Diciembre 03, 2021
Benny Gantz dialoga con el director del Instituto de Investigación Bilógica, Prof. Shmuel Shapira en el laboratorio de Ness Ziona Foto: Ariel Hermoni Ministerio de Defensa vía Facebook
Israel comenzará a probar una posible vacuna contra la COVID-19 en humanos a partir de octubre, anunció hoy el ministro israelí de Defensa, Benny Gantz.
El Instituto de Israel para la Investigación Biotecnológica, dependiente del Ministerio de Defensa, iniciará los test con seres humanos en unos dos meses, lo que podría suponer la fase final para elaborar un potencial antídoto contra el coronavirus.
"El producto está a mano", dijo Shmuel Shapira, director general del instituto, que trabaja desde hace meses en el desarrollo de la vacuna, la cual aún debe pasar procedimientos regulatorios y los ensayos en humanos, pero aseguró que se va por el buen camino.
Las pruebas se harán en coordinación con el Ministerio de Salud, "según todos los procesos requeridos" en seguridad médica, agregó Gantz, que hoy visitó el centro de investigación para conocer los últimos avances, y concretó que todo se pondrá en marcha tras el período de festividades judías que acaba a mediados de octubre.
El pasado junio el centro probó con éxito la vacuna en roedores, una etapa preliminar clave para su desarrollo que puede seguir con otros animales y, por último, pasar a la experimentación con humanos, un paso final para comprobar la efectividad y posibles efectos secundarios de la vacunación.
El instituto, igual que otros centros científicos israelíes y de todo el mundo, trabaja contrarreloj para hallar algún antídoto contra la COVID-19 desde el inicio de la pandemia.
En mayo, consiguió desarrollar anticuerpos que neutralizan el virus, y que podrían servir para acelerar la creación de fármacos.
Todo ello se produce mientras Israel sigue en una fuerte segunda ola de coronavirus y en una situación económica frágil, lo que ha hecho crecer el malestar popular contra la gestión gubernamental.
El país comienza a alejarse de los 2.000 casos diarios que alcanzó en julio, pero los últimos tres días siguió superando ampliamente el millar (mil), y registró entre 1.800 y 1.700 infecciones diarias, por lo que la propagación de la enfermedad no se da por controlada.
Las autoridades se han puesto un margen de dos semanas para aplanar la curva y decidir si vuelven al confinamiento o a medidas de cierre parciales o totales, unas restricciones que por ahora se resisten a imponer para no causar mayores daños en la economía.
Israel -con unos nueve millones de habitantes- contabiliza hasta el momento más de 78.000 contagios y un total de 569 fallecidos. EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Un bajo nivel de vitamina D en el plasma sanguíneo podría ser un factor de riesgo independiente para la infección y posterior hospitalización por COVID-19. Foto Beverly Buckley Pixabay

Un estudio israelí respalda la investigación que muestra que los suplementos vitamínicos podrían ayudar a evitar los graves efectos respiratorios.
Un bajo nivel de vitamina D en el plasma sanguíneo podría ser un factor de riesgo independiente para la infección y posterior hospitalización por COVID-19. Así lo informaron científicos del servicios de salud Leumit y la Facultad de Medicina Azrieli de la Universidad de Bar-Ilan.
Los investigadores llegaron a esa conclusión tras usar datos reales de unos 782 israelíes que dieron positivo en sus pruebas de coronavirus y unas 7.025 personas cuyo resultado fue negativo.
“El principal descubrimiento fue la asociación significativa de un nivel bajo de vitamina D en plasma con la probabilidad de infección por COVID-19 entre los pacientes que fueron evaluados, incluso después del ajuste por edad, sexo, nivel socioeconómico, enfermedades crónicas y trastornos mentales y físicos”, explicó el doctor Eugene Merzon, jefe del Departamento de Atención Administrada de Leumit y miembro del Departamento de Medicina Familiar de la Escuela de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv.
El especialista amplió que el bajo nivel de vitamina D se asoció con el riesgo de hospitalización debido a la infección por COVID-19 aunque esta asociación no fue significativa luego del ajuste por otros factores.
La investigación sigue a algunos estudios mundiales que ya demostraron el pronunciado impacto de los metabolitos de la vitamina D en la respuesta del sistema inmune y en el desarrollo de la infección por COVID-19. ”Lo que descubrimos se corresponde con los resultados de estudios previos en el campo. Se informó de un menor riesgo de infección aguda del tracto respiratorio después de la suplementación con vitamina D”, describió el doctor Ilan Green, director del Instituto de Investigación de Leumit.
Su informe sobre el estudio fue publicado en The FEBS Journal y se espera que tenga un gran impacto debido al tamaño de la investigación y la estructura basada en la población.
Fascinantes descubrimientos
La doctora Milana Frenkel-Morgenstern, líder del grupo de investigación de la Facultad de Medicina Azrieli, añadió que el análisis mostró que las personas que dieron positivo eran mayores que las no infectadas. “De forma curiosa se demostró que las distribuciones de dos picos para los grupos de edad confieren un mayor riesgo de COVID: alrededor de los 25 años y también en los 50 años. El primer pico puede explicarse por los fuertes hábitos sociales a temprana edad. El pico a los 50 años se puede analizar por las relaciones sociales pero también con enfermedades crónicas”, explicó.
A su vez, el doctor Shlomo Vinker, director médico de Leumit, afirmó que se sorprendió al descubrir que las condiciones médicas crónicas, como la demencia, las enfermedades cardiovasculares y pulmonares crónicas que en estudios previos se consideraron muy riesgosas, no se encontraron como un aumento de la tasa de infección en nuestro estudio.
Sin embargo, Vinker dijo que “este descubrimiento está muy sesgado por las severas restricciones de contacto social que se impuso a toda la población durante el brote de coronavirus. “Así, suponemos que al seguir las instrucciones del Ministerio de Salud, los pacientes con afecciones médicas crónicas redujeron significativamente sus contactos sociales. De hecho, esto podría minimizar el riesgo de infección por COVID-19 en ese grupo de pacientes”, se explayó.
El equipo conjunto de investigación planea evaluar los factores asociados con la mortalidad de coronavirus en Israel. «Estamos dispuestos a encontrar asociaciones con los resultados clínicos de la nueva enfermedad con, por ejemplo, el control glucémico previo a la infección de pacientes con COVID-19, para evaluar el riesgo de mortalidad debido a la infección», manifestó Merzon.​
Fuente: ISRAEL21c
Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto ilustracion Fernando Zhiminaicela Pixabay

Israel firmó un acuerdo, hoy, martes, con la empresa de biotecnología Moderna para que le provea una vacuna contra la enfermedad COVID-19 en caso de que la firma farmacéutica estadounidense logre desarrollarla, señala un informe del Canal 13 de la televisión israelí, sin ofrecer más detalles.
La firma anunció la semana pasada que comenzará en julio la tercera y última fase de las pruebas clínicas con 30 mil voluntarios.
El director médico de la compañía es el doctor israelí Tal Zacks.
Varios países están tratando de asegurarse un lugar entre los primeros en recibir la vacuna cuando ésta sea desarrollada, debido a las dificultades técnicas de producción de suficientes dosis para satisfacer la demanda internacional que se estima que surgirá.
Moderna está a la vanguardia de los esfuerzos internacionales para desarrollar una vacuna, al igual que la Universidad de Oxford que está trabajando en sociedad con AstraZeneca, que ha lanzado también una prueba en gran escala con miles voluntarios cuyos resultados se esperan para septiembre.
Según el diario The New York Times, actualmente existen al menos 135 vacunas en todo el mundo que se encuentran en distintas etapas de desarrollo.
Paralelamente, el ministro de Salud italiano, Roberto Speranza, comunicó que junto con Alemania, Países Bajos y Francia su país firmado un contrato con la sociedad AstraZeneca para el suministro de hasta 400 millones de dosis de vacunas destinadas a toda la población europea y que podrían estar preparadas a finales de año.
Se trata de la vacuna que está siendo experimentada en la Universidad de Oxford y que ha contado con la participación del grupo farmacéutico AstraZeneca y el italiano IRBM y que se encuentra en un "estado de experimentación avanzado y que finalizará en otoño con la distribución de las primeras de dosis a finales de año", explico el ministro.
"Con la firma de hoy viene un prometedor primer paso adelante para Italia y Europa. La vacuna es la única solución definitiva en Covid 19. Para mí, siempre se considerará un bien público global, el derecho de todos, no el privilegio de unos pocos", agregó.
Los países de la Unión Europea (UE) se habían mostrado favorables a que la Comisión Europea (CE) diseñase un sistema para la adquisición temprana y centralizada de vacunas contra el COVID-19 y que, una vez disponibles, se distribuyan simultáneamente en función de los Estados miembros.
El coronavirus hasta la fecha ha matado a más de 425.000 personas en todo el mundo , según datos de la universidad estadounidense Johns Hopkins, mientras que el total de casos de infección es de casi 7.630.000.
El país más afectado del mundo sigue siendo Estados Unidos, con alrededor de 115.000 muertes y más de dos millones de casos, mientras que en Italia se cuentan más de 34.000 fallecidos.
La vacuna en la que está trabajando la Universidad de Oxford involucra a 5000 voluntarios sanos en el Reino Unido, ya seleccionados, y otros tantos en Brasil.
Aunque la fase 3 se duplicará en Brasil ya que la baja circulación actual del virus en Europa hace que sea más complejo para los científicos analizar su efectividad.
Los resultados de la fase 3 sobre la eficacia de la vacuna se esperan para finales de septiembre. Por otro lado, se espera que los resultados de la fase 1 se publiquen en unas pocas semanas.
Los británicos fueron los primeros en llegar a un acuerdo para la compra de 30 millones de dosis y la compañía había anunciado que estaba trabajando en acuerdos paralelos, también con otros gobiernos europeos, para garantizar "un suministro amplio y equitativo de la vacuna en el mundo, con un modelo sin fines de lucro, durante la pandemia". Aurora y EFE

Fuente: Aurora Digital Israel

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
La Universidad de Oxford, financiada por el gobierno británico, se ha asociado con esta empresa farmacéutica para fabricar y distribuir en todo el mundo la vacuna que está desarrollando. "Estamos empezando a producir esta vacuna ahora, tiene que estar lista para cuando tengamos los resultados", dijo el director ejecutivo de la compañía. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: STR El grupo farmacéutico británico AstraZeneca afirmó el viernes que espera resultados en septiembre sobre la eficacia de la vacuna contra el coronavirus en el que está trabajando con la Universidad de Oxford.
"En septiembre deberíamos saber si tenemos o no una vacuna efectiva", dijo a la BBC el director ejecutivo de la compañía, Pascal Soriot.
La Universidad de Oxford, cuyo proyecto está financiado por el gobierno británico, se ha asociado con esta empresa farmacéutica para fabricar y distribuir en todo el mundo la vacuna que está desarrollando.
Los ensayos clínicos con humanos comenzaron a finales de abril en el Reino Unido y deben hacerlo este mes en Brasil, que es ahora "el epicentro de la epidemia", dijo Soriot. Para ganar tiempo, se decidió no esperar a los resultados antes de comenzar la producción.

Mira también La ONU pide una "vacuna del pueblo" mientras Brasil bate récords de muertos "Estamos empezando a producir esta vacuna ahora, tiene que estar lista para cuando tengamos los resultados", aseguró Soriot.
Esta estrategia representa un "riesgo financiero" pero "es la única manera de tener una vacuna disponible" rápidamente en cuanto se confirme su eficacia, añadió.
AstraZeneca ha firmado acuerdos para establecer cadenas de suministro paralelas, entre ellas una con el Instituto Serum de la India para la entrega de mil millones de dosis a los países de ingresos medios y bajos, a fin de duplicar la capacidad de producción hasta los dos mil millones de dosis.
El jueves, el grupo anunció un acuerdo de 750 millones de dólares con dos organizaciones internacionales especializadas, CEPI y GAVI, para la fabricación y distribución de 300 millones de dosis, con entrega a partir de finales de año.
Un total de diez proyectos de vacunas contra la COVID-19 han alcanzado la fase de ensayos clínicos en todo el mundo.
(Información de la AFP)
Newsletter Todo sobre el coronavirus
La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto ilustracion: Fernando Zhiminaicela Pixabay
El Ministerio de Salud anunció cuatro nuevos casos fueron diagnosticados con la enfermedad COVID-19, el sábado.
De esta manera, el número de casos activos con coronavirus en Israel se eleva a 2.343. De esta cifra, 36 infectados se encuentran en grave estado.
La cifra de víctimas fatales desde que comenzó la pandemia en el país asciende a 279. Hasta el momento, 14.090 enfermos de coronavirus se han recuperado.
A principios de esta semana, un bebé en Tel Aviv fue diagnosticado con coronavirus obligando a otros en su misma guardería cumplir una cuarentena hasta el 25 de mayo.
También, la maestra de un jardín de infantes de Rehovot fue diagnosticada con el virus.
Mientras tanto, el país se prepara para reabrir bares, cafés y restaurantes en la semana próxima, de cara a la festividad hebrea de Shavuot o la “Fiesta de las Primicias”.
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243