Diciembre 06, 2021
Foto: REUTERS / Lucas Jackson
El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este martes que el mundo tiene el "deber de actuar" contra los "ataques violentos" de Irán a las refinerías saudíes y su "deseo de sangre".
Trump subrayó al mismo tiempo que EE.UU. "nunca ha creído en los enemigos permanentes" y no quiere cerrar la puerta a la diplomacia.
"Todas las naciones tienen un deber de actuar. Ninguna nación responsable debería satisfacer el deseo de sangre de Irán", dijo Trump en su discurso ante la Asamblea General de la ONU que este martes se celebra en Nueva York.
Además, el presidente estadounidense llamó "marioneta de Cuba" a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, y prometió que Estados Unidos seguirá del lado del pueblo venezolano "hasta que se restaure la democracia".
"El dictador Maduro es una marioneta cubana protegida por guardaespaldas cubanos", sentenció Trump durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU.
Trump denunció que Cuba "saquea la riqueza de Venezuela" para mantenerse a flote, y pidió "a los venezolanos atrapados en esta pesadilla" que no olviden que Estados Unidos "está unido apoyándoles", con "vastas cantidades de ayuda humanitaria" preparadas.
"Estamos siguiendo muy de cerca la situación en Venezuela. Esperamos el día en que se restaure la democracia y Venezuela sea libre", agregó.
El mandatario dijo que la situación en Venezuela es un recordatorio de que "el socialismo y el comunismo no se tratan de justicia ni de sacar a la gente de la pobreza", un mensaje que también le sirve para combatir al ala más izquierdista del Partido Demócrata en EE.UU.
Donald Trump definió el socialismo como "el destructor de las naciones y de las sociedades" y advirtió de sus efectos nefastos "cuando se combina con las nuevas tecnologías", sin dar más detalles.
El mandatario citó a Cuba, Venezuela y Nicaragua como los países donde la democracia está más amenazada en el continente, sin dar más detalles.
Durante su discurso, se pudo ver a una representante de la delegación de Venezuela en la Asamblea General leyendo un libro sobre el libertador Simón Bolívar, cuyo título no llegaron a captar bien las cámaras, pero que parecía ser "Bolívar, héroe, genio y pensamiento universal", de Iván Guillermo Rincón Urdaneta. EFE
Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Mark Esper y Donald Trump Foto: Casa Blanca Shealahh Craighead Wikimedia Dominio Público
El presidente de EE.UU., Donald Trump, optó por golpear con sanciones el banco central iraní, en un intento por asfixiar económicamente a Irán, además de aprobar el envío de tropas a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (UAE) en respuesta al reciente ataque contra refinerías sauditas.
"Las sanciones más altas que jamás se han impuesto sobre un país", presumió Trump, que habló con la prensa en el Despacho Oval y en presencia del primer ministro de Australia, Scott Morrison.
El Gobierno estadounidense acusa al banco central iraní de haber financiado desde 2016 con miles de millones de dólares a la Guardia Revolucionaria iraní, a la iraní Fuerza al Quds y al grupo chií libanés Hezbollah, todos ellos considerados grupos terroristas por Washington.
"Esto es muy importante. Ahora hemos cortado todos los posibles fondos para Irán", manifestó el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, que acompañó a Trump.
Mnuchin explicó que el Tesoro también sancionó al Fondo de Desarrollo de la República Islámica, el fondo soberano de inversión iraní cuyo objetivo es usar las ganancias de la venta de gas y petróleo para el desarrollo del resto de la economía persa, según detalla en su web.
EE.UU. afirma que el presidente iraní, Hassan Rohaní, forma parte de su junta directiva y acusa a esa institución de haberse convertido en una fuente de divisas extranjeras que financia a la Guardia Revolucionaria y a la Fuerza al Quds, así como al Ministerio de Defensa de la República Islámica.
En plena escalada de tensión con Irán, Trump se inclinó por las sanciones pero también por el músculo militar en respuesta al ataque del sábado a la petrolera saudita Aramco, que Riad atribuye a Teherán y que inicialmente fue reivindicado por los rebeldes hutíes en el Yemen.
Tras su cita con Morrison, Trump se reunió con sus asesores en seguridad para estudiar la respuesta militar a Teherán.
Al término de la reunión compareció el jefe del Pentágono, Mark Esper, que anunció el envío de un número indeterminado de tropas a Arabia Saudita y EAU "de naturaleza defensiva y (que) se centrarán principalmente en la defensa aérea y de misiles".
Esper dijo que EE.UU. también "trabajará para acelerar la entrega de armamento a Arabia Saudita y EAU para mejorar su habilidad de defenderse a sí mismos".
"Creemos que por ahora esto será suficiente pero esto no quiere decir que no pueda haber despliegues adicionales de ser necesarios basados en la situación cambiante", añadió.
Por su parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Joseph Dunford, que participó de la reunión con Trump y de la rueda de prensa junto a Esper, dijo que el despliegue será "moderado" y aunque no especificó el número de soldados dijo que no serán miles.
En la rueda de prensa con Morrison previa a la reunión con Esper y Dunford, Trump dijo que lo más "fácil" sería atacar a Irán, pero también afirmó que prefiere mostrar "fuerza" no autorizando una ofensiva inmediatamente y evaluando diferentes posibilidades.
"Ir contra Irán sería una decisión muy fácil. Mucha gente piensa que podría estar dentro en unos dos segundos", reflexionó Trump.
Según medios estadounidenses, el Pentágono también iba a poner sobre la mesa de Trump posibles operaciones clandestinas con objetivos como los lugares desde los que Irán lanza sus drones y misiles de crucero, además de donde almacena sus armas.
Las opciones que propone el Pentágono no incluyen ataques a gran escala y se centran más bien en operaciones clandestinas con objetivos como los lugares desde los que Irán lanza sus drones y misiles de crucero, además de donde almacena sus armas, de acuerdo con el diario The New York Times.
Por su parte, las autoridades iraníes declararon que no quieren una guerra, pero aseguraron que responderán con todos los medios a su alcance en caso de una ataque.
EE.UU. también ha rebajado ligeramente su retórica. Tras el ataque contra las refinerías sauditas, Pompeo, apuntó directamente a Irán y este miércoles llegó a proclamar que esos ataques constituían un "acto de guerra".
Sin embargo, tras su visita a Arabia Saudita y Emiratos, Pompeo aseguró que su prioridad es buscar "una solución pacífica" y "construir una coalición" para conseguirlo.
Para formar esa coalición, EE.UU. podría intentar recabar apoyos durante la Asamblea General de la ONU que se celebra la semana que viene en Nueva York. EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Incendio tras el ataque a la refinería de Aramco en Abqaiq Arabia Saudita Foto: REUTERS
Los rebeldes hutíes del Yemen lanzaron hoy un ataque con diez aviones no tripulados contra dos refinerías de la petrolera estatal saudita Aramco en el este de ese país árabe, donde causaron sendos incendios que ya han sido controlados, informaron fuentes rebeldes y de Riad.
El portavoz militar hutí, Yahya Sarea, informó en un comunicado de que las instalaciones atacadas esta mañana se ubican en las áreas sauditas de Abqaiq y Khurais y precisó que los impactos de los diez drones fueron "precisos y directos".
En línea con su retórica habitual, Sarea justificó los ataques como una respuesta "legítima" a las agresiones de los últimos cinco años contra el Yemen, donde Riad lidera una coalición militar en favor del Gobierno yemení reconocido internacionalmente.
"Prometemos al régimen saudita que nuestras operaciones futuras se expandirán más y más y serán más dolorosas que antes mientras continúen las agresiones y el asedio", concluyó el portavoz militar de los rebeldes.
Por su parte, una fuente del Ministerio de Interior saudita citada por la agencia oficial del reino, SPA, confirmó que los equipos encargados de la seguridad de Aramco han extinguido dos fuegos causados por aviones no tripulados en el este del país.
Ambos incendios fueron ya controlados y se ha lanzado una investigación para esclarecer los detalles del incidente, precisó la fuente.
Este es el segundo ataque de envergadura de los rebeldes yemeníes en menos de un mes contra instalaciones de Aramco, al que las agencias crediticias Moody's y Fitch consideran la empresa con más ganancias del mundo, con un beneficio neto que estimaron en 111.100 millones de dólares en 2018.
Los ataques con drones a aeropuertos y objetivos militares y petroleros sauditas son comunes desde las filas rebeldes, y en las últimas semanas se han producido casi diariamente.
El conflicto yemení estalló a finales de 2014 cuando los rebeldes ocuparon Saná y otras provincias del país y expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, hoy exiliado en Arabia Saudita.
Riad y sus aliados árabes intervienen militarmente en el conflicto desde marzo de 2015 para tratar de derrotar a los hutíes, apoyados por Irán, y restituir al dirigente exiliado. EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Marino estadounidense vigila el Estrecho de Ormuz Foto: Aaron Ansarov Marina de EE.UU. Wikimedia Dominio Público El Gobierno de Arabia Saudita y los países árabes llamaron a la comunidad internacional a que asuma sus "responsabilidades" y garantice la seguridad de las rutas marítimas y de los barcos comerciales tras una denuncia de sabotaje contra varios buques en momentos de aumento de la tensión en el golfo Pérsico.
Apenas tres días después de que la Autoridad Marítima de Estados Unidos advirtiera sobre posibles actos de sabotaje de "Irán o sus intermediarios locales" contra naves comerciales en el golfo Pérsico, Emiratos Árabes Unidos denunció ayer el sabotaje contra cuatro barcos al este del emirato de Fujairah.
El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales saudita, Khalid al Falih, informó de que dos barcos cisterna del país fueron saboteados en esa zona, en alusión a una serie de explosiones.
En su declaración, recogida por los medios oficiales sauditas, el ministro señaló que hubo "daños significativos", que no especificó, aunque resaltó que no se registraron víctimas.
"Afortunadamente, el ataque no causó víctimas ni derrames de petróleo, pero en cualquier caso ocasionó daños significativos a las estructuras de los dos barcos", indicó el ministro.
Al Falih consideró que el ataque buscaba socavar la libertad de navegación marítima y la seguridad en el suministro de combustible a los consumidores de todo el mundo.
Por ello, destacó la "responsabilidad compartida" de la comunidad internacional a la hora de proteger la seguridad de navegación y de los petroleros.
Según Al Falih, uno de los buques fue saboteado cuando se dirigía a cargar crudo saudita en el puerto de Ras Tanura para entregar a clientes de la petrolera estatal Aramco en Estados Unidos.
El incidente y la consiguiente reacción se producen en momentos en que Estados Unidos está desplazando a la zona al USS "Abraham Lincoln", un portaaviones nuclear de la clase Nimitz, y el buque anfibio USS "Arlington", además de misiles Patriot y bombarderos.
El envío de estos barcos, según el Pentagono, se debe a "indicaciones" de que Irán se prepara para "llevar a cabo operaciones ofensivas contra fuerzas e intereses estadounidenses en la región", algo que ha rechazado Teherán.
El pasado jueves, la autoridad marítima estadounidense advirtió de posibles ataques contra "barcos comerciales, incluyendo petroleros, o buques militares estadounidenses en el mar Rojo, en el estrecho de Bab al Mandab y en el golfo Pérsico".
Coincidencia o no, lo cierto es que la denuncia del ataque ha llevado a saudíitas y emiratíes a solicitar la implicación internacional en momentos de nuevas tensiones con Teherán después de que EEUU anunciara en abril el fin de las exenciones a la compra de crudo iraní.
Las autoridades emiratíes llamaron ayer a la comunidad internacional a "asumir las responsabilidades" de evitar actos de sabotaje como los denunciados por parte de quienes intentan socavar la seguridad del tráfico marítimo, en una velada referencia a Irán.
El viceministro de Exteriores emiratí, Anwar Gargash, indicó hoy en Twitter que la investigación del ataque a los cuatro buques se está realizando "profesionalmente, y las verdades se revelarán".
Dijo que el gran "apoyo y respaldo" a Emiratos "tras el accidente de sabotaje premeditado a cuatro buques en nuestra agua regional" se debe a la postura de su país en apoyo de "la paz y la estabilidad".
La Liga Árabe reaccionó también alertando de que "estos actos criminales se consideran como una violación peligrosa de la libertad y la seguridad de las vías de comercio y del transporte marítimo".
El secretario general del mecanismo panárabe, Ahmed Abulgueit, condenó los actos afirmando que la amenaza contra las fronteras terrestres o marítimas de cualquier país miembro de la Liga supone una violación "inaceptable de la seguridad árabe nacional".
El analista político del Centro de Investigación y Estudios Islámicos Rey Faisal, Hisham al Ghannam, consideró que estos incidentes son "una escalada peligrosa, pero hasta ahora no se puede acusar a nadie".
"El estilo y la manera iraní son muy claros y se pueden ver en un ataque como este, así como en su celebración por parte de algunos funcionarios iraníes y los medios de comunicación que están afiliados a Irán", indicó el analista del centro de pensamiento saudita.
"Esto es un acto alarmante y preocupante", agregó. EFE
Ilustración Barco petrolero Foto: David B. Hudson Marina de EE.UU. Wikimedia Dominio Público
El Gobierno saudita indicó hoy que dos buques petroleros de este país fueron objeto de un "sabotaje" en la zona exclusiva económica de Emiratos Árabes Unidos (EAU) el domingo, en el área de Fujairah, donde ayer las autoridades denunciaron que cuatro barcos habían sido objeto de un ataque.
El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales saudí, Jalid Al Falih, indicó que en la mañana del domingo se produjo el ataque contra los dos barcos en su ruta a través del Golfo Pérsico destacando que produjo "daños significativos" en los buques pero no causó víctimas.
Uno de los buques iba camino a cargar petróleo saudita al puerto de Ras Tanura para entregar a clientes de la petrolera estatal Aramco en Estados Unidos, indicó el ministro según la agencia estatal saudita SPA.
El ministro indicó que el ataque busca socavar la libertad de navegación marítima y la seguridad en el abastecimiento de combustible a los consumidores de todo el mundo.
Además, destacó la responsabilidad compartida de la comunidad internacional de proteger la seguridad de navegación y la seguridad de los petroleros.
El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos aseguró ayer que cuatro buques comerciales habían sido objeto de "operaciones de sabotaje" al este del emirato de Fujairah, es un "incidente grave" del que no ofreció más detalles.
Las autoridades emiratíes llamaron a la comunidad internacional a "asumir las responsabilidades" de evitar tales acciones por parte de quienes intentan socavar la seguridad del tráfico marítimo.
El diario libanés Al Mayadeen, citando "fuentes de la región del Golfo", indicó en la mañana del domingo que había habido "fuertes explosiones en el puerto de Al Fujairah".
El Gobierno de EAU y el departamento de prensa del emirato desmintieron esta información y anunciaron que las operaciones en el puerto continuaban "con normalidad, sin ninguna interrupción".
Aunque no ha habido una alusión directa a Irán las acusaciones de los países árabes parecen dirigirse al Gobierno de Teherán.
El incidente se produce en un momento de repunte de la tensión con Irán, con el envío de varios buques estadounidenses a la zona.
Estados Unidos anunció en abril el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios (China, India, Italia, Grecia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía) para que siguieran comprando petróleo a Irán. EFE

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243