Septiembre 24, 2021
» En aras de Tzión no me callaré, y en aras de Yerushalaim no me quedaré quieto, hasta que su rectitud surja como resplandor y su salvación arda como antorcha.» Isaías 62-1.
Shemá Israel, inscripción hebrea que figura en la Menorá de la Knéset en Jerusalén. Obra de Benno Elkan, realizada en 1956. – Foto: Wikipedia – CC BY-SA 3.0 Dr. Natalio Daitch
El triángulo de acero.
Qué duda cabe, que nuestros sabios dictaminaron que la Torá, el pueblo judío, y la tierra de Israel, constituyen un triángulo de fuego. Y son justamente estos tres elementos que nos permiten operar en cualquier lugar del orbe. Sea el iehudí que se encuentra parado en Yerushalaim frente al kotel, como aquel otro que, batalla las cientos y miles de batallas que cualquier hebreo debe batallar a diario y constantemente a los fines de cuidar el idishkait o judaísmo. en cualquier lugar del planeta.

Diferentes órganos del mismo cuerpo.
Sea un soldado de las FDI, que arriesga su vida para proteger la Tierra de Israel o sus habitantes, un colono que se asienta en la Tierra disputada y planta bandera. Un israelí común que trabaja y vive en Israel. Un rabino que funda una yeshivá (escuela rabínica), sea en la propia Tierra Santa o en la diáspora y que insufla vida judía y motoriza a muchos niños y jóvenes en el camino de la Torá. Aquellos judíos que hoy en Israel se preparan para respetar la Shemitá o año del descanso de la tierra.
Una madre que trae hijos al mundo, un judío diaspórico que ayuda a mantener colegios, y cementerios (Jesed shel Emet o bondad verdadera para con los difuntos). O aquellos piadosos que logran reunir fondos para construir Mikves o baños rituales. Aquellos que trabajan por el kosher accesible a todo el kahal o congregación. Los concurrentes diarios a Templos que ayudan a mantener el minián o quorum necesario para poder oficiar todos los días comunes, sábados y festividades. Los dirigentes de verdad, que abandonan su comodidad, y aún a riesgo de su seguridad, activan y conducen instituciones comunitarias trabajando para perpetuar la vida judía y un judaísmo sustentable. Todos ellos, y muchos otros que sería extenso mencionar, todos ellos merecen ser llamados por» el amor de Tzión».

Días de Teshuvá. Final.
Transitamos los 10 días que median entre Rosh Hashaná y Iom Kipur, los días de arrepentimiento. Y el desafío es enorme, para cada iehudí, ya que en kipur se perdonan los pecados entre el hombre y D’os pero no entre el hombre y su prójimo.
Todas aquellas faltas, como ofensas o daños que hemos ocasionado, nos desafían a poder tomar la iniciativa y pedir perdón por aquello que hicimos por imprudencia, o inexperiencia, o por impulsividad, o por soberbia, o debido a cualquier yerro o enfoque que a nuestro parecer justificado o no, nos ha hecho tomar distancia de nuestro prójimo. No podemos amar la Torá o a Israel si no amamos a los judíos nuestros hermanos, siendo este el desafío final.
Como afirman nuestros sabios, si Sion fue destruida por odio gratuito, la corrección solo puede provenir de brindar amor gratuito. Pero amar a nuestros semejantes, no siempre es una tarea fácil, pero se trata del último muro que debemos salvar (saltar y derrumbar) si queremos ver como dice el versículo del profeta: » que su salvación arda como una antorcha».

Puede que después de todo no sea tan difícil, tender una mano a quién nunca nos saluda o voltea su cara, o desear un buen año a aquel familiar que nos pone distancia. O acercarnos (a saludar) en shalom a quienes pudimos haber lastimado o de quienes creemos tener derecho a estar enojados por alguna afrenta del pasado. O acercarnos a aquel judío que por alguna razón hemos esquivado e ignorado y obviado (evitado) o menospreciado.
En definitiva, la vida es corta, el tiempo urge, y solo la reunión y el acercamiento de los hermanos traerá la verdadera redención. Es mi deseo que el sonido del Shofar al final del día del perdón termine de despertar nuestros corazones para siempre. Y que sea entonces, que podamos ver la venida del meshíaj hijo de David en nuestros días. Y esto de lugar a la cesación de todos nuestros pesares y angustias. La reconstrucción del Beit Hamikdash en nuestros días y la redención definitiva de Israel y de la humanidad toda. Amén.
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
#Días de Arrepentimiento, #Iom Kipur, #Rosh Hashaná, #Torá
Benjamín Netanyahu en la cereminia del Holocausto Foto Kobi Gideon GPO vía Flickr
La ceremonia celebrada hoy en el Museo del Holocausto de Jerusalén en recuerdo de los 75 años de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau aunó un rotundo mensaje contra el antisemitismo y el extremismo, pero también tuvo un marcado tono político con alusiones a las sanciones contra Irán.
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, acusó a Teherán de ser el "principal impulsor de antisemitismo" y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se refirió implícitamente a Polonia, ausente en el acto, al decir que "los campos de la muerte no fueron manejados solo por los nazis sino también por sus secuaces".
Antes de que comenzara el acto central, la delegación ucraniana cedió sus asientos a sobrevivientes después de que trascendiera la polémica y el descontento de estos en un acto donde solo 100 de los cerca de 800 invitados eran personas afectadas por la tragedia.
El Quinto Foro Mundial del Holocausto honró este jueves la memoria de los asesinados en el campo de exterminio nazi, liberado hace 75 años, y cuyo recuerdo fue el eje central de una jornada histórica para Israel, que reunió a más de 40 líderes mundiales.
ISRAEL Y ESTADOS UNIDOS CONTRA IRÁN
Tras un emotivo discurso del presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin, el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, aprovechó la ocasión para solicitar al mundo que incremente la presión sobre Irán.
"Estoy preocupado porque todavía no he visto un posicionamiento unificado y decisivo contra el régimen más antisemita del planeta, un régimen que busca abiertamente desarrollar armas nucleares y aniquilar al único Estado judío", señaló el mandatario.
Además, Netanyahu citó las lecciones del Holocausto para subrayar que "el pueblo judío aprendió a tomar en serio las amenazas de aquellos que quieren destruirlo", y advirtió que Israel hará "lo que tenga que hacer" para defenderse al tiempo que agradecía al presidente estadounidense, Donald Trump, por su firme postura contra Teherán.
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se sumó al llamamiento de Netanyahu, al enfatizar la necesidad de "tomar una postura fuerte" contra Irán, país al que denunció como el "principal impulsor de antisemitismo" y "único Gobierno en el mundo que niega el Holocausto como política estatal".
POLONIA, PRESENTE EN AUSENCIA
El costado político del evento se hizo presente desde mucho antes de la ceremonia, cuando se confirmó que Andrzej Duda, presidente de Polonia (donde se encuentra Auschwitz-Birkenau), se negó a asistir por no tener turno de palabra en el acto principal.
Esta decisión se dio en el marco de una disputa entre su país y Rusia en torno al rol de cada uno durante la Segunda Guerra Mundial, que fue implícitamente mencionada hoy por Putin, al señalar a "secuaces en varios países".
Putín insistió además en que fue "el pueblo soviético fue quien puso fin a los planes terribles de los nazis" y enfatizó que no se debe olvidar "a los colaboradores", a los que tacho de "sinvergüenzas".
EUROPA, DE LA VERGÜENZA A LA UNIDAD
El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, se presentó con la "carga histórica de la culpa" e hizo una fuerte autocrítica cuando describió recientes hechos de violencia contra judíos en su país, incluso mencionando explícitamente a la extrema derecha, que ha crecido en popularidad en Alemania en los últimos años.
Además, consideró que el antisemitismo "aparece bajo el disfraz de crítica a la política de Israel".
Su homólogo francés, Emmanuel Macrón, también se mostró alarmado porque "la oscura sombra del antisemitismo está renaciendo" y aprovechó para enviar un mensaje de unidad a Europa, que dijo "debe mantenerse unida, nunca olvidar y jamás dividirse. Esa es también nuestra lección y nuestro aprendizaje".
LOS SOBREVIVIENTES, AL FINAL
El encendido de una antorcha de la memoria fue una de las pocas intervenciones de sobrevivientes en una ceremonia que tuvo como protagonistas a los líderes mundiales, despertando incluso molestia entre algunos de los cerca de 200.000 sobrevivientes del Holocausto que viven en Israel y no pudieron asistir al evento.
Las ofrendas florales de los mandatarios, como el rey de España, Felipe VI, y el presidente argentino, Alberto Fernandez, seguidas por una oración fúnebre judía, un minuto de silencio y el himno israelí ("Hatikvá") dieron por finalizado el histórico evento. EFE y Aurora
Alejandro Giammattei y Reuvén Rivlin Foto: Mark Neiman GPO vía Twitter

El presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, instó "a los líderes del mundo a reconocer el hecho de que Jerusalén es la capital eterna de Israel" mientras se encuentra de visita en el país.
"Debemos reconocer el derecho del pueblo judío a su tierra natal, sobre todo después de 3.500 años de lucha que ha convertido al judío en un pueblo fuerte y sorprendente", declaró el líder guatemalteco, que tomará posesión del cargo en 2020 y está comprometido a mantener la embajada de su país en la Ciudad Santa.
Guatemala, a iniciativa de su presidente Jimmy Morales, trasladó el año pasado su legación diplomática a Jerusalén, dos días después de que lo hiciera Estados Unidos.
"Guatemala honra y respeta lo que el pueblo judío ha hecho aquí y nuestra amistad durará", añadió Giammattei en una cena con la entidad Amigos del Museo de Sión, de corte evangelista, y el Fondo Nacional Judío (KKL-FNJ), que le alabó "por ser un amigo valiente e implacable para el Estado de Israel".
Previamente, mantuvo encuentros con el ministro de Exteriores en funciones, Israel Katz, y el titular de Turismo, Yaniv Levin, con quien abordó "temas de cooperación internacional para impulsar el turismo", concretó Giammattei por redes sociales.
El domingo también se reunió con el presidente, Reuvén Rivlin, y el ministro de Economía, Eli Cohen, con el que firmó una declaración para impulsar la creación de un tratado de libre comercio entre ambos países.
Durante su estancia, que se alargará hasta el jueves y es considerada privada y no oficial, el jefe de Gobierno electo prioriza asimismo en su agenda los encuentros con actores del sector tecnológico y de energía para afianzar los lazos de cooperación bilaterales. EFE y Aurora

Pacífico Comunicaciones
Víctor Villasante
Foto: Mark Neyman / GPO
Hace 52 años, el ejército israelí hizo realidad el sueño de millones de judíos que por generaciones oraron para regresar a su capital milenaria.
Cuando Israel reunificó su capital, unió también en un instante la historia antigua con la realidad moderna: el uniforme verde oliva de las Fuerzas de Defensa de Israel se paseaba por el lugar donde caminaron reyes y profetas, el libro de Torá se alzaba con alegría cerca del lugar donde otrora alzaban sus manos los sacerdotes para bendecir al pueblo frente al Templo.
Pero además de unir la historia con el presente, la reunificación de Jerusalén nos unió a todos.
Ante nada, unió al pueblo de Israel que anhelaba de forma conjunta regresar al lugar donde crecieron como nación.
El propio David Ben Gurion, a pesar de no ser ortodoxo ni creyente, dijo una vez que si la tierra tuviera un alma, esa sería Jerusalén.
Nuestra capital encierra ese encanto único de ser el lugar de consenso en nuestro pueblo. La reunificación no debe ser una alegría solo para religiosos o personas de derecha, su importancia es máxima para todo aquel que cree en el derecho del pueblo judío de ser libre en su tierra, Sión, Jerusalén.
Pero, en segundo lugar, la reunificación nos unió también con millones de creyentes cristianos en el mundo que se sienten unidos a esta tierra y a su historia.
Desde que Israel reunificó Jerusalén, por primera vez en siglos las personas de todas las religiones son libres de orar en sus lugares sagrados, la ciudad prospera como nunca antes y la coexistencia es una realidad diaria que no alcanza a reflejarse en su totalidad en los pixeles limitados de una foto.
Jerusalén es además una señal única de la lucha conjunta de judíos y cristianos que buscan que el mundo reconozca las verdades históricas innegables. Movimientos de millones de personas unidos por Jerusalén contra resoluciones inauditas de la UNESCO (y otros organismos de la ONU) que buscan negar la presencia histórica judeo-cristiana en la ciudad.
Por eso cuando hoy celebramos 52 años de la reunificación de Jerusalén, la celebración debe ser en unión - ortodoxos y laicos, judíos y cristianos, derecha e izquierda - todos debemos alegrarnos con la alegría de Jerusalén.

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Netanyahu se reúne con el presidente hondureño en Brasilia. Foto: Avi Ohayon / GPO
El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, anunció que su país abrirá una oficina diplomática oficial en Jerusalén.
Durante su discurso en la conferencia de AIPAC, Hernández dijo que: "Honduras abrirá de forma inmediata su misión diplomática oficial, y esto extenderá nuestra embajada a la capital de Israel, Jerusalén".
Luego del discurso y tras reportes de que Honduras trasladaría su embajada a Jerusalén, el mandatario hondureño aclaró en su cuenta de Twitter que "como primer paso Honduras abrirá de inmediato una oficina comercial y de cooperación en Jerusalén. Esta misión será una extensión de nuestra Embajada en aquel país".
Hernández además enfatizó que "los lazos entre Honduras e Israel a partir de hoy son más fuertes".
En el pasado, el gobierno hondureño había conversado sobre la posibilidad de trasladar la embajada de su país a Jerusalén, a cambio de que Israel abriera una embajada en Honduras, donde actualmente solo tiene una misión diplomática de nivel consular.
Además, en Abril pasado, el congreso hondureño había aprobado con amplia mayoría una resolución solicitando al gobierno que realizara el traslado de la embajada.
Página 1 de 2

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243