Junio 16, 2024

Guerra en Ucrania: La política de Israel hacia Rusia se debe a necesidades nacionales judías y no debe estar guiada por exigencias de seguridad Destacado

Marzo 13, 2022 571 0
La necesidad nacional judía es el factor influyente en la política cautelosa de Israel frente a Rusia a la luz de la guerra en Ucrania
Foto captura de pantalla de la reunión del primer ministro Naftali Bennett y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Sochi, Rusia, en octubre de 2021. Por Tal Beeri
Como estado judío, Israel tiene un interés claro y fundamental en mantener relaciones normales con Rusia en estos días. El interés claro y fundamental de Israel es garantizar la seguridad de unos 200.000 judíos que viven actualmente en Rusia y Ucrania. La comunidad judía en Rusia suma alrededor de 150.000 judíos, mientras que la comunidad judía en Ucrania llega a unas 40.000 almas.
Ningún país del mundo se encuentra en una situación similar a la que se encuentra Israel. Israel tiene que hacer todo lo que esté a su alcance para proteger y mantener a salvo a decenas de miles de personas que viven en Rusia y Ucrania, incluso si eso significa que el primer ministro israelí deba viajar a Moscú en medio de la crisis, reunirse con el presidente ruso y actuar como intermediario con los países occidentales y Ucrania. Como estado judío, el Estado de Israel siempre ha tratado a los judíos que viven en todo el mundo como si fueran sus propios ciudadanos que viven en el país. Por lo tanto, la conducta de Israel frente a Rusia durante la crisis por la guerra en Ucrania debe ser cautelosa.
Una conducta negligente por parte de Israel con respecto a Rusia puede afectar a las comunidades judías arraigadas en Rusia y Ucrania:
Con respecto a la comunidad judía en Rusia, existe preocupación por el posible desarrollo de una atmósfera antijudía en la opinión pública rusa o una situación en la que el gobierno ruso genere tal atmósfera como “acto de represalia”. Dada la situación, la comunidad judía en Rusia puede estar más expuesta a la actividad antisemita en su contra, lo que puede conducir a actos físicos de represalia, tales como dañar a los judíos, las instituciones judías, etc. Además, existe la preocupación de que las puertas de Rusia se cierren a los judíos y no puedan salir de Rusia. Hasta el momento, hay una tendencia creciente de judíos que desean abandonar Rusia. La razón principal de esta tendencia es la guerra en Ucrania y el miedo a lo que se avecina.
En el caso de la comunidad judía en Ucrania, hasta el momento se desconoce el destino del gobierno ucraniano. El régimen puede sufrir la transformación en un régimen bajo la influencia rusa. Existe una posibilidad perfectamente razonable de que los miembros de la comunidad judía en Ucrania (o al menos muchos de ellos) no tengan más remedio que emigrar a Israel. Una gran operación que facilite el traslado de los judíos ucranianos a Israel necesitaría la cooperación de quienes gobernarán y dominarán Ucrania. Existe una posibilidad perfectamente razonable de que en un futuro (próximo) los rusos sean los que gobiernen esencialmente a Ucrania. Hasta que se lleve a cabo tal operación de emigración, Israel querrá entregar ayuda humanitaria a las comunidades judías que viven en Ucrania, algunas ya bajo control ruso. Se necesita la cooperación rusa para tener éxito en la entrega de dicha ayuda humanitaria o llevar a cabo una operación importante que lleve a los judíos de Ucrania a Israel.
En cambio, los aspectos de seguridad relacionados con la actividad militar israelí en Siria no constituyen un motivo para que Israel siga una política cautelosa hacia Rusia y se diferencie de la conducta de Occidente contra Rusia (sanciones y envío de ayuda militar) en el contexto de la guerra en Ucrania. Preservar la política cautelosa de Israel frente a Rusia y diferenciar a Israel de la política occidental frente a Rusia es una necesidad en la que las vidas de decenas de miles de judíos dependen del “estado de ánimo” de los rusos.
*** Como potencia regional, Israel puede continuar realizando actividades militares en Siria incluso sin la coordinación con los rusos. Israel necesita establecer las reglas del juego. Puede constituir una palanca de influencia sobre los rusos y hacer que aceleren la carrera por la influencia contra Irán en Siria ***
En cuanto al aspecto de seguridad, la principal preocupación israelí es el temor de dañar a alguno de los diez mil soldados rusos que operan en el territorio sirio. A la luz de esto, se estableció un mecanismo de coordinación entre Israel y Rusia, en el que existe una “línea directa” operativa entre las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y el cuartel general ruso ubicado en la base Hmeimim al norte de Latakia, en el norte de Siria. La «línea directa» tiene como objetivo coordinar las actividades de la campa de entreguerras (CBW, por sus siglas en inglés) de Israel con los rusos. Sin embargo, es muy probable que en el pasado los rusos abusaran de la coordinación con Israel y, en algunos casos, expusieran las intenciones militares de Israel de antemano al eje radical chiíta liderado por Irán.
Israel sabe cómo comportarse militarmente en Siria, incluso sin coordinación con los rusos. Si bien requerirá esfuerzos de inteligencia adicionales para descartar la presencia rusa mientras se llevan a cabo operaciones de CBW. También requerirá una mayor gestión de riesgos. Aun así, esto es claramente posible.
Como potencia regional, es Israel quien debe establecer las reglas del juego en la región y no permitir que “actores” regionales hostiles (el eje chií radical liderado por Irán) o “actores” invitados, incluso si se los considera superpotencia (Rusia), establezcan las reglas y ecuaciones que inciden directamente en su seguridad. El Oriente Medio debe ser considerado un escenario, e Israel necesita establecer una regla central: cualquier amenaza a la seguridad de Israel, en cualquier parte del Oriente Medio, enfrentará con una respuesta independiente de Israel, y los otros «actores» deben tener esto en cuenta. Ellos son los que deben gestionar los riesgos relacionados con este dominio israelí y no al revés.
Tal política instaría a los rusos a intensificar su carrera por la influencia contra Irán en Siria, contribuyendo así a los intereses israelíes. Tal política israelí también beneficia a los países occidentales mientras enfrentan los desafíos planteados por los rusos (Ucrania), Irán (el acuerdo nuclear) y los chinos (Taiwán).
Fuente: Alma Research and Education Center AURORA DIGITAL
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 59 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 7330967 - 7266850  

  +Cel: (+51) 945002522