Enero 22, 2019
Netanyahu: “Adoptaremos acciones contundentes contra los intentos de Irán de afianzarse en Siria”
Convoy de tropas de EE UU, el viernes en el noreste de Siria. DELIL SOULEIMAN AFP
El militar más condecorado en la historia de Israel, el exjefe del Estado Mayor del Ejército y ex primer ministro laborista Ehud Barak, lo ha reconocido con crudeza: “[Donald] Trump abandona Siria y los iraníes lo están celebrando. Es una gran decepción. Ahora Israel es el único responsable de su destino y su futuro”. A pesar de la promesa del presidente de Estados Unidos de preservar por “medios alternativos” su influencia en Oriente Próximo, el jefe del Gobierno de Israel, el conservador Benjamín Netanyahu, tampoco quiso ocultar el jueves un gesto grave al anunciar que su país seguirá adoptando “acciones contundentes contra los intentos de Irán de afianzarse en Siria”.
Expertos militares y analistas de seguridad interpretan en la prensa en hebreo el anuncio del repliegue militar norteamericano como un vuelco en el equilibrio de fuerzas regional que amenaza los intereses del Estado judío. A comienzos de esta semana, altos cargos diplomáticos y militares israelíes intentaron convencer a la Administración Trump de que mantuviera la presencia de los 2.000 miembros de las fuerzas especiales destacados en Siria. Pero el martes el presidente republicano telefoneó a Netanyahu para comunicarle su decisión. Desde entonces el primer ministro ha insistido en público en que Israel “intensificará el esfuerzo militar” contra la amenaza de Teherán y de sus aliados chiíes y que para ello seguirá contando “con el pleno respaldo de Estados Unidos”.
“El despliegue de EE UU [en Siria] ha contribuido a bloquear la expansión de la influencia iraní”, concluye el analista militar de Haaretz, Amos Harel. Además de las fuerzas especiales destacadas en la región kurda del noreste, el Pentágono controla en territorio sirio una estratégica base aérea en Al Tanf, cerca de las fronteras de Irak y Jordania en el sur. “La presencia norteamericana en este enclave ha sido determinante para evitar la creación de un corredor terrestre desde Irán hasta Líbano para rearmar a sus fuerzas y aliados”, advierte Harel. “Israel queda ahora más aislado que antes en su pugna para expulsar a los iraníes de Siria”.
Netanyahu se ha beneficiado de una estrecha relación con Trump, a quien considera el presidente estadounidense más favorable a Israel, ya que ha reconocido Jerusalén como capital del Estado judío y trasladado a la Ciudad Santa la Embajada de su país, en contra del consenso de la comunidad internacional. El mandatario republicano también ha roto el pacto nuclear con Teherán suscrito por su predecesor, el demócrata Barack Obama, y restablecido las sanciones al régimen iraní, en línea con la agenda exterior israelí. Netanyahu confiaba, además, en que Washington no retiraría sus tropas de Siria mientras la Fuerza Al Quds, cuerpo expedicionario de la Guardia Revolucionaria iraní, y la milicia libanesa Hezbolá no hubiesen abandonado el país árabe.
Pese a su limitada presencia militar en Siria, EE UU ha actuado hasta el presente como un contrapeso a la ambición de hegemonía regional de Rusia en Oriente Próximo. Al contrario que la Casa Blanca, el Kremlin mantiene relaciones con todos los actores sobre el tablero regional, incluido Israel. “El estamento de seguridad israelí tiene muy claro que, tras la retirada de las tropas norteamericanas, los rusos van a sentirse más libres a la hora de decidir sus acciones”, argumenta Alex Fishman, corresponsal de Defensa del diario Yedioth Ahronoth. “Este escenario”, concluye, “es una invitación a una escalada bélica”.

La Asamblea General de la ONU se reúne desde las 15.00 horas de este martes (en la España peninsular; 9 de la mañana en Nueva York) y hasta el próximo lunes. En la primera jornada de la sesión, la número 73 desde la creación de Naciones Unidas, ha tomado la palabra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha sido el quinto en hablar, tras la intervención del secretario general de la ONU, António Guterres, de la presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa Garcés, del presidente de Brasil, Michel Temer y del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno. La intervención del presidente estadounidense iba a preceder a la de Moreno, aunque este ha tomado finalmente la palabra antes que el norteamericano, que se ha retrasado. Un año después de su primera comparecencia en idéntico foro, Trump se presenta ante el mundo después de haber liquidado el programa nuclear iraní, trasladado la Embajada de EEUU en Israel a Jerusalén, eliminado los fondos para Palestina, anulado la participación de su país en la Unesco y el Consejo de Derechos Humanos, reducido la contribución a las fuerzas de mantenimiento de la paz y desatado varias guerras comerciales, especialmente con China. Un balance tremendo después de que el pasado curso ya liquidara el acuerdo del clima de París y los tratados comerciales con Europa y el área del Pacífico.
Los fuertes vientos y las inundaciones causadas por Florence —huracán degradado a tormenta tropical— dejaron al menos cinco víctimas mortales en la costa este de Estados Unidos.
"Esta tormenta es implacable e insoportable. Probablemente no haya un condado o una persona que no se vea afectada de alguna manera por esta tormenta tan masiva y violenta", afirmó el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, a CNN.
Pese a que dejó de tener la fuerza un huracán cuando tocó tierra, meteorólogos consideran que el lento avance de la tormenta de más de 550 kilómetros de largo a través de Carolina del Norte y Carolina del Sur (estados al sureste de Estados Unidos) podría dejar a la mayor parte de la región bajo el agua en los próximos días.
Más: Florence podría dejar sin energía hasta 2,5 millones de usuarios en Carolina del Norte

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243