Mujer cristiana desertora de Corea del Norte
Los cristianos que viven en Corea del Norte, un país que prohíbe cualquier expresión del cristianismo, se enfrentan a riesgos cada día. A causa de eso, ellos no pueden compartir su fe abiertamente y ocultan su creencia incluso de los familiares más cercanos.
Sólo un pequeño número de cristianos norcoreanos logran alcanzar nuevos convertidos. Este fue el caso de una mujer entrevistada por la Associated Press, que vio la conversión de 10 parientes y vecinos y realizó cultos secretos antes de desertar a Corea del Sur.
"Quería construir mi iglesia y cantar lo más alto que pudiera", dijo la mujer, que ahora es pastora en Seúl, capital surcoreana. Se identificó con sus iniciales, HY, por cuestiones de seguridad.
Corea del Norte tiene cinco iglesias sancionadas por el gobierno en su capital, Pyongyang, pero los expertos dicen que son falsas, destinadas a encubrir los abusos religiosos del país y ganar ayuda externa.
"Desde una perspectiva exterior, no hay absolutamente libertad religiosa en Corea del Norte", dijo Kim Yun Tae, presidente de la Unificación Strategy Institution.
La mayoría de los cristianos en Corea del Norte aprendieron sobre el cristianismo cuando se fueron a China. Más tarde, los convertidos fueron capturados y enviados de vuelta al Norte .
La mayoría negó su fe mientras era interrogada, mientras que otros defendieron su creencia con osadía. Otra desertora en Seúl, Kwak Jeong-ae, de 65 años, contó que una compañera en Corea del Norte habló sobre su fe a los guardias durante un interrogatorio.
"Ella le dijo a los que estaban interrogándola: "Soy una hija de Dios y no tengo miedo de morir. Si quieres matarme hazlo ahora".
Kwak recuerda que más tarde vio a Hyun, entonces con 23 años, volviendo del interrogatorio con fuertes hematomas en la frente y sangrando por la nariz. Días después, los guardias llevaron a Hyun aunque para siempre.
Después de que HY fue enviada de vuelta a Corea del Norte, comenzó un trabajo misionero con apoyo financiero que recibía de otros grupos cristianos. Ella intentó conquistar la confianza de las personas prestando dinero, distribuyendo maíz y ayudando en funerales antes de contarles cautelosamente sobre el cristianismo.
"Nosotros cantábamos himnos muy quietos, mirando los labios uno del otro. "Yo acababa llorando con bastante frecuencia", dijo ella sobre sus convertidos.

Leer más