Febrero 20, 2020
Donald Trump y Benjamín Netanyahu Foto: Casa Blanca Joyce N. Boghosian vía Flickr Dominio Público

El destino del "Acuerdo del Siglo" es incierto porque todavía no está claro si y cuándo la Administración Trump dará luz verde a Israel para implementar parte del acuerdo a pesar de su rechazo por parte de los palestinos. El acuerdo, que debe negociarse entre Israel y los palestinos, sugiere intercambios de tierras en los que Israel anexaría aproximadamente el 30% de Cisjordania. Si el acuerdo permanece irrelevante debido a la negativa de los palestinos a negociar, ¿puede Israel disfrutar de sus beneficios territoriales hasta que los palestinos cambien de opinión (si alguna vez lo hacen)? Las 181 páginas del acuerdo no brindan respuesta a esa pregunta y, por lo tanto, Israel no puede actuar sin un gesto de asentimiento de la Administración Trump. Si tal asentimiento no se da antes de las elecciones de noviembre de 2020 y si esa elección la gana un demócrata, el acuerdo se convertirá en letra muerta.
Si bien Israel debería asegurar el apoyo de Estados Unidos para la implementación parcial del acuerdo en ausencia de negociaciones, también debe adelantarse y mitigar la oposición de la Unión Europea (UE) y del Reino Unido. Esto debe hacerse no solo neutralizando las decisiones unánimes del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE gracias a los votos de los gobiernos europeos que simpatizan con Israel, sino también convenciendo a los líderes y creadores de opinión europeos de que el "Acuerdo del Siglo" no es, de hecho, incompatible con el derecho internacional y con la solución de dos estados.
Las primeras reacciones europeas al acuerdo proporcionan una indicación sobre cómo y dónde Israel debe invertir sus esfuerzos diplomáticos. Josep Borrell, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, emitió una declaración en la que afirmó que el plan Trump "se aparta de... los parámetros acordados internacionalmente" y advirtió que las anexiones israelíes en Cisjordania "no pasarían sin respuesta". Francia dijo que agradecía los esfuerzos del presidente Trump, que "estudiaría" su plan, y reiteró su compromiso con una solución de dos estados y con el derecho internacional. El gobierno británico acogió con beneplácito el plan de Trump y lo calificó de "una propuesta seria", alentando a israelíes y palestinos a negociar sobre su base e insistiendo en que correspondía a ellos determinar si el plan se ajustaba a sus aspiraciones y preocupaciones. Alemania fue más tibia, acogió con beneplácito, por un lado, el respaldo del plan a una solución de dos estados, pero cuestionó por otro lado la compatibilidad del plan con el derecho internacional. Polonia dijo que veía en el plan una "base valiosa" para futuras negociaciones entre Israel y los palestinos, y Hungría dijo vagamente que apoya "todos los esfuerzos" destinados a resolver el conflicto israelí-palestino.
Gracias a los votos de Italia, Austria, Hungría y la República Checa, el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE no pudo aprobar una resolución destinada a criticar el plan de Trump y advertir a Israel que no proceda con anexiones en Cisjordania. La táctica de "divide y vencerás" de Israel entre los miembros de la UE fue exitosa una vez más. Pero Israel también debe influir en las opiniones públicas europeas y en los responsables de la toma de decisiones sobre las ventajas del plan y su coherencia con el derecho internacional.
Los principales creadores de opinión y los principales medios de comunicación de Europa son en su mayoría hostiles al plan Trump. Gran Bretaña ofrece un ejemplo típico: mientras el gobierno británico se mostró disponible, la mayoría de los periódicos británicos están horrorizados. The Economist afirmó que el plan "no traerá la paz" y "puede significar el final de la solución de dos estados". Un columnista de The Guardian escribió que el acuerdo debe ser rechazado porque supuestamente va en contra de "innumerables resoluciones de la ONU, los Acuerdos de Oslo de 1993, la Iniciativa de Paz Árabe de 2002 y la idea fundamental de que los palestinos, como los israelíes, tienen el derecho inalienable a la libre determinación".
Israel debe defenderse de estos argumentos y machacar lo siguiente al público europeo.
El resultado final de los Acuerdos de Oslo estaba destinado a ser un "status final", pero ese status no estaba predeterminado. El signatario de los acuerdos en nombre de Israel, el extinto primer ministro Yitzhak Rabin, describió poco antes de su asesinato cómo debería ser este "status final": un estado palestino desmilitarizado con soberanía limitada sobre aproximadamente el 70% de Cisjordania (y toda la Franja de Gaza), y la soberanía israelí sobre Jerusalén unida, así como sobre el Valle del Jordán y los bloques de asentamientos.
El "Acuerdo del Siglo" implementa la visión de Rabin, pero con una diferencia importante para ventaja de los palestinos: intercambios territoriales recíprocos entre Israel y el estado palestino (algo que Rabin nunca hubiera soñado, y mucho menos aprobado). Israel anexará aproximadamente el 30% de Cisjordania, y el estado palestino anexará un territorio de tamaño similar dentro de Israel anterior a 1967 (en el desierto de Judea, en el Negev en la frontera con Egipto y al norte de Cisjordania) de mantera tal que el territorio del estado palestino "abarque un territorio de tamaño razonablemente comparable al territorio de Cisjordania y Gaza antes de 1967" (página 12). El plan garantiza la contigüidad del estado palestino dentro de Cisjordania (a través de puentes y túneles) y entre Cisjordania y la Franja de Gaza (a través de un túnel).
Por lo tanto, el plan Trump cumple con los requisitos de la resolución 2334 del Consejo de Seguridad, adoptada en diciembre de 2016 durante los últimos días de la Administración Obama. Si bien el presidente Trump ha denunciado esta resolución (como lo hicieron muchos legisladores estadounidenses), su plan la cumple. La resolución del Consejo de Seguridad 2334 constituyó un revés para Israel porque "no reconoce ningún cambio en las líneas del 4 de junio de 1967, incluso con respecto a Jerusalén, que no sean los acordadas por las partes a través de las negociaciones". Dado que los palestinos no están de acuerdo con los cambios en las líneas de 1967 sin intercambios de territorios, la resolución 2334 niega de hecho a Israel las ganancias territoriales que fueron posibles bajo la más flexible resolución 242 del Consejo de Seguridad (que no exigía que Israel se retirara a esas líneas). Al incluir intercambios de territorio de tamaños similares, el plan es consistente con la resolución 2334. En cuanto a otras "innumerables resoluciones de la ONU", adoptadas por la Asamblea General, no son vinculantes y carecen de autoridad moral desde que fueron aprobadas gracias a la política de "mayoría automática" de autocracias que pisotean el estado de derecho y cuyo historial de derechos humanos es pésimo.
Finalmente, el plan no niega el derecho de los palestinos a la libre determinación. Se adhiere a la solución de dos estados y tiene como objetivo lograr el "reconocimiento mutuo del Estado de Israel como el estado nacional del pueblo judío, y el Estado de Palestina como el estado nacional del pueblo palestino, en cada caso con igualdad de derechos civiles para todos los ciudadanos dentro de cada estado ”(página 7). Ese estado será desmilitarizado, y su soberanía será limitada para no poner en peligro la seguridad de Israel. Por otro lado, el estado palestino será prodigado con un "Plan Marshall" de 50 mil millones de dólares para construir su infraestructura e impulsar su economía. Estados Unidos está ofreciendo a los palestinos el acuerdo ofrecido a los alemanes y a los japoneses después de la Segunda Guerra Mundial: cambie su ideología destructiva por destrezas económicas.
Esa ideología destructiva alimenta políticas incompatibles con la paz: el pago de salarios a las familias de los terroristas, la demonización de los judíos en los libros de texto escolares y en los medios de comunicación y alimenta la ilusión de que los descendientes de los refugios árabes de 1948 tienen un "derecho de retorno" a Israel. El plan de Trump establece el registro histórico estricto al recordar que la guerra de 1948 produjo refugiados árabes y judíos (en cantidades similares), que UNRWA mantiene vivo el problema de los refugiados, en lugar de resolverlo integrándolos en sus países de acogida.
El plan proporciona un fuerte argumento para mantener a Jerusalén unida bajo la soberanía de Israel: solo Israel (a diferencia de Jordania antes de 1967) ha garantizado la libertad religiosa y la preservación de todos los sitios religiosos en la Ciudad Vieja. Precisamente porque el plan reconoce la importancia de la ciudad para las tres religiones monoteístas, e insiste en mantenerla bajo la soberanía del único país de la región que respeta la libertad religiosa y el estado de derecho. Al mismo tiempo, los barrios de la ciudad fuera de la valla de seguridad estarán bajo soberanía palestina y constituirán la capital del estado palestino.
Los palestinos ya han rechazado directamente el plan incluso antes de verlo, por lo que son consistentes con su posición de rechazo desde que se propuso la partición por primera vez en 1937. Si los palestinos persisten en rechazar las negociaciones, Israel probablemente procederá con anexiones a las que se opone la UE. La única forma en que Europa puede detener esto es convencer a los palestinos de que negocien con Israel un acuerdo imperfecto que les otorgue un estado desmilitarizado en un territorio de tamaño similar al de Cisjordania y la Franja de Gaza anteriores a 1967 y cuya economía será reconstruida e impulsado por una inversión de 50 mil millones de dólares.
Fuente: Jerusalem Institute for Strategy and Security

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Miembros de la Guardia Revolucionaria iraní Foto archivo: REUTERS/Stringer
Dos de los cuatro iraníes muertos en el ataque aéreo llevado a cabo en la noche del jueves, y atribuido a Israel, eran altos oficiales, señala un reporte del diario panárabe editado en Londres Asharq al Awsat, de propiedad saudita.
De acuerdo con informe, que cita al portal de noticias de internet libanés “Janoubia”, se trataría del general Rezaei Mohammadi, responsable del transporte de las fuerzas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní en la zona de Damasco, y el general Haj Hussein, responsable del suministro de armas y municiones para las tropas de Irán en Siria. El reporte añade que durante el ataque fue bombardeada la vivienda de este último.
El informe agrega que, según una fuente occidental, entre los funcionarios del establishment de defensa de Israel aumenta el convencimiento de que Rusia ya no es capaz de detener la influencia de Irán en Siria. En consecuencia, el Estado judío ha resulto aumentar los bombardeos contra blancos iraníes en el país árabe, a pesar de las objeciones de Moscú.
El viernes, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos , una ONG con sede en Londres pero con una amplia red de activistas en el terreno, reportó que siete militares, cuatro iraníes y tres sirios, murieron en un ataque aéreo, perpetrado el día anterior cerca de las 11:45 p.m., en los alrededores de Damasco. El régimen sirio atribuyó el ataque a Israel.
Cinco misiles hicieron impacto en depósitos de armas cerca del Aeropuerto Internacional Damasco y en una posición militar al sur de la capital siria, reportó el canal saudita Al Arabiya, citando fuentes no identificadas.
Los registros aéreos indican que una aeronave arribó al aeropuerto de Damasco desde Teherán horas antes del ataque. Según los reportes, el avión habría descargado armamentos sofisticados, que poco después se convirtieron en blanco del bombardeo.
Tanto el régimen de Damasco como el Observatorio atribuyeron el ataque a Israel. Las Fuerzas de Defensa de Israel se negaron a comentar el incidente.
Durante una entrevista ofrecida a Radio Haifa, el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, manifestó: “Yo no comento sobre una operación específica u otra. Lo único que puedo decir es que tenemos una política general de actuar contra la política de Irán en Siria. ¿Si es que nosotros actuamos anoche? Tal vez fue la Fuerza Aérea belga”, bromeó el titular del Ejecutivo.
La agencia de noticias siria SANA dijo que las defensas aéreas del país árabe interceptaron varios misiles, pero generalmente los analistas consideran falsas este tipo de afirmaciones.
Un grupo de once líderes cristianos destacados de México participó la última semana en una delegación destinada a impulsar la cooperación entre Israel y su país por el bienestar de su ciudadanía.
Tras una semana en Israel en la que pudieron profundizar en áreas como la innovación, geopolítica, actualidad, historia y cultura, los líderes concluyeron su viaje con la firma de una declaración de "alianza por Israel".
La delegación fue impulsada por iniciativa de ILAN, la Israel - Latin American Network, fundada y presidida por el mexicano Isaac Assa, junto a la organización "Concert - Together for Israel".
La declaración firmada por los líderes comienza recalcando que "como representantes de miles de congregaciones cristianas en todo México que reúnen a cientos de miles de personas, queremos afirmar nuestro compromiso con el fortalecimiento de los lazos de cooperación entre México e Israel".
"Reconociendo la milenaria historia de Israel y el pueblo judío, apreciando su presente vibrante e innovador, y comprometidos con la construcción de un mejor futuro para nuestras ciudadanías, haremos los esfuerzos para esclarecer la realidad sobre Israel dentro de nuestras congregaciones y en todo el país. Al mismo tiempo ayudaremos a promover los valores comunes que nos unen como pueblos con una amistad histórica".
La declaración enfatiza la convicción de estos líderes cristianos de que "la cooperación entre México e Israel en todos los niveles y ámbitos puede traer un gran beneficio para nuestras naciones y afirma su "voluntad de servir como puentes entre ambos".
Por último, los líderes hicieron un "llamado a otros líderes cristianos de México y de todo el continente a unirse a esta iniciativa y ser parte del fortalecimiento de la cooperación entre nuestras naciones a través de una “Alianza Por Israel”".
Durante la última semana, los integrantes de la delegación tuvieron la oportunidad de adentrarse en la realidad israelí en todos los aspectos.
Los líderes visitaron, por ejemplo, el Centro Peres para la Paz y la Innovación, donde pudieron apreciar las innovaciones tecnológicas de Israel a través de su historia, así como plantear los principales desafíos de cara al futuro de la población en todo el planeta. También pudieron visitar la planta de la industria Netafim, pionera del riego por goteo, donde vieron de cerca algunos de los avances israelíes en el área agrícola.
Asimismo, estuvieron en la zona fronteriza entre Israel y Gaza, donde conocieron a mayor profundidad la realidad actual en la región y la vida diaria de las poblaciones que viven en esa zona del país.
Los líderes tuvieron también la oportunidad de encontrarse con expertos en geopolítica, así como con figuras religiosas de Israel, y visitar algunos de los puntos históricos más significativos del país.
http://site.aurora-israel.co.il/wp2/wp-content/uploads/2020/02/WhatsApp-Image-2020-02-07-at-11.44.28.jpeg

Pacífico Comunicaciones
Víctor Villasante
Emanuel Macron y Benjamín Netanyahu Foto: Kobi Gideon GPO

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, reafirmó hoy en Jerusalén su compromiso de continuar luchando "contra el antisemitismo", a horas de participar junto a más de cuarenta líderes mundiales en los actos conmemorativos en recuerdo del Holocausto.
"He venido a Israel, para la memoria que el Holocausto representa para este país", aseguró el mandatario francés en una rueda de prensa con el presidente israelí, Reuvén Rivlin.
A su vez, reiteró su posición de que el antisionismo, que "niega el derecho a la existencia de Israel, es una forma contemporánea de antisemitismo", una calificación que su Gobierno adoptó recientemente, por la cual recibió el agradecimiento de Rivlin.
"Hemos aprobado leyes y habrá más decisiones para luchar más efectivamente contra el discurso antisemita y del odio", agregó Macron, quien llegó al país pasada la medianoche para asistir este jueves al Quinto Foro Mundial sobre el Holocausto.
Macron mostró en su entrevista con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, su preocupación por la crisis que vive el Líbano y el papel del grupo terrorista libanés chií Hezbollah, aliado de Irán, y se comprometió a trabajar para evitar cualquier escalada en la región.
Francia continuará trabajando para impedir que Teherán "se convierta en una potencia nuclear", aseguró Macron.
Además decidieron iniciar contactos estratégicos en el sector energético del gas, y Netanyahu invitó a Francia a unirse al foro regional que Israel promueve para exportar este recurso natural.
Macron aprovechará su visita en la región para reunirse hoy con el presidente palestino, Mahmud Abbás, y adelantó a Rivlin que "Francia ayudará" a buscar la paz.
El rey de España, Felipe VI, el príncipe Carlos de Inglaterra, y los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, el de Argentina, Alberto Fernández, y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence serán otros de los mandatarios que participarán hoy y mañana en los actos para recordar el Holocausto. EFE y Aurora
Vladimir Putin en los eventos de conmemoración del levantamiento del sitio a Leningrado Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció este sábado que creará un centro de documentos de archivo para tapar la boca a quienes buscar reescribir la historia y minimizar el papel de los rusos en la victoria contra el nazismo.
"Crearemos un centro de documentos de archivo. Y les taparemos la boca a quienes tratan de reescribir la historia, de presentarla falsamente y de minimizar el papel de nuestros padres y abuelos que defendieron la patria y prácticamente a todo el mundo de peste parda", dijo Putin, citado por la agencia Interfax.
El jefe del Kremlin hizo esta declaración en San Petersburgo en una reunión con veteranos de guerra y representantes de organizaciones patrióticas en el marco de los actos con motivo del 77 aniversario de la ruptura del bloqueo alemán de Leningrado.
"Taparemos las sucias bocas que abren ciertos señores en el extranjero para conseguir objetivos políticos cortoplacistas, las taparemos con información objetiva fundamental", dijo.
Putin citó como ejemplo a seguir las acciones de Israel, que no permite que se olvide el Holocausto ni por un segundo.
"La organizaciones judías y el Gobierno de Israel hacen muy bien al no dejar que el mundo olvide el Holocausto", dijo, para añadir que muchas de las víctimas eran judíos de la Unión Soviética.
Putin subrayó que los rusos tampoco deben permitir que se olviden las víctimas del pueblo ruso y de los otros pueblos de la Unión Soviética, destacó que el 70 por ciento de la pérdidas soviéticas correspondieron Rusia.
Agregó que en los próximos días visitará Israel para la inauguración de un monumento a las víctimas del bloqueo de Leningrado.
"Estoy muy agradecido al Gobierno de Israel y a todos los promotores de esta iniciativa. Es un buen acontecimiento. Recuerda a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial y a quienes hicieron un aporte decisivo al aplastamiento de los nazis", dijo el mandatario.
Anunció que con motivo del 75 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi, que se celebrará el próximo 9 de mayo, cada veterano de guerra ruso recibirá una gratificación de 75.000 rublos (poco más de 1.200 dólares), mientras que los trabajadores de la retaguardia percibirán un pago de 50.000 rublos (unos 820 dólares).EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 33

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243