Marzo 18, 2019

Selfies labore, leggings cupidatat sunt taxidermy umami fanny pack typewriter hoodie art party voluptate. Listicle meditation paleo, drinking vinegar sint direct trade.

Los niños fueron informados de cómo sería el complicado rescate, al que los expertos daban pocas posibilidades. En el mediático rescate de 12 niños y su entrenador de una laberíntica cueva tailandesa en julio del año pasado, hubo un protagonista que consiguió pasar desapercibido: el lodo.
Estaba en todas partes. Manchaba el papel en el que los rescatistas se registraban como voluntarios y obligaba a los periodistas a ponerse botas de jebe cada día, pese a que no podían acercarse a menos de tres kilómetros de la cueva.
Pero lo más importante era que ese barro se revolvía frenéticamente en el agua que inundaba los túneles, donde la corriente lo arrastraba hasta las máscaras de los buzos, nublándoles la vista y asustando hasta a los más experimentados.
La historia completa del extraordinario rescate de los niños atrapados en una cueva en Tailandia Uno de ellos le mostró a Liam Cochrane, el corresponsal en el Sudeste Asiático de la cadena australiana ABC, el video que captó la cámara que llevaba en su casco: "Era como estar al final de un tobogán".
"Tal era la fuerza del agua que bajaba y que caía en avalancha contra su cámara... Decimos que estaban buceando en la cueva pero, en realidad, la mayor parte del tiempo la pasaron tirando de una cuerda guía para avanzar. No podían nadar contra la corriente. Por eso tardaban tanto en entrar y salir de la cueva". Cochrane, que cubrió el rescate para ABC, acaba de publicar el libro The Cave ("La cueva"), en el que da a conocer nuevos detalles de los 18 días que los Wild Boars, un equipo de fútbol formado por chicos de entre 11 y 16 años, pasaron atrapados en Tham Luang Nang No, la "Gran cueva de la dama dormida".
"Los buzos suelen sumergirse en cuevas inundadas donde el agua es clara y el barro se asienta en el fondo. En realidad, solo los exploradores y espeleólogos acérrimos se meten en aguas llenas de barro", explica en una entrevista telefónica con BBC Mundo.
"Uno de los buzos que participó en el rescate lo describió [los túneles inundados] como el lugar menos hospitalario de la Tierra".
"Es un sitio donde los humanos simplemente no deberían poder sobrevivir", afirma Cochrane.
Qué pasó con los niños rescatados en Tailandia (y con la cueva donde quedaron atrapados) Ante un ambiente tan hostil, se descartó la posibilidad de enseñar a bucear a los Wild Boars para que pudieran salir por sí mismos. El peligro de que entraran en pánico bajo el agua era demasiado grande.
Las autoridades tomaron entonces una decisión difícil y arriesgada, en cuyo éxito muy pocos confiaban: sacarlos de la cueva sedados, maniatados y sin decírselo a sus padres.
0% de éxito "Al principio, tal vez suene aterrador que a estos chicos les ataran las manos a sus espaldas mientras estaban inconscientes, pero era absolutamente necesario para su seguridad", asegura Cochrane, que pudo revelar este detalle en su libro tras hablar con decenas de personas, entre ellas John Volanthen, uno de los dos buzos ingleses que encontraron a los niños.
Con testimonios como este pudo recrear cómo se ejecutó la salida de aquella cámara subterránea donde los pequeños futbolistas habían encontrado refugio. En su libro, reveló detalles que no se conocían como que los niños tuvieron las manos atadas en la espalda durante el rescate.
Richard Harris, un anestesista australiano experto en buceo había sido convocado junto a su amigo Craig Challen, un veterinario, para encargarse de la sedación.
"A Harris luego se le preguntó qué probabilidades de éxito creía que el rescate iba a tener y respondió: '0%'. Pensó que no había posibilidades de sacar a los chicos vivos y pese a eso decidió hacerlo de todas formas", recuerda Cochrane.
El plan de rescate sonaba tan increíble que el gobierno de Australia les tramitó a Harris y Challen inmunidad diplomática para que pudieran salir de Tailandia sin problemas en caso de que los Wild Boars murieran.
La sedación El 8 de julio de 2018, los buzos del ejército tailandés que habían estado quedándose en la cueva con los Wild Boars los reunieron en lo alto de la cuesta en la que se resguardaban del agua, a unos 20 metros sobre ella.
Abajo los esperaba Harris con la combinación de medicamentos que había decidido usar tras consultar a varios especialistas. El lodo dificultó el rescate de los Wild Boars y de su entrenador.
Este consistía en darles una pastilla de 0,5 miligramos de alprazolam, un ansiolítico, mientras aún estaban con sus amigos para que se tranquilizaran.
Luego, debían bajar para que Harris les inyectara en las piernas ketamina, un tranquilizante de caballos que también se usa como droga recreativa por sus efectos alucinógenos. Este fármaco era el que pondría a dormir a los Wild Boars y se administraría en dosis de acuerdo al peso corporal: cinco miligramos por cada kilo.
Como su efecto no dura más de una hora, los buzos encargados de cargar a los niños y el entrenador sedados llevaban consigo jeringas para inyectarles más ketamina en cuanto notasen que su efecto estaba pasando. El rescate de los Wild Boars acaparó la atención del mundo durante los 18 días que estuvieron en la cueva.
Por último, Harris les inyectó también en las piernas atropina para reducir la segregación de saliva y evitar así que se ahogaran con ella.
"Escalofríos" Después de la sedación, los buzos eran los encargados de poner a los niños y al entrenador el equipo de buceo, que incluía una máscara para toda la cara.
"Voy a ser más cuidadoso y vivir mi vida a pleno": los niños rescatados de la cueva en Tailandia hablan por primera vez tras salir del hospital Luego, vendría la parte más polémica: atarles las manos a sus espaldas con bridas de cable.
"Ellos debían ir bajando de uno en uno y se suponía que el resto no debía ver eso [que les ataban las manos]", afirma Cochrane.
"No sabían que iban a ser atados. Sí intentaron echar un vistazo, claro, como chicos que son tenían curiosidad de qué les estaba pasando a sus amigos..." Casi todos los niños y el entrenador se ordenaron como monjes, entre otros motivos, para rendirle homenaje al buzo del ejército tailandés que murió en las operaciones de rescate.
Aunque sí se les había dicho que iban a salir sedados y con una máscara de buceo: "Y al parecer reaccionaron de manera muy calmada y positiva a esa información. Como te puedes imaginar, tras dos semanas en la cueva solo querían irse. No les importaba realmente cómo".
De toda su investigación, la inmovilización de las manos fue lo que le dio más "escalofríos" al periodista, que, sin embargo, defiende la decisión: "Si se despertaban en la parte inundada del túnel y empezaban a forcejear y a intentar quitarse la máscara o algo así, eso podría haber sido letal para ellos y para el buzo".
Antes de embarcarse en la dura travesía, los buzos hacían una prueba sumergiendo a los niños y esperando para verificar que respiraban correctamente con el equipo estando sedados.
Se vivieron momentos complicados como cuando uno de ellos, durante estas pruebas, dejaba de respirar cada vez que era sumergido. A los buzos les tomó entre 15 y 20 minutos conseguir que el cuerpo del chico dejara de reaccionar así y continuara respirando bajo el agua.
Por qué los niños rescatados en Tailandia fueron iniciados como monjes y cómo fue la ceremonia Al final, el plan de rescate en el que pocos confiaban resultó exitoso y todos los Wild Boars salieron sanos y salvos, sin la menor idea de lo que les esperaba afuera.
Tal era su desconocimiento del revuelo mediático que había generado su caso, que, cuando se le pidió a Ekapol Chanthawong, el entrenador de 25 años, que decidiera quién saldría primero, su criterio fue elegir a los que vivían más lejos para que llegaran antes a sus casas y pudieran avisar que todos estaban vivos.

Stefania Gozzer BBC News Mundo

Hay interacciones humanas que dejaron una marca indeleble en el planeta mucho antes de mediados del siglo XX, según un grupo de científicos del University College de Londres. En la colonización de América, a finales del siglo XV, se mató a tantas personas que se perturbó el clima de la Tierra.
Esa es la conclusión de un grupo de científicos del University College de Londres (Reino Unido).
De acuerdo con los investigadores, la alteración que provocó el asentamiento europeo en el continente americano llevó al abandono de una enorme superficie de tierras agrícolas que fue ocupada por árboles de rápido crecimiento y otro tipo de vegetación.
Cómo la Inquisición dejó su huella en el ADN de los latinoamericanos Esto quitó suficiente dióxido de carbono (CO₂) de la atmósfera como para que, con el tiempo, se enfriase el planeta.
Se trata de un período de enfriamiento al que los libros de historia a menudo llaman la "Pequeña Edad de Hielo".
¿Qué muestra el estudio? Durante la "Pequeña Edad de Hielo" el río Támesis, en Londres, se congelaba regularmente en invierno.
El equipo revisó todos los datos de población existentes sobre el número de personas que vivían en América antes del primer contacto con los europeos, en 1492.
Luego analizaron cómo cambiaron esos números en las siguientes décadas por la devastación por enfermedades introducidas (viruela, sarampión, etc.), las guerras, la esclavitud y el colapso social.
Según las estimaciones de este grupo de científicos, a finales del siglo XV vivían en América 60 millones de personas (aproximadamente el 10% de la población mundial), que se redujeron a solo 5 o 6 millones en un período de cien años.
La fascinante historia de la carta que Colón escribió tras llegar a América y que EE.UU. acaba de devolver a España El pequeño pueblo donde españoles y portugueses se repartieron América "La masacre de los pueblos indígenas de América condujo al abandono de suficiente tierra cultivada como para que la absorción de carbono terrestre resultante tuviese un impacto detectable tanto en el CO₂ atmosférico como en las temperaturas de la superficie terrestre", afirman Alexander Koch y sus colegas en su artículo publicado en Quaternary Science Reviews.
Los científicos calcularon cuánta tierra previamente cultivada por civilizaciones indígenas habría caído en desuso y cuál sería el impacto si en esta tierra crecieran bosques y sabanas. Según algunos científicos, a finales del siglo XV vivían en América 60 millones de personas, que se redujeron a solo 5 o 6 millones en un período de cien años.Se trata de un área de 56 millones de hectáreas, un tamaño parecido al de Francia.
Se calcula que esta escala de recrecimiento vegetal redujo suficiente CO₂ como para que la concentración de este gas en la atmósfera disminuyese en 7-10 partes por millón (es decir, 7-10 moléculas de CO₂ en cada millón de moléculas en el aire).
¿Llegaron los vikingos a América antes que Colón?: el sorprendente descubrimiento que resolvió el misterio milenario "Para ponerlo en el contexto moderno, actualmente producimos aproximadamente 3 partes por millón (ppm) por año. Por lo tanto, estamos hablando de una gran cantidad de carbono extraído de la atmósfera", explica el profesor Mark Maslin, coautor del estudio.
"Hay un marcado enfriamiento alrededor de esa época (1500-1600) que se llama 'Pequeña Edad de Hielo'", continúa.
"Lo interesante es que hay procesos naturales que influyen un poco en el enfriamiento, pero, en realidad, para llegar al enfriamiento completo -que duplica a los procesos naturales- hay que añadirle esta caída en CO₂ generada por la masacre".
¿En qué se basan para afirmar esa conexión? Un núcleo de hielo es una muestra cilíndrica de hielo que se obtiene mediante la perforación del sustrato. Permite estudiar las características del hielo acumulado en el curso del largos intervalos.
La caída de CO₂ en la mencionada época es evidente en los registros del núcleo de hielo de la Antártida. Las burbujas de aire atrapadas en estas muestras congeladas constatan una caída en la concentración de dióxido de carbono.
La composición atómica del gas sugiere, además, que la disminución está impulsada por procesos terrestres en algún lugar de la Tierra.
El monumento a los esclavos que enfrenta a Portugal con su pasado colonial y con el racismo de hoy El equipo de investigadores agrega que la historia encaja con los registros de depósitos de carbón y polen en América.
Estos registros muestran el tipo de alteración esperada por la disminución del uso del fuego para gestionar la tierra y un gran recrecimiento de la vegetación natural.
Ed Hawkins, profesor de ciencias del clima de la Universidad de Reading (Reino Unido), no participó en el estudio, pero comenta: "Los científicos creen que la llamada Pequeña Edad de Hielo fue causada por varios factores: una caída de los niveles de dióxido de carbono de la atmósfera, una serie de grandes erupciones volcánicas, cambios en el uso de la tierra y una disminución temporal de la actividad solar".
Criollos, mestizos, mulatos o saltapatrás: cómo surgió la división de castas durante el dominio español en América "Este nuevo estudio demuestra que la caída de CO₂ en parte se debe a la llegada de los europeos a América y a la consiguiente caída de la población indígena, lo que permitió el recrecimiento de la vegetación natural", dice Hawkins. Las propuestas para frenar el el calentamiento global se enfrentan a grandes desafíos.
Y agrega: "Esto demuestra que las actividades humanas afectaban al climamucho antes del inicio de la Revolución Industrial".
¿Se pueden sacar lecciones para la política climática moderna? Chris Brierley, coautor del estudio, asegura que las consecuencias de la terrible disminución poblacional y el aumento de vegetación salvaje en América ilustran el desafío al que enfrentan algunas soluciones propuestas para frenar el calentamiento global.
"Se habla mucho sobre los enfoques de 'emisiones negativas' y de la plantación de árboles para eliminar CO₂ de la atmósfera y mitigar el cambio climático", explica Brierley a la BBC.
"Lo que vemos en este estudio es la escala que se requiere para conseguirlo", dice. Los científicos creen que las actividades humanas afectaban al clima mucho antes del inicio de la Revolución Industrial.
En palabras del experto: "La masacre hizo que se reforestase un área del tamaño de Francia y el resultado fue solo unas pocas partes por millón. Esto es útil porque nos muestra lo que puede conseguir la reforestación".
"Pero, al mismo tiempo, se trata de una reducción que equivale tal vez a solo dos años de emisiones de combustibles fósiles a la tasa actual".
El estudio también arroja luz en las discusiones sobre la creación de una nueva etiqueta para describir la época -y el impacto- de la humanidad en la Tierra.
Esta época se llamaría Antropoceno y actualmente existe un agitado debate sobre cómo se tiene que reconocer en el registro geológico.
¿Qué es el Antropoceno, la "Edad de los humanos" que expertos aseguran hemos entrado? Algunos investigadores afirman que sería más obvio en los depósitos que registran la gran aceleración de la actividad industrial desde la década de 1950.
Pero el equipo de científicos del University College de Londres argumentan que la masacre en América muestra que hay interacciones humanas que dejaron una marca profunda e indelebleen el planeta mucho antes de mediados del siglo XX.

Jonathan Amos Corresponsal de Ciencia de la BBC
Foto de archivo: REUTERS / Morteza Nikoubazl
El General de Brigada Hossein Salami, segundo en el mando de la Guardia Revolucionaria iraní, dijo en una conferencia que su país podría derrotar a Israel en tres días.
"Les advertimos (a los sionistas) que si una nueva guerra comienza, esta resultará en su destrucción", dijo Salami. Según la agencia iraní Tasnim, el general también dijo que "Irán ha advertido al régimen sionista que no juegue con fuego porque van a ser destruidos antes de que EEUU los ayude".
Salami fue incluso más allá y dijo que de haber una guerra, Israel "no conseguiría suficientes tumbas para enterrar a todos sus muertos".
Esta semana, el primer ministro Netanyahu se refirió en la conferencia Cybertech en Tel Aviv a las amenazas de destrucción que recientemente hacen repetidamente desde Teherán: "Ellos dicen que nos van a destruir, que van a atacar nuestras ciudades con misiles. No somos ajenos a estas amenazas. No nos impresionan porque nosotros sabemos cuál es nuestro poder tanto en defensa como en la ofensiva".
El día martes, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, contraalmirante Ali Shamkhani, dijo que “los misiles de precisión en manos de la resistencia en Gaza y el Líbano están dispuestos para convertir toda acción estúpida posible en un infierno de fuego”, refiriéndose a un posible ataque de Israel.
Foto: Palacio de Miraflores via REUTERS
Afectado por las recientes sanciones del gobierno de Estados Unidos en contra de su régimen, Nicolás Maduro habría acordado vender 15 toneladas de oro a Emiratos Árabes Unidos.
De esta forma, el régimen lograría obtener efectivo después de que la administración Trump anunciara sanciones contra PDVSA y traspasara activos del gobierno venezolano al nuevo presidente legítimo, Juan Guaidó.
Según un reporte de la agencia Reuters, el Banco Central de Venezuela pretende vender unas 15 toneladas de oro pertenecientes a sus reservas a Emiratos Árabes Unidos y así poder seguir financiando al régimen. Acorde a este mismo reporte, un primer envío de tres toneladas de oro ya se habría realizado el 26 de enero.
El asesor de la administración Trump, John Bolton, advirtió a "banqueros, corredores, comerciantes, facilitadores y otros negocios" a que "no comercien con oro, petróleo u otros productos venezolanos que son robados del pueblo venezolano por la mafia de Maduro". Al mismo tiempo avisó que los norteamericanos están "listos para seguir tomando medidas".
Sin la fuente de ingreso más significativa de Venezuela, el petróleo, Maduro está utilizando las reservas de oro para poder mantener al gobierno y financiar las actividades de un régimen que está siendo aislado cada vez más.
El parlamento europeo anunció también el jueves el reconocimiento a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela e instó a las naciones miembro a tomar la misma medida. De esta forma se sumaron a una larga lista de naciones e instituciones que reconocen al nuevo liderazgo en Venezuela en la que destacan países como Estados Unidos, Israel, Canadá, Argentina, Brasil, Colombia y Australia.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243