Pastor evita que hombre armado dispare contra fieles que estaban orando

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
image

Un pastor evitó valientemente una tragedia en el culto del domingo, después que se lanzó contra un hombre armado que se disponía a disparar contra los fieles.

Una iglesia pentecostal de origen africana en Nashville, EE.UU., está alabando a Dios por su liberación de una masacre, y por la rápida acción de su pastor para inmovilizar al atacante.

Según la policía, el hombre armado ya estaba en el servicio matutino en la Iglesia Pentecostal Nashville Light Mission, cuando se levantó del primer asiento, sacó un arma y caminó hacia el altar, donde el pastor y otros miembros estaban orando.

Dezire Baganda, de 26 años, ordenó a todos que se pusieran de pie, apuntando con un arma a la congregación. Luego, el pastor Ezekiel Ndikumana inmovilizó rápidamente al hombre armado antes de que pudiera disparar, y varios miembros de la iglesia lo ayudaron a desarmar al criminal y detenerlo hasta que llegó la policía.

"Quería matar, eso es lo que me vino a la mente primero", dijo Ezekiel en una entrevista con el canal de televisión local WKRN. El pastor explicó que fingió salir por la puerta lateral del púlpito y, en rápida acción, logró atacar al hombre armado por detrás y derribarlo al suelo

“Diría que Dios me usó porque sentí que usaría la puerta trasera como ejemplo, tratando de ir tras él. Y luego tuve la sensación de que lo iba a agarrar y eso fue lo que pasó”, dijo el pastor.

Agradecidos por el acto heroico, la congregación de Light Mission le dio crédito a su pastor por salvarlos. Pero Ezekiel declaró que sus vidas estuvieron en las manos de Dios todo el tiempo.

Dios quería mostrar que él es un Dios poderoso. Una cosa importante que dije es que teníamos fe”, testificó el pastor.


Según un comunicado, mientras Dezire Baganda estaba siendo llevado bajo custodia policial, afirmó que él era Jesús y que todas las iglesias y escuelas debían ser atacadas. Baganda fue acusado de 15 cargos de agresión agravada. 

El pastor Ezekiel dijo que el atacante no era miembro de la iglesia, pero había asistido en algunos oportunidades al servicio.

Leer más