero y esgrimió que los argumentos del Reino Unido para mantener retenida a la embarcación son "irrelevantes desde el punto de vista legal". EFE
Naves iraníes en el Estrecho de Ormuz Foto: sayyed shahab o din vajedi akkasemosalman.ir Wikimedia CC BY 4.0
El general de división del Cuerpo de los Guardianes de la revolución iraní, Gholam Alí Rashid, advirtió hoy a Estados Unidos de que "en el caso de un conflicto en la región, su alcance y duración no podrá ser gestionado por ningún país".
"No buscamos una guerra, pero defenderemos con fuerza los intereses de la honorable nación de Irán contra cualquier tipo de amenaza y agresión", subrayó el Rashid durante una visita al centro de comando y control de los sistemas de radar y misiles de la fuerza aeroespacial del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, informó la agencia semioficial iraní de noticias Tasnim.
Rashid instó a Washington a evitar "evitar conductas erróneas en la región y actuar con responsabilidad para proteger las vidas de las fuerzas estadounidenses".
En referencia a Arabia Saudita e Israel, aliados de Estados Unidos en la región, Rashin opinó que "el destino de la región está interconectado. O todos estamos en el camino hacia la estabilidad, o la región estará sujeta a la inestabilidad y la guerra como resultado de las políticas intervencionistas de EEUU y la provocación de algunos países concretos".
El Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán derribó el pasado jueves un avión no tripulado de vigilancia estadounidense en el Estrecho de Ormuz, bajo el argumento de haber entrado presuntamente en el espacio aéreo iraní.
Washington aseguró que el aparato no violó el espacio aéreo iraní y que fue derribado en aguas internacionales. EFE y Aurora
Marino estadounidense vigila el Estrecho de Ormuz Foto: Aaron Ansarov Marina de EE.UU. Wikimedia Dominio Público El Gobierno de Arabia Saudita y los países árabes llamaron a la comunidad internacional a que asuma sus "responsabilidades" y garantice la seguridad de las rutas marítimas y de los barcos comerciales tras una denuncia de sabotaje contra varios buques en momentos de aumento de la tensión en el golfo Pérsico.
Apenas tres días después de que la Autoridad Marítima de Estados Unidos advirtiera sobre posibles actos de sabotaje de "Irán o sus intermediarios locales" contra naves comerciales en el golfo Pérsico, Emiratos Árabes Unidos denunció ayer el sabotaje contra cuatro barcos al este del emirato de Fujairah.
El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales saudita, Khalid al Falih, informó de que dos barcos cisterna del país fueron saboteados en esa zona, en alusión a una serie de explosiones.
En su declaración, recogida por los medios oficiales sauditas, el ministro señaló que hubo "daños significativos", que no especificó, aunque resaltó que no se registraron víctimas.
"Afortunadamente, el ataque no causó víctimas ni derrames de petróleo, pero en cualquier caso ocasionó daños significativos a las estructuras de los dos barcos", indicó el ministro.
Al Falih consideró que el ataque buscaba socavar la libertad de navegación marítima y la seguridad en el suministro de combustible a los consumidores de todo el mundo.
Por ello, destacó la "responsabilidad compartida" de la comunidad internacional a la hora de proteger la seguridad de navegación y de los petroleros.
Según Al Falih, uno de los buques fue saboteado cuando se dirigía a cargar crudo saudita en el puerto de Ras Tanura para entregar a clientes de la petrolera estatal Aramco en Estados Unidos.
El incidente y la consiguiente reacción se producen en momentos en que Estados Unidos está desplazando a la zona al USS "Abraham Lincoln", un portaaviones nuclear de la clase Nimitz, y el buque anfibio USS "Arlington", además de misiles Patriot y bombarderos.
El envío de estos barcos, según el Pentagono, se debe a "indicaciones" de que Irán se prepara para "llevar a cabo operaciones ofensivas contra fuerzas e intereses estadounidenses en la región", algo que ha rechazado Teherán.
El pasado jueves, la autoridad marítima estadounidense advirtió de posibles ataques contra "barcos comerciales, incluyendo petroleros, o buques militares estadounidenses en el mar Rojo, en el estrecho de Bab al Mandab y en el golfo Pérsico".
Coincidencia o no, lo cierto es que la denuncia del ataque ha llevado a saudíitas y emiratíes a solicitar la implicación internacional en momentos de nuevas tensiones con Teherán después de que EEUU anunciara en abril el fin de las exenciones a la compra de crudo iraní.
Las autoridades emiratíes llamaron ayer a la comunidad internacional a "asumir las responsabilidades" de evitar actos de sabotaje como los denunciados por parte de quienes intentan socavar la seguridad del tráfico marítimo, en una velada referencia a Irán.
El viceministro de Exteriores emiratí, Anwar Gargash, indicó hoy en Twitter que la investigación del ataque a los cuatro buques se está realizando "profesionalmente, y las verdades se revelarán".
Dijo que el gran "apoyo y respaldo" a Emiratos "tras el accidente de sabotaje premeditado a cuatro buques en nuestra agua regional" se debe a la postura de su país en apoyo de "la paz y la estabilidad".
La Liga Árabe reaccionó también alertando de que "estos actos criminales se consideran como una violación peligrosa de la libertad y la seguridad de las vías de comercio y del transporte marítimo".
El secretario general del mecanismo panárabe, Ahmed Abulgueit, condenó los actos afirmando que la amenaza contra las fronteras terrestres o marítimas de cualquier país miembro de la Liga supone una violación "inaceptable de la seguridad árabe nacional".
El analista político del Centro de Investigación y Estudios Islámicos Rey Faisal, Hisham al Ghannam, consideró que estos incidentes son "una escalada peligrosa, pero hasta ahora no se puede acusar a nadie".
"El estilo y la manera iraní son muy claros y se pueden ver en un ataque como este, así como en su celebración por parte de algunos funcionarios iraníes y los medios de comunicación que están afiliados a Irán", indicó el analista del centro de pensamiento saudita.
"Esto es un acto alarmante y preocupante", agregó. EFE
Ilustración Barco petrolero Foto: David B. Hudson Marina de EE.UU. Wikimedia Dominio Público
El Gobierno saudita indicó hoy que dos buques petroleros de este país fueron objeto de un "sabotaje" en la zona exclusiva económica de Emiratos Árabes Unidos (EAU) el domingo, en el área de Fujairah, donde ayer las autoridades denunciaron que cuatro barcos habían sido objeto de un ataque.
El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales saudí, Jalid Al Falih, indicó que en la mañana del domingo se produjo el ataque contra los dos barcos en su ruta a través del Golfo Pérsico destacando que produjo "daños significativos" en los buques pero no causó víctimas.
Uno de los buques iba camino a cargar petróleo saudita al puerto de Ras Tanura para entregar a clientes de la petrolera estatal Aramco en Estados Unidos, indicó el ministro según la agencia estatal saudita SPA.
El ministro indicó que el ataque busca socavar la libertad de navegación marítima y la seguridad en el abastecimiento de combustible a los consumidores de todo el mundo.
Además, destacó la responsabilidad compartida de la comunidad internacional de proteger la seguridad de navegación y la seguridad de los petroleros.
El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos aseguró ayer que cuatro buques comerciales habían sido objeto de "operaciones de sabotaje" al este del emirato de Fujairah, es un "incidente grave" del que no ofreció más detalles.
Las autoridades emiratíes llamaron a la comunidad internacional a "asumir las responsabilidades" de evitar tales acciones por parte de quienes intentan socavar la seguridad del tráfico marítimo.
El diario libanés Al Mayadeen, citando "fuentes de la región del Golfo", indicó en la mañana del domingo que había habido "fuertes explosiones en el puerto de Al Fujairah".
El Gobierno de EAU y el departamento de prensa del emirato desmintieron esta información y anunciaron que las operaciones en el puerto continuaban "con normalidad, sin ninguna interrupción".
Aunque no ha habido una alusión directa a Irán las acusaciones de los países árabes parecen dirigirse al Gobierno de Teherán.
El incidente se produce en un momento de repunte de la tensión con Irán, con el envío de varios buques estadounidenses a la zona.
Estados Unidos anunció en abril el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios (China, India, Italia, Grecia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía) para que siguieran comprando petróleo a Irán. EFE

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243