Marzo 02, 2021
Nasser Shabani Foto: Khamenei.ir

El coronavirus le quitó vida a uno de los altos comandantes del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica, Naser Shabaní, quien tuvo varias responsabilidades en ese cuerpo elite a lo largo de los últimos 37 años.
Shabaní ha sido comandante en varios rangos, como comandante del cuerpo urbano, de cuerpos provinciales y regionales y perdió ayer su vida por estar contagiado de coronavirus, informaron hoy medios locales que destacan su liderazgo militar.
A principios de la revolución, Shabaní fue comandante de la Guardia Revolucionaria en la ciudad norteña de Amol en la provincia de Mazandaran, donde dirigió las sangrientas luchas contra anti revolucionarios y comunistas y los venció.
Shabaní fue comandante durante la guerra entre Irán e Irak (1980-1988); su papel fue fortalecida debido a su presencia en la operación Mersad, llevada a cabo en el año 1988 contra los Muyahedin Jalq.
Asimismo fue el ex jefe adjunto de la base Saralah, que es una de las bases de seguridad de Teherán y es la unidad de seguridad más importante de ese cuerpo elite.
Varias figuras, diputados parlamentarios y responsables a nivel nacional están contagiados en Irán de COVID-19.
De los más de once mil enfermos, un total de 514 han muerto y 3.529 ya se han recuperado de COVID-19 y han sido dados de alta de los hospitales. EFE
La utilización de mascarillas se ha convertido en una imagen cotidiana. Foto: REUTERS/ Ronen Zevulun

Una rápida revisión de la prensa israelí y de los portales web especializados en divulgación dan cuenta del masivo contingente de medidas e inventos que está generando Israel en la lucha contra este virus. Y, honestamente, ¿se esperaba algo menos del país que se distingue por ser una nación de emprendedores?
Israel se ha destacado en ciertos ámbitos por la jutzpá al tomar medidas únicas y ejemplares. Demos un vistazo a algunas de estas soluciones que tanto las autoridades como las empresas y los emprendedores israelíes han puesto a disposición del mundo en este breve lapso de alarma por el coronavirus:
Inminente vacuna contra el coronavirus, que aún está en preparación pero cuyo arribo se espera pronto.
Acción temprana y posiblemente sobredimensionada, cualidad que el primer ministro Netanyahu ha dicho preferir antes que la subpreparación.
Ropa protectora y mascarillas innovadoras.
Cursos de manejo de estrés dirigido a los operadores chinos de salud.
Jabones antivirales, basados en ingredientes vegetales, que aumentan la efectividad de las máquinas lavamanos.
Máquinas despejadoras de pulmones para la asistencia de pacientes con neumonía, especialmente en los casos pediátricos o con dificultades para toser.
Desarrollo de telas antimicrobiales para mascarillas.
Instalaciones y tratamientos con un mínimo de contacto físico y monitoreo remoto de pacientes infectados para garantizar un efectivo y real aislamiento.
Aparatos portátiles y de fácil uso para una detección temprana y eficiente.
Sensores de monitoreo para camas de pacientes hospitalizados.
Programas de inteligencia artificial aplicada a la medicina del coronavirus.
Sensores corporales tipo "stickers".
Asistentes robot para pacientes.
Kits de diagnóstico rápido.
Software para el desarrollo remoto de negocios y educación para que las cuarentenas y aislamientos no incidan negativamente en la economía o en la educación.
Fondos de emergencia para asistencia de negocios afectados en Israel.
Habilitación de protocolos exclusivos en la Fuerza Aérea para garantizar el flujo constante de los suministros necesarios.
Línea de emergencias del Magen David Adom [equivalente israelí a la Cruz Roja] conectada con médicos para la atención especializada en coronavirus.
Sesiones y eventos de brainstorming, hackaton y otros eventos en busca de soluciones tecnológicas disruptivas e innovadoras.

Por Israel21c
Fuente Aurora Digital Israel
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Los médicos y los especialistas en salud afirman que lavarse las manos es la mejor protección contra el coronavirus que ya infectó a 112.000 personas desde finales de diciembre. Sin embargo, el jabón y el agua comunes no pueden eliminar todos los microbios.


Pero hay dos compañías israelíes que unieron sus esfuerzos para conseguir que su lavado de manos sea 100 por ciento efectivo para matar al virus sin contar con sustancias complicadas como el blanqueador.
Todo comenzó con el uso de la microestación de higiene de Soapy que ya está en uso en varios países. La máquina proporciona una cantidad óptima de agua (tomada de la atmósfera) y jabón por cada 20 segundos de lavado de manos mientras una interfaz de visión por computadora verifica que la operación de haya realizado de forma correcta.
El jabón especial incluye una sustancia derivada de plantas que mata al tobamovirus, un microorganismo más resistente que el coronavirus.
Una historia increíble ocurrida en Israel reunió a Soapy con el científico investigador de virología de plantas Aviv Dombrovsky de la Organización de Investigación Agrícola del Centro Volcani ubicada en Rishon LeZion.
Tiempo atrás, cuando recogía a su hijo de preescolar, Dombrovsky comenzó a conversar con el padre de un compañero del niño. Ese padre trabaja en Soapy y le dijo a Dombrovsky lo que querían hacer. «Otra compañía israelí, Green Life, fabrica un producto a base de plantas que uso para la desinfección del suelo. Lo que hice fue reunir a ambas empresas porque Soapy tenía la máquina y Green Life el producto”, describió Dombrovsky.
En diciembre de 2019, antes de que el coronavirus llegara a China, el producto biodegradable Green Life fue probado en la fórmula de jabón de Soapy para ver si podía matar el tobamovirus de las manos. Este es altamente resistente y puede sobrevivir a las altas temperaturas y permanecer en las superficies durante más de un año.
Los resultados de lo investigado fueron publicados recientemente y mostraron que la combinación del producto de Green Life y la máquina de Soapy fue 100 por ciento efectiva en 72 muestras.
"Ahora se puede utilizar nuestra tecnología para controlar el entorno de higiene de manos. Al lavarse una persona las manos durante los 20 segundos recomendados, recibirá la cantidad correcta del producto junto al agua con su temperatura adecuada y los comentarios en el punto de uso que dirán si la acción se hizo de forma ideal”, dijo Simonovsky.
La máquina y el jabón pueden ser comprados en la página web de Soapy con un descuento especial que Simonovsky pensó a causa de la actual crisis mundial. El equipo se envía a todo el mundo y es mantenido con una suscripción mensual.
Por Israel21c

Fuente : Aurora Digital Israel
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
El tomate es una de las comidas esenciales en la dieta de todo israelí. Foto: Pixabay

Durante las últimas semanas, los ciudadanos israelíes, nos encontramos inundados de noticias relacionadas con el virus corona y los resultados de las elecciones. Es claro que, la preocupación sobre ambos acontecimientos genera preguntas en los israelíes acerca del futuro, y muy claramente nos permite observar cuáles son las verdaderas prioridades de la población.
Independientemente de los resultados de las negociaciones existentes para la formación del gobierno, queda claro que necesidades básicas como un sistema de salud capaz de afrontar mega acontecimientos como lo es una epidemia, es algo imprescindible. Sin duda, el reconocimiento de esta prioridad es de total consentimiento entre los israelíes.
Bajo esta realidad, mi intención es poder hacer foco en otras importantes prioridades que frente a la dimensión de los acontecimientos quedan, quizás, en segundo plano.
En estos días el gobierno decidió obligar a todos aquellos que regresen del exterior, a entrar en aislamiento (cuarentena) por el lapso de dos semanas. La consecuencia práctica de ello es que, si bien las fronteras del país no se cierran, el tránsito desde y hacia Israel se reduce al mínimo. Un peor escenario podría obligar al cierre total de las fronteras, y con ello toda llegada y salida de personas y mercaderías.
La experiencia que se acumuló en este tipo de situaciones nos señala claramente que parte de la población entra en pánico y con él, compra impulsivamente alimentos por miedo a encontrarse en una situación de desabastecimiento.
Es en esta situación en la cual la producción agrícola local se transforma en una actividad de alto valor estratégico, cuya función es el suministro continuo de alimentos a la población, asegurando el derecho de toda persona a tener acceso a alimentos sanos y nutritivos sin padecer hambre. Es de suponer que Israel no llegará a una situación de hambruna y que la discusión es básicamente hasta qué lugar los gobiernos de Israel hoy día y en el futuro deben apoyar la permanencia de la agricultura local que asegure durante los periodos de aislamiento el abastecimiento de alimentos frescos.
Uno de los ejemplos que nos muestra la problemática de Israel en llevar al mercado de productos frescos a una total liberación es el ejemplo del tomate. El tomate es uno de los productos más importantes de la canasta familiar israelí. Componente importante de la dieta y presente en prácticamente todas las comidas. Desde el desayuno a la cena, el tomate tiene un lugar de honor en el plato de la mayoría de los israelíes.
El Tomate pertenece a la familia de las solanáceas, o en otras palabras podríamos decir que es pariente cercano de la papa, berenjena y los ajíes. Con la llegada a Europa durante el siglo XVI, la planta de tomate es recibida con sospechas debido a su parecido con la belladona que es una planta con componentes venenosos y alucinógenos. La iglesia cristiana y los rabinos en la religión judía consideraban al tomate una planta prohibida porque se pensaba que generaba en las personas inmoralidad, prostitución, etc. Con su posterior y definitiva aceptación se transforma en una parte importante de la dieta y durante los últimos años se sabe que además de suministrar nutrientes, contiene compuestos bioactivos con efectos fisiológicos sobre la salud como, por ejemplo, antioxidantes como es el licopeno el cual se encuentra en altas concentraciones sobre todo en la cáscara del tomate.
El consumo de tomate en Israel alcanza los 25kg/persona/año, considerado relativamente alto y de importancia en su aporte al precio de la canasta familiar. Se puede afirmar que el tomate en Israel es una “verdura política”. ¿Qué significa esto?
Durante los últimos años, la producción agrícola en general y el tomate en particular vinieron sufriendo un desgaste en la rentabilidad, descenso en las inversiones y en muchos casos el abandono de la actividad por parte de aquellos agricultores que no pudieron hacer de la agricultura un negocio rentable. Paralelamente, cuando la premisa es tomar como única prioridad el precio al consumidor, las políticas oficiales alentaron las importaciones como freno a los aumentos de precios por falta de oferta (desabastecimiento temporario) que muchas veces se genera debido a fenómenos climáticos extremos como olas de calor, frío, plagas, reducción de las cuotas de agua, etc. El problema se agrava cuando la liberación de las importaciones no es un episodio temporal y se transforma en permanente. Desde el punto de vista del gobierno, y especialmente para el ministerio de finanzas, los culpables del aumento en los precios son los agricultores israelíes y es así que la importación de tomates es continua y no se tiene en cuenta las consecuencias sobre los productores locales de tomate. Así ocurrió en los últimos años con los tomates, lo cual desato una ola de protestas por parte de los agricultores israelíes. Una verdadera “guerra del tomate”. En momentos en los cuales el abastecimiento pudo haber sido suministrado por agricultores israelíes, se permitió la libre importación desde Turquía. Es en este caso en el cual no solo el precio es importante. Un ejemplo de ello es el estándar de producción.
El estándar de calidad determina por ejemplo el tipo de agua que se usa para el riego, cantidad de agroquímicos y residuos de los mismos, etc. Estas exigencias son estrictas en referencia al productor israelí, mientras que el tomate proveniente de Turquía, si bien es más barato (bajos costos de mano de obra, agua, etc.) no posee el mismo grado de estandarización y las exigencias son mínimas y están muy por debajo de las normas en Israel.
Como nos enfrentamos a situaciones más complejas como es la pandemia generada por el coronavirus (COVID-19), el avance del virus ha provocado que en muchos lugares de Europa y Asia hayan comenzado a sentir la escasez de productos debido a la reducción de las importaciones. En muchos casos, el movimiento de productos básicos disminuyó e inclusive se comienzan a oír voces que dicen suspender la entrada de alimentos cuyo origen pueda ser problemático.
Durante años la agricultura israelí supo, a pesar de las limitaciones de recursos naturales como tierras, agua y clima desfavorable, asegurar el suministro de productos alimentarios de alta calidad bajo situaciones de crisis, aislamiento internacional, etc. ¿Qué ocurre hoy, cuando la agricultura está en crisis y la reconstrucción de las infraestructuras se encuentran al límite de la viabilidad económica?
Afortunadamente, la agricultura israelí también hoy, y a pesar de las crisis, es capaz de producir la mayoría de los productos y ahora en los días del virus Corona, es clara y comprensible. Más que nunca, la agricultura es responsable de la seguridad alimentaria de los ciudadanos israelíes.
Independientemente del tomate u otros productos agrícolas, la agricultura es un sector de interés nacional que posee valor estratégico, produciendo beneficios para el estado y sus ciudadanos. Independientemente de su valor estratégico en períodos de crisis como el actual, el día a día nos demuestra que no se puede prescindir de su valor como preservador de tierras en los límites del país y aquellas consideradas tierras marginales como así también espacios abiertos y pulmones verdes. La agricultura posee un importante aporte a la dispersión de la población. Es el único sector que usa eficientemente los efluentes producidos en las zonas urbanas.
Deberá tenerse en cuenta que no existen soluciones mágicas y el aumento de la productividad en la agricultura puede tomar meses o años. Me niego a pensar en la posibilidad de preguntarnos, durante la próxima crisis, porque no pensamos en ello antes.

Fuente : Aurora Digital Israel
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Xi Jinping inspeccionó el hospital Huoshenshan, construido en solo diez días tras declararse el brote. La visita es un signo de que las autoridades están empezando a controlar la propagación de la enfermedad.
El presidente chino Xi Jinping llegó este martes a Wuhan, el epicentro de la epidemia de coronavirus, en su primera visita a esta ciudad, un signo de que las autoridades están empezando a controlar la propagación de la enfermedad.

Esta urbe del centro de China, capital de la provincia de Hubei, está totalmente aislada desde el 23 de enero.
Poco antes de la visita, el ministerio de Sanidad había publicado nuevas cifras esperanzadoras.
El número de nuevos contagios el martes fue solo de 19, lo que podría indicar que las drásticas medidas de aislamiento están dando resultado.
Se trata de una caída espectacular en relación con las cifras diarias de febrero. En comparación, Italia, el país de Europa más afectado, anunció el lunes 1.800 nuevos casos de contagio.
Xi Jinping, ausente cuando empezó la crisis, aparece desde febrero en los medios como el artífice de la lucha contra el nuevo coronavirus, dando "instrucciones" y "discursos importantes". El martes, en Wuhan, el presidente visitó "nada más salir del avión" el hospital Huoshenshan, construido en solo diez días por un ejército de obreros, indicó la televisión oficial CCTV.
Según las imágenes de la agencia de prensa Xinhua, Xi Jinping, llevando mascarilla, habló con los enfermos y el personal médico por videoconferencia. (AFP)
Fuente RPP

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243