Septiembre 20, 2020

El acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos promete problemas para Ankara y Teherán Destacado

Agosto 20, 2020 62 0
Hassan Rouhani y Recep Tayyip Erdoğan Foto: Mohammad Hassanzadeh Tasnim News Agency CC BY 4.0 vía Wikimedia
En un avance extraordinario, los Emiratos Árabes Unidos e Israel acordaron establecer relaciones diplomáticas abiertas después de años de contactos secretos. Aparte de los palestinos, Turquía e Irán son los mayores perdedores de este desarrollo.
El histórico acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) que fue revelado por el presidente Donald Trump el 13 de agosto de 2020 es un revolucionario evento en la historia moderna del Medio Oriente. Si bien podría salvar a los gobiernos cada vez más amenazados del primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente Trump, el acuerdo tiene dos elementos más importantes. Primero, presagia el fin de la "causa palestina" y su dominio sobre las perspectivas de paz en Medio Oriente; y segundo, probablemente sea el principio del fin de los proyectos imperiales de Turquía e Irán en la región.
Con el ejército regional más poderoso de su lado, los Emiratos Árabes Unidos podrán ejercer cada vez más presión sobre el movimiento hutí respaldado por Irán en Yemen y podrán amenazar los designios de Turquía para Libia. Es por eso que Irán y Turquía quedaron casi solos en el mundo musulmán —de hecho, en toda la comunidad internacional— en su condena del acuerdo de paz.
Durante años, la “industria de la paz” de la ONU-UE ignoró los desarrollos regionales y continuó vendiendo la mentira de que solo la creación de un Estado palestino sobre las líneas de 1967 podría traer estabilidad al Medio Oriente y la aceptación del derecho de Israel a existir como Estado judío. Eso ya no es así. Emiratos Árabes Unidos se une a Egipto y Jordania entre los países árabes que reconocen a Israel, y lo hizo sin hacer referencia a los palestinos. Se dice que otros países, en particular Bahrein, Omán, Marruecos y Sudán, están considerando la posibilidad de firmar acuerdos similares en las próximas semanas.
A la luz de la lucha antiterrorista contra grupos como ISIS y al-Qaeda, así como la pandemia de COVID-19 y la posterior crisis económica, tiene sentido que los estados árabes como los Emiratos Árabes Unidos deseen normalizar las relaciones con el Estado judío para su beneficio y para el bien de la región. Sin embargo, es probable que la principal razón por la que Abu Dhabi y Jerusalén se enmendaron fue para poner fin a las amenazas planteadas a ambos países y al resto del mundo árabe por Turquía e Irán.
Yemen, Libia, Irak, Siria y Líbano han sido destruidos o reducidos al estado de colonias de sus antiguos amos persas y otomanos. Qatar se ha acercado a ambos países a expensas de sus vecinos árabes. Los palestinos han cometido el error de condenar repetidamente los lazos secretos entre sus hermanos árabes y sus enemigos judíos mientras se acercaban a Teherán y Ankara. En realidad, fueron los palestinos los que abandonaron a sus hermanos árabes a cambio de los usurpadores extranjeros. Los poderosos Estados árabes finalmente han tenido suficiente y están promoviendo sus propios intereses de seguridad nacional sin importar lo que quieren los palestinos.
En Yemen, la República Islámica ha respaldado la rebelión hutí, que regularmente amenaza a judíos e Israel. Así como Hezbolá y Hamas disparan cohetes contra ciudades israelíes, los hutíes disparan cohetes contra objetivos emiratíes y saudíes. Los hutíes regularmente amenazan con disparar misiles contra Dubai y Abu Dhabi, importantes ciudades mundiales para el comercio y la economía, al igual que Hezbolá y Hamas amenazan con arrasar Haifa y Tel Aviv en la próxima guerra.
Es natural que Israel y los regímenes árabes moderados vean el punto en común en la amenaza que enfrentan. Después de todo, Qatar e Irán brindan asistencia a Hezbolá y ellos, junto con Turquía, apuntalan al régimen de Hamas en la Franja de Gaza. En Libia, Turquía y sus mercenarios sirios han intervenido militarmente para destruir la rebelión secular de Khalifa Haftar, que supuestamente tiene contactos con Jerusalén y ha buscado durante mucho tiempo la ayuda de los Estados árabes del Golfo con el objetivo de detener a los Hermanos Musulmanes.
Egipto ha amenazado con invadir Libia para sofocar la insurrección respaldada por Turquía, pero está ocupado con una disputa por el Nilo con Etiopía y una insurgencia en el Sinaí mientras lucha contra una crisis económica. El respaldo de la ONU a la parte turca en Libia, así como el hecho de que Egipto depende de la ayuda de Emiratos Árabes Unidos e Israel en el Sinaí, hace que sea poco probable que El Cairo pueda lograr una victoria por sí solo en Libia sin pagar un alto precio. Esta es la razón por la que el acuerdo emiratí-israelí es tan crucial para el futuro de las relaciones árabe-israelíes en la región.
Irán y su representante Hezbolá en el Líbano han experimentado importantes reveses en los últimos años. Hezbollah ha recibido menos dinero en efectivo por parte de Irán desde 2018, cuando Estados Unidos envió a Teherán a una crisis económica al volver a imponer sanciones después de abandonar el acuerdo nuclear. La propia crisis económica del Líbano, agravada por la pandemia y los disturbios internos que a menudo son anti-Irán y anti-Hezbolá, solo ha empeorado, particularmente cuando se sospecha que Hezbolá es parcialmente responsable de la explosión del puerto de Beirut a principios de este mes.
El mal manejo de Irán de la pandemia y los disturbios internos, junto con sus pérdidas en el campo de batalla y las de Hezbolá en Siria, han debilitado su impulso imperialista en toda la región. Israel ha alcanzado acuerdos provisionales con Gaza mientras participa en una actividad militar limitada contra la Franja que mantiene débiles a los grupos gobernantes. La pérdida de Irán de sus principales estrategas militares en Irak en enero pasado socavó aún más sus planes para la región, al igual que el creciente reconocimiento mundial de Hezbolá como grupo terrorista y las sanciones que acompañan a ese reconocimiento. Las protestas iraquíes contra el régimen iraní y sus representantes también se han vuelto más comunes.
Por ahora, Yemen sigue siendo la mayor esperanza de la República Islámica para continuar su cruzada imperialista. Pero el acuerdo de paz entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel significa que la experiencia militar, la tecnología y la inteligencia israelíes probablemente llegarán a Abu Dhabi para ayudar a sofocar y, en última instancia, aplastar la rebelión hutí. Esto conduciría al aislamiento y la humillación del régimen en Teherán mientras se refuerza el nuevo sistema nacionalista y secular que está surgiendo en Riad, Abu Dhabi y Manama.
Turquía también está preocupada por el acercamiento entre israelíes y árabes, particularmente los Emiratos Árabes Unidos. Israel ha sido acusado de enviar inteligencia y algo de ayuda militar a Khalifa Haftar. Con una relación más abierta con Abu Dhabi, es probable que Jerusalén aumente dicha ayuda a la coalición anti-Hermandad Musulmana en Libia, lo que puede frustrar los planes de Ankara allí.
Turquía ha estado dando cobijo a los terroristas de Hamas en su territorio mientras trataba de aumentar el sentimiento islamista sobre Jerusalén. Su incitación regular contra Israel y la invasión territorial de Chipre y Grecia han alejado a Jerusalén de su tradicional socio turco y la han acercado al sureste de Europa y los países árabes. Israel tomará todas las medidas necesarias para preservar sus intereses económicos en el Mediterráneo, que el acuerdo marítimo de Turquía con el Gobierno de Acuerdo Nacional en Libia busca destruir. Francia y Egipto también han entrado en la refriega mediterránea del lado de Israel, Chipre y Grecia.
Estos acontecimientos ya habían aislado a Turquía en la región. Si una asistencia militar más directa llega a Haftar desde Jerusalén, a Ankara le resultará extremadamente difícil imponer su voluntad a Libia. Qatar también probablemente permanecerá relativamente aislado debido a sus estrechos vínculos con Hezbolá, Irán y Turquía. La propia inversión de los Emiratos Árabes Unidos en el oleoducto Israel-Egipto-Chipre-Grecia ilustra aún más la reorientación estratégica de la región y el aislamiento de Ankara.
Independientemente de lo que digan la extrema izquierda, los palestinos y la "industria de la paz", el acuerdo de paz israelí-emiratí ha reformado fundamentalmente el Medio Oriente y ha aumentado las posibilidades de una paz regional a largo plazo, así como la aceptación y el reconocimiento del Estado judío. Jerusalén y Abu Dabi trabajarán juntos para luchar contra la pandemia y dejar aún más de lado a Irán, Qatar y Turquía.
El acercamiento entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos probablemente estimulará a otros Estados regionales también a reconocer a Israel. Es de esperar que los palestinos comprendan que su siglo de negacionismo ha fracasado y adopten un deseo real de paz con su vecino judío.
Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
Dmitri Shufutinsky se graduó del programa de maestría en Paz Internacional y Resolución de Conflictos de la Universidad de Arcadia. Actualmente vive como Soldado Solitario en el Kibbutz Erez, Israel, sirviendo en la Brigada Givati ​​bajo el programa Garin Tzabar.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243