Diciembre 01, 2021
Foto de archivo: REUTERS / Doug Kapustin
El próximo 21 de julio el famoso beisbolista panameño Mariano Rivera se convertirá en el primer jugador en la historia en entrar al Salón de la Fama del béisbol tras ser elegido de forma unánime.
Pero más allá de ser un reconocido pelotero con una envidiable carrera profesional, Rivera es un ferviente amante de Israel y el pueblo judío.
"No puedo llamarme cristiano sin amar al pueblo judío", explicaba Rivera durante una reciente entrevista con el canal i24 News.
Rivera habló la pasada semana durante la cumbre anual de Cristianos Unidos por Israel (CUFI) donde contó sobre sus viajes a Israel en los últimos años.
"No hay palabras para describirlo. Es invaluable. Es algo que como cristiano debes vivir, creer y verlo con tus propios ojos. Cuando estaba ahí las lágrimas corrían por mi rostro, no de tristeza sino de alegría", contó Rivera.
El pelotero panameño se consideró un "ferviente creyente y defensor de Israel".
Cuestionado sobre si no le preocupaban las consecuencias de su apoyo a Israel y las críticas contra ese país, Rivera dijo durante la entrevista con i24 News que "hay algo llamado celos. Es algo que no puedes evitar y debemos enfrentarnos a eso. Nosotros debemos apoyar valores y principios e Israel tiene valores. Cuando hablas de esto, hay gente que va a oponerse. La verdad siempre hará que algunos se enfrenten y hay personas a las que no les va a gustar la verdad, pero debemos mantenernos firmes".
Rivera estuvo de visita en Israel en el verano del 2018 como parte de una delegación interreligiosa de judíos y cristianos en la que incluso visitó una base del ejército israelí.
"Estoy honrado de estar aquí y aprender sobre los jóvenes hombres y mujeres que están aquí en las FDI, siendo entrenados para ser mejores personas, mejores ciudadanos y mejores seres humanos, dijo Rivera, agregando que para él "fue algo especial que me llevaré para toda la vida".
Foto: pixabay.com
Desde 2002, cientos de millones de personas en todo el mundo se unen cada primer domingo de octubre para orar por la paz de Jerusalén. Algo que se inició en reuniones con líderes políticos y religiosos de Israel y Estados Unidos, es ahora el movimiento de oración más grande de su tipo, con apoyo de más de 1.400 líderes del mundo cristiano evangélico.
Con la visión de orar por la paz para Jerusalén y toda su gente, cientos de jóvenes líderes cristianos se reunirán este domingo en Jerusalén junto con pastores de todo el mundo, muchos de los cuales vendrán a Israel por primera vez.
Robert Stearns, fundador y director ejecutivo de Eagles’ Wings, considera esta como una oportunidad para apuntalar el apoyo a Israel entre los jóvenes. Eagles’ Wings es un movimiento global que fomenta los mandatos bíblicos de la oración activa y el trabajo en pro de una paz justa y duradera para Jerusalén y todos sus habitantes; la renovación de la importancia de la comunidad espiritual y la promoción del entendimiento entre culturas.
Al referirse a un informe que señala cierta indiferencia entre los milennials hacia el tema de Israel, Stearns afirmó en una entrevista con el Jerusalem Post: “Los jóvenes de esta generación son inquisitivos. Ellos son impulsados por el concepto de justicia social y quieren entender la situación a un nivel profundo. Una vez que los tengamos aquí, en Tierra Santa, y vean los hechos en el terreno, creo que serán los mejores amigos de Israel”.
Este año, del 7 al 9 de octubre, el festival Awake Jerusalem celebrará el 70 aniversario del Estado de Israel y el 50 aniversario de la reunificación de la ciudad de Jerusalén, su capital. También reunirá el domingo 7 una masiva oración que convoca a los jóvenes del siglo XXI. El evento también incluye una sesión de oración de solidaridad con los cristianos árabes en Belén.
Aparte de constituirse en la oportunidad para muchos de tener su primer encuentro con Israel y Jerusalén, el festival contará con una transmisión en vivo vía streaming a través del sitio web del evento.
“Como representantes del amor de Dios queremos construir puentes dondequiera que vayamos”, dijo Stearns.
Foto: Web de Yad Vashem
A Israel arribó una mujer desde Holanda llamada Marta. Su padre fue encarcelado cuando ella tenía 3 años y dos años después fue ejecutado. Fue en Tierra Santa donde Marta comenzó a conocer a su padre a través de los testimonios de muchas personas que fueron salvados durante su juventud. Su padre, Johan Westerweel, se dedicó a esconder y ayudar y acompañar a muchas personas judías a escapar de las garras de las autoridades durante la Segunda Guerra Mundial.
Mejor conocido como “Joop”, Johan Westerweel estaba dedicado a tiempo completo a la educación en revolucionarios institutos de la Holanda de entonces. Su formación cristiana protestante lo había dotado de una profunda conciencia acerca de la bondad humana y pacifismo, convicción que lo llevó a rechazar la idea de ingresar en el ejército mientras vivía en las colonias holandesas de Asia.
Establecido en su tierra madre, alrededor de 1942, Joop encabezaba una familia de 4 niños y sin embargo, nunca pensó en dejar de ayudar a otros niños que lo necesitaran, de manera que su condición de maestro se fortaleció, mientras que los vientos de la guerra inquietaban su convicción bondadosa. Se dedicaba a atender a una gran cantidad de niños judíos refugiados desde Alemania que huían del odio.
Cuando sus colegas lo ponen en contacto con grupos judíos, las convicciones de Joop se afianzaron ante los principios y convicciones que observó en agrupaciones juveniles como la Halutzim, a quienes ayudó a ocultar ante la inminente deportación a campos de trabajo y exterminio. Estos jóvenes, que se auto-denominaban com pioneros se preparaban para el retorno a la Tierra de Israel (para la época conocida con el nombre impuesto por el Imperio Romano de “Palestina”) y se dedicaban a los trabajos del campo, en preparación para la vida comunitaria del Kibutz.

Johan Joop Westerweel (1899-1944)
Como es fácil de adivinar al observar a personas de la calidad de Joop, su actuación no solo se limitó a ocultar a los judíos amenazados. Junto al refugiado judío Joachim Simon se dedicó a organizar la fuga de los jóvenes judíos perseguidos por la barbarie del régimen imperante y en muchos casos los acompañó hasta los confines del país en busca de territorios seguros, infundiéndoles ánimos y urgiendo a que se comprometieran con la libertad y dignidad de todos los habitantes del futuro Estado judío.
Luego de que su esposa fuera capturada al involucrarse en la liberación de una activista judía encarcelada, Joop pasó a la clandestinidad y produjo un manifiesto que sirvió de faro a aquellos que se enfrentaron a la ocupación Nazi, para luego ser encarcelado en 1944 cuando asistía a dos mujeres judías en su fuga hacia Bélgica.
El terrible y tortuoso encarcelamiento no minó su espíritu y se convirtió en consuelo y referencia de otros prisioneros durante su cautiverio, infundiendo ánimo y valor a su alrededor. Tras las rejas, en medio de las torturas, logró escribir en 1944 lo que resultó ser su última obra y comunicación con el mundo exterior: el poema “Tarde en la celda”, que ensalza la bondad, el optimismo y la belleza de la naturaleza, reflejo de sus propias convicciones que lo llevaron a vivir una vida plena de bondad y entrega al beneficio de los desvalidos perseguidos por el Nazismo.
Su vida llega a su fin a manos del verdugo del campo de concentración Vught, el 1 de agosto del mismo año en que escribe “Tarde en la Celda”. Su esposa Wil, fue finalmente liberada del mismo campo, no sin antes verse obligada a ser testigo de la ejecución de Joop, recuerdo que cargó consigo en su vida familiar después de la guerra y que seguramente Marta, su hija, también hubo de soportar, y que aunque no recuerda a su padre Joop, fue en Tierra Santa donde finalmente lo conoció, como el gran hombre que fue, un Justo entre Las Naciones.
Página 1 de 2

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243