El periodismo es un oficio de riesgo. De riesgo y muerte. Así lo refleja el último balance de Reporteros Sin Fronteras, que recoge el asesinato de 63 profesionales este 2018. Una cifra que supera en ocho a las de 2017, después de tres años en los que se había registrado un descenso progresivo de los homicidios de profesionales de la información.

El documento también añade a 17 personas fallecidas más, como “periodistas ciudadanos” y “colaboradores de medios de comunicación”. Lo que eleva el total a 80 muertes. Además de los profesionales asesinados, el balance también especifica que en este año se han producido 348 detenciones de periodistas, dieciocho más que en 2017, y 60 secuestros, un 11% más que en el ejercicio anterior. Tres personas todavía permanecen desaparecidas. 

“El año 2018 ha sido particularmente mortífero. Un 8% más de periodistas que el año anterior ha sido asesinado mientras desempeñaban su labor informativa. El asesinato del columnista Jamal Khashoggi y del joven periodista de datos eslovaco Jan Kuciak, que tuvieron gran repercusión en los medios de comunicación, muestran la inconmensurable determinación de los enemigos de la libertad de prensa. Más de la mitad de los periodistas asesinados en 2018 han sido atacados de forma deliberada”, puede leerse en el informe de Reporteros Sin Fronteras.

imageAfganistán encabeza la lista de países más mortíferos para el periodismo, en la que también se encuentra Estados Unidos. / Reporteros Sin Fronteras

ASIA Y ORIENTE MEDIO, LAS ZONAS DONDE MUEREN MÁS PERIODISTAS

Los países en los que se han asesinado a más periodistas son Afganistán, Siria y México, donde han matado a 15, 11 y 9 personas respectivamente. Destacan también Yemen, con 8 muertes, y Estados Unidos e India, con seis homicidios producidos en cada país. En el caso de los encarcelamientos, China lidera la lista con 60 profesionales detenidos, por delante de países como Egipto (38), Turquía (33), Arabia Saudí o Irán, con 28 cada uno. La mayoría de los secuestros se han producido en Oriente Medio, concretamente en Siria, Irak y Yemen. La excepción la marca Ucrania, donde desapareció un periodista. 

imageChina es el país en el que se han detenido a más periodistas, seguida de Egipto y Turquía. / Reporteros Sin Fronteras

“En los países de cultura cristiana es donde hay más libertad de prensa y, sin embargo, esa libertad es de forma mayoritaria contraria a la fe cristiana, tanto en darle escasa atención en lo positivo como abundante en lo negativo”, apunta el director de Areópago Protestante, Pedro Tarquis.

702 MUERTOS EN UNA DÉCADA

La de 2018 no es una cifra aislada o un repunte puntual de la mortalidad periodística. En los últimos diez años la cantidad de periodistas asesinados asciende a 702 personas, siendo el pero año 2012, con 87 muertes

imageHasta 702 personas han perdido la vida ejerciendo el oficio periodístico en la última década. / Reporteros Sin Fronteras

“El odio a los periodistas manifestado por líderes políticos, religiosos, hombres de negocios sin escrúpulos, tiene consecuencias dramáticas y se traduce en un aumento muy preocupante de las violaciones de los derechos de los periodistas. Estos sentimientos de odio, multiplicados a través de las redes sociales, se usan para legitimar las agresiones y debilitan el periodismo y, con él, la democracia”, lamenta el secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, en su valoración del balance. 

Para Tarquis, es indispensable la relación entre periodismo y derechos humanos. “La libertad no es la meta, sino el camino. Ese camino sólo es posible cuando existe el ‘cuarto poder’ en forma de prensa libre”, dice. “El gran peligro es que los otros tres poderes intentan siempre sobornar o chantajear a la prensa, y si no hay derechos humanos reales en el país la prensa se convierte en un esclavo del Estado”, añade. 

ENCUESTA

La mayoría de iglesias y entidades evangélicas se relacionan con los medios de comunicación…

VER MÁS ENCUESTAS

La entrada Vuelve a subir la cifra de periodistas asesinados se publicó primero en Noticias Cristianas.

Leer más