Septiembre 20, 2020

El programa nuclear iraní como catalizador del acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos Destacado

Agosto 22, 2020 54 0
Central nuclear de Bushehr en Irán Foto: REUTERS/Raheb Homavandi A security official stands in front of the Bushehr nuclear reactor, 1,200 km (746 miles) south of Tehran, August 21, 2010. Iran began fuelling its first nuclear power plant on Saturday, a potent symbol of its growing regional sway and rejection of international sanctions designed to prevent it building a nuclear bomb. REUTERS/Raheb Homavandi (IRAN - Tags: POLITICS ENERGY) Muchos factores contribuyeron al acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, pero parece que el principal contribuyente fue la firme posición de Israel contra el programa nuclear de Irán y su expansión militar en la región.

Tras la revolución de Jomeini en 1979 el desarrollo de armas nucleares se convirtió en el proyecto insignia de Irán. Este esfuerzo tenía inicialmente la intención de crear un terror disuasivo de cara al proyecto iraquí de armas nucleares, pero incluso después de la derrota de Irak en la Guerra del Golfo de 1991 y el derrocamiento del régimen de Saddam Hussein (2003), Teherán continuó desarrollando armas nucleares como un medio para lograr sus ambiciones imperialistas en el Medio Oriente y más allá.
Desde sus inicios, el régimen de los ayatolás ha apodado Estados Unidos e Israel, que tenían estrechos vínculos con el régimen del depuesto shá, como "Gran Satán" y "Pequeño Satán", respectivamente. Con excepción de la administración Obama, Washington y Jerusalén han cooperado durante mucho tiempo en el esfuerzo por frustrar las ambiciones nucleares y los designios imperialistas de Irán en la región.
Los Estados del Golfo árabe, por su parte, están preocupados por el régimen islamista de Teherán, que ha tratado repetidamente de socavar sus regímenes y que codicia sus vastos campos de petróleo y gas. El 12 de mayo de 2019, por ejemplo, cuatro buques mercantes fueron saboteados cuando atracaron en las aguas territoriales de EAU. Aunque Irán se abstuvo de asumir la responsabilidad, el incidente recibió una amplia cobertura en los medios de comunicación iraníes, que afirmaron que entre siete y diez petroleros, incluidos los barcos de propiedad saudí, sufrieron graves daños en el ataque. Aproximadamente un mes después dos petroleros fueron atacados en el Golfo de Omán.
Luego, el 14 de septiembre, los campos petrolíferos sauditas fueron atacados por vehículos aéreos no tripulados y misiles de crucero, un asalto que, según Riyadh, provocó una caída del 50% en su producción de petróleo y sacudió el mercado energético mundial. Aunque la milicia huti de Teherán se atribuyó la responsabilidad del ataque, fuentes occidentales creen que se llevó a cabo desde territorio iraní. Otra fuente de preocupación son los intentos de Irán de tomar el control del Golfo Pérsico, que los ponen en conflicto directo con Estados Unidos.
Estos hechos recuerdan un poco a la ocupación de Kuwait por Irak en agosto de 1990, después de que acusó al emirato de robar petróleo de campos en el sur de Irak. Y aunque el ejército iraquí fue expulsado de Kuwait a principios de 1991 por una coalición internacional liderada por Estados Unidos, hay pocas dudas de que, si acaso el programa de armas nucleares de Irak se hubiera materializado en ese momento, la historia habría sido muy diferente. Del mismo modo, no hay duda de que la adquisición de armas nucleares por parte del régimen islamista en Teherán tendría consecuencias de gran alcance en Medio Oriente y más allá.
Sin embargo, no fue solo la amenaza nuclear iraní lo que llevó a EAU a un acuerdo de paz con Israel. Aunque el ejército del emirato es considerado la cuarta fuerza más poderosa de la región, tanto en términos de su doctrina de guerra, que adquirió en EE. UU., Gran Bretaña y Francia, como en el armamento a su disposición, Emiratos Árabes Unidos (y el resto de las monarquías del Golfo) consideran Israel una potencia regional militar y tecnológica, cuya ayuda y apoyo deben procurarse.
Para Israel, el acuerdo es un avance de gran importancia estratégica que también contiene un enorme potencial económico. También puede llevar muy pronto a abrir la paz con Omán y Bahrein. Para la administración Trump, que negoció el acuerdo, es un logro histórico de política exterior, de particular valor en un año electoral. También se ajusta a la política de Washington de posicionar Israel como un factor estratégico estabilizador en el Medio Oriente.
No hay duda de que el acuerdo es un duro golpe para el régimen de Teherán. Es el último de una serie de reveses, desde el colapso económico, debido a las sanciones estadounidenses y la pandemia del coronavirus, pasando por las misteriosas explosiones en instalaciones estratégicas en territorio iraní, hasta la explosión masiva en el puerto de Beirut, que podría tener consecuencias adversas de gran alcance para su apoderado, Hezbolá.
Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
El teniente coronel (res.) Dr. Raphael Ofek, es investigador asociado del Centro BESA, es experto en el campo de la física y la tecnología nucleares que se desempeñó como analista senior en la comunidad de inteligencia israelí.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243