Noviembre 14, 2019

Selfies labore, leggings cupidatat sunt taxidermy umami fanny pack typewriter hoodie art party voluptate. Listicle meditation paleo, drinking vinegar sint direct trade.

Rosh haShana es el comienzo del nuevo año judío. En pocas horas iniciaremos el año 5780.

Comenzar un nuevo año es, por supuesto, un motivo de celebración y alegría. Es por eso que durante la primera y la segunda noche de Rosh haShana, las noches del 29 y 30 de Septiembre respectivamente, realizamos una ceremonia especial o «Seder» donde deseamos unos a otros tener un año de paz, prosperidad y alegría.

Pero para el pueblo judío un nuevo año también (o principalmente) significa un evento serio. Al punto de que los Sabios hablaron más, mucho más, sobre los aspectos serios de Rosh haShaná que sobre los aspectos celebratorios de Rosh haShaná.

Los rabinos de Mishná explicaron que Rosh haShaná es nada menos que el día del juicio (יום הדין). ¿A qué juicio se refieren los Sabios? Al más significativo: a evaluar si estoy haciendo con mi tiempo y con mi vida lo que se supone que debo hacer.

¿Y adivina quién me va a estar juzgando?

Dios. Y yo mismo

El juicio comienza la primera mañana de Rosh haShaná, el 1 de Tishrí, que este año corresponde al lunes 30 de Septiembre. Cuando entramos a la sinagoga debemos imaginarnos que estamos ingresando en la corte y que estamos a punto de ser juzgados. Nuestro primer desafío, probablemente el más difícil, es identificar al Juez. Él está allí, pero no puede ser visto de una manera normal. Para «ver» al juez, para sentir Su presencia, debemos usar la ayuda de nuestras Tefilot, plegarias y oraciones. Cuando rezamos en Rosh Hashaná vamos a notar una y otra vez la enfatización de una palabra clave: “MELEJ”, que en hebreo significa “Rey” (o MALKENU, nuestro Rey). «Rey» en el contexto de Rosh haShana significa «Juez». En Rosh HaShana pensamos en Dios como el Rey / Juez. Juzgar a sus súbditos era uno de los roles principales de los reyes de Israel (pensemos, por ejemplo, en el juicio del rey Salomón). El Rey era la figura judicial más elevada y la instancia final. Por lo tanto, desde Rosh haShana y hasta el final de Yom Kipur, cuando la sentencia definitiva será emitida, nos referiremos a Dios como nuestro Juez.

El evento más especial de Rosh haShana también tiene como objetivo ayudarnos a identificar al Juez y hacernos sentir que estamos frente a Él. Me refiero a la voz del Shofar, el cuerno del carnero. En el antiguo Israel, el Shofar se hacia escuchar frente a todo el pueblo cuando un nuevo Rey era coronado. Al escuchar el Shofar debemos sentir que estamos parados frente a Dios, y que Él ahora nos está juzgando. Esta es la manera en la que individualmente «coronamos» a Dios, lo aceptamos como nuestro Juez.

Si NO nos tomamos esta idea a la ligera, al escuchar el Shofar podríamos sentirnos abrumados, paralizados y conmocionados. Porque nos damos cuenta de que no podemos fingir ni ocultarle nada a Dios. Porque Él nos conoce mejor que nosotros mismos.

Si esto sucede, si lloramos, nos emocionamos y sentimos escalofríos al escuchar el Shofar, significa que el Shofar está funcionando bien, y que estamos reaccionando correctamente a su penetrante sonido.

Cuando se escucha el Shofar no tenemos que pedir perdón, confesar o arrepentirnos (y ni hace falta mencionar que en ese momento no debemos solicitar in pedirle nada a Dios). Todo eso es extremadamente importante, pero este no es el momento.

Maimónides explica claramente que la misión del Shofar es ”despertarnos”, es decir, su sonido nos tiene que ayudar a tomar conciencia de que estamos siendo juzgados, y especialmente que Dios es Quien preside la corte.

El Shofar declara que HaShem es nuestro Rey y Juez ( ‘להמליך את ה) y es nuestro deber hacer el mayor esfuerzo posible por visualizar (¡sin visualizar a Dios!) que estamos frente a Él, frente a Su Trono, y sentir que Él nos está llamando a comparecer en Su corte.

Una vez que nos despertemos, eventualmente, reconoceremos nuestras faltas, las confesaremos, las repararemos y nos transformaremos en mejores personas.

Les Deseamos Feliz Rosh haShaná

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: REUTERS / Lucas Jackson
El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este martes que el mundo tiene el "deber de actuar" contra los "ataques violentos" de Irán a las refinerías saudíes y su "deseo de sangre".
Trump subrayó al mismo tiempo que EE.UU. "nunca ha creído en los enemigos permanentes" y no quiere cerrar la puerta a la diplomacia.
"Todas las naciones tienen un deber de actuar. Ninguna nación responsable debería satisfacer el deseo de sangre de Irán", dijo Trump en su discurso ante la Asamblea General de la ONU que este martes se celebra en Nueva York.
Además, el presidente estadounidense llamó "marioneta de Cuba" a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, y prometió que Estados Unidos seguirá del lado del pueblo venezolano "hasta que se restaure la democracia".
"El dictador Maduro es una marioneta cubana protegida por guardaespaldas cubanos", sentenció Trump durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU.
Trump denunció que Cuba "saquea la riqueza de Venezuela" para mantenerse a flote, y pidió "a los venezolanos atrapados en esta pesadilla" que no olviden que Estados Unidos "está unido apoyándoles", con "vastas cantidades de ayuda humanitaria" preparadas.
"Estamos siguiendo muy de cerca la situación en Venezuela. Esperamos el día en que se restaure la democracia y Venezuela sea libre", agregó.
El mandatario dijo que la situación en Venezuela es un recordatorio de que "el socialismo y el comunismo no se tratan de justicia ni de sacar a la gente de la pobreza", un mensaje que también le sirve para combatir al ala más izquierdista del Partido Demócrata en EE.UU.
Donald Trump definió el socialismo como "el destructor de las naciones y de las sociedades" y advirtió de sus efectos nefastos "cuando se combina con las nuevas tecnologías", sin dar más detalles.
El mandatario citó a Cuba, Venezuela y Nicaragua como los países donde la democracia está más amenazada en el continente, sin dar más detalles.
Durante su discurso, se pudo ver a una representante de la delegación de Venezuela en la Asamblea General leyendo un libro sobre el libertador Simón Bolívar, cuyo título no llegaron a captar bien las cámaras, pero que parecía ser "Bolívar, héroe, genio y pensamiento universal", de Iván Guillermo Rincón Urdaneta. EFE
Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Cortesía Desde hace años Lucy Cosme destaca por su activismo y su amor por Israel que difunde entre millones de cristianos en América Latina, llegando incluso a formar parte de una delegación de líderes cristianos que se reunió con el primer ministro Netanyahu para fortalecer los vínculos de amistad entre los pueblos.
En una entrevista exclusiva con Aurora, la destacada líder nos cuenta sobre su cariño hacia el pueblo judío y sobre sus numerosas experiencias de visita con Las Huellas del Cielo a la Tierra Santa que considera su "casa" y una fuente única de inspiración.
¿Por qué decidiste hacer un viaje a Israel? ¿Cuáles eran tus expectativas del viaje?
Siempre quiero ir a Israel, amo Israel. En Israel encuentro vez tras vez argumentos muy bonitos para inspirarme en cuanto a crecer en la vida, razones para ver el futuro de una manera más productiva, la resiliencia del pueblo judío y todo lo que han logrado en estos 71 años, demuestran que son un pueblo especial, diferente, y solo con estar ahí, en ese ambiente, descubrir lo que está pasando, conocer las innovaciones, hacer amigos, ya es una bendición extraordinaria.
Llena a uno de motivación, de fuerzas nuevas, además de que Israel es un país extraordinario desde su historia hasta sus últimos descubrimientos. Quiero agregar que, amo a Dios profundamente, al Dios de la Biblia que es el Dios de Israel, y es obvio que en el Israel moderno está la comprobación de cada una de las cosas que alguien puede soñar para su pueblo.
Siempre tengo mi disposición muy alta para ser una posibilidad a quienes aún no conocen Israel, y trabajo por el logro de llevar cada vez a más personas a este bello país. Como a Israel, lo siento parte de mi, es algo que lo he tomado como parte de mi agenda, de mis metas y de misma. Me duele el corazón cuando algunas personas dentro del cristianismo y aún fuera, no puedan ver a Israel así, para mi “el verdadero Israel” es ese que evoluciona día a día, un país maravilloso, que ha sabido sufrir, pero siempre quedar de pie, cuidando a sus ciudadanos y preservando sus raíces tanto o más que sus frutos.


¿Cuál fue el lugar más significativo que visitaste? ¿Por qué?
Siempre será Jerusalén, luego Tel Aviv, Tiberíades y ahora me encantó el desierto del Néguev.
Jerusalén es inigualable, hay que vivirlo, respirarlo, es una experiencia totalmente significativa, no me cansaría nunca de recomendarla. Mientras uno camina por sus calles, la energía te atraviesa y la sensación no se puede transmitir en palabras.
¿Qué sentiste al llegar a Tierra Santa?
Desde la primera vez que ingresé en el aeropuerto de Ben Gurión hasta el día de hoy, siempre siento lo mismo, la sensación de llegar a casa, es una emoción muy extraña y a la vez hermosa la que me invade, y al estar pisando tierra santa comienzo a vivir un sueño y es estar pisando mi hogar, lo que amo y percibo que lo que voy a vivir cada día mientras esté aquí, es especial. Debo decir que lo que me sucede nunca ha defraudado la realidad que vivo mientras estoy allí, cada día que he pasado en Israel, es un día bendecido para mi, nunca he pasado un día malo en Israel.
Un lugar tan relevante como único es el Kotel, allí puedes sentir que Dios te mira, te consuela y te entiende, es una sensación inexplicable. Considero un error llamarlo el Muro de las lamentaciones, porque es el muro de la gratitud y la esperanza.
¿Cuál es tu opinión acerca de la hermandad judeo-cristiana en Israel?
Mi opinión es que la hermandad judeo-cristiana es una de las formas más hermosas y respetuosas de coexistencia que se hace visible entre los pueblos. Saber que pertenecemos a la familia de la Fe, que tenemos raíces espirituales muy profundas y unidas, que sin tener todos los puntos de común acuerdo, podemos ser los mejores aliados, es una muestra al mundo de que la amistad no implica uniformidad, que es una decisión de madurez y aceptación, solo necesitamos respeto mutuo, la mano derecha no es la misma que la izquierda, pero trabajan en la misma misión.
Por ejemplo esa coexistencia espiritual y moral, defender el mismo libro, creer en la Torá, en el Dios de Israel, compartir nuestras raíces y principios de vida, hace más que suficiente para nosotros aplaudir la coexistencia del pueblo judío, el cristianismo tiene mucho que aprender sobre las raíces del judaísmo, que contienen elementos ricos y maravillosos.
El Judaísmo puede por su parte aprender del cristianismo que lo bueno se comparte, a ser más abiertos, y saber que hacer un mundo mejor se puede hacer no solo a travez de dar al mundo tecnología, inventos, curas médicas, si no que la amistad es una cura maravillosa, el amor es la mejor de todas las recetas, pero el hecho de que la gente nos vea unidos, desde mi óptica, es una de las cosas más hermosas que le podemos decir a la humanidad, como pueblos, dejando que nuestros frutos hablen con dulzura de los lazos de nuestras raíces.
¿Cuál fue el motivo por el que decidiste venir a Israel con Huellas del Cielo?
El motivo principal fue descubrir en el Capitán Kaplan, como muchos le llaman, un conocedor de su tierra con corazón de embajador, cuando lo conocí hace años, lo admiré enseguida, quedé fascinada con su mirada sobre Israel, cuando luego tuve la oportunidad de escuchar sus conferencias, su visión, pasión y amor por su pueblo, recargué mis deseos de aprender. Roni, quien es un gran amigo, al igual que su familia, es uno de los más especiales recursos que tiene Tierra Santa, porque dependiendo de quien te muestra un territorio y por qué, echas raíces o alas!
Huellas del Cielo es un viaje totalmente distinto a otros, es sencillamente magnífico. Huellas del Cielo tiene un diseño de viaje que combina la estancia de unas vacaciones bien planeadas, con una guía trabajada para conocer la profundidad tanto del Israel histórico, bíblico y moderno que en otros tours solo se puede observar en paradas flash.
El diseño del tour es especial, las atenciones, la seguridad, los guías, las charlas, todo es excelente. Tu puedes hacer el mismo tour en diferentes etapas cada vez más evolucionado, la gente que vuelve a Israel tiene la posibilidad de hacer un tour basado en lo que ya conoció en el primer tour, pero conociendo nuevos lugares y llevando el mismo hilo conductor, todo eso me encanta.
Yo llevo a la gente desde el primer día a conocer el Israel que ellos no imaginaron, pero que yo sí. Comienza el tour en Tel Aviv en el museo de Shimón Peres. Ahí vemos cómo Israel le muestra al mundo que hoy está alcanzando la Luna, los más poderosos avances tecnológicos, que un Israel humanista, sensible, visionario y cuando la gente ve eso y observa de donde proviene todo, entiende que siempre se puede alcanzar una estrella y que la inspiración en el pueblo de Israel, su fe y su resiliencia es una matriz de corte universal. El pueblo de Israel ha vivido las peores crisis y siguen de pie, porque poseen el hierro de la educación basada en la palabra de Dios.
Israel es el pueblo de Dios, es una tierra santa y es un ejemplo para todos los pueblos. Desde el primer día le enseñamos eso a la gente y todo el recorrido lo deja más que claro.
¿Recomendarías a otros cristianos hacer esta experiencia en Tierra Santa? ¿Por qué?
Claro, para eso estamos listos y puestos. No sólo lo recomendaría, los animo, no dejen de incluir un viaje como el de huellas del cielo en sus vidas y en sus vacaciones, es un viaje completo y necesario, un viaje de lujo a precio especial. Israel no debe conocerse sólo del aspecto religioso, es un pueblo que tiene demasiado, hay que conocer la cultura, la geografía, los avances, la historia y la geopolítica en este tiempo es vital, en un tour tradicional eso no se puede ver.
Para ser un buen cristiano hay que ir a Israel y Las Huellas del Cielo es la manera ideal.
Para más información sobre Las Huellas del Cielo puedes contactar con Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lucy Cosme es una amante de Israel, conferencista, pastora, coach, autora, comunicadora de radio y televisión, activista por Israel en América Latina y Directora de la organización benéfica Villa Bendición en República Dominicana por 22 años.

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243