Noviembre 21, 2019

Selfies labore, leggings cupidatat sunt taxidermy umami fanny pack typewriter hoodie art party voluptate. Listicle meditation paleo, drinking vinegar sint direct trade.

Marcha de Jerusalén
Foto: REUTERS/Ronen Zvulun
"Queremos a Israel", clamó hoy una multitud de cristianos evangélicos llegados de los cinco continentes que esta tarde inundó las principales calles de Jerusalén en una marcha en la que mostraron su devoción por el Estado judío y que se celebra cada año durante la festividad de Sucot.
Unas 10.000 personas participaron en un colorido desfile marcado por el ambiente festivo, donde destacaron los colores azul y blanco y la Estrella de David de la bandera israelí, muy presente entre los congregados, que también enarbolaron las enseñas nacionales de sus respectivos países de origen.
"Esto es para que Israel vea que no está solo. El mundo le ama y aquí hay gente de los países más poderosos", comentó el colombiano Andrés Castro, residente en París, que ondeaba una bandera francesa y que destacó la presencia de personas procedentes de potencias mundiales como Estados Unidos, Rusia o China.
Los congregados comenzaron su ruta en el parque Saker, el más grande de la Ciudad Santa. Ante un fuerte dispositivo policial y múltiples cortes de calles, recorrieron algunas de las vías más importantes de la parte occidental de la urbe mientras cantaban y bailaban animados por el ritmo de la música.
La emoción por desfilar entre las calles de Jerusalén se percibía en muchos de ellos, que mostraron un vínculo especial con Tierra Santa por las connotaciones religiosas del lugar.
"Israel significa una gran bendición, es la palabra de Dios", declaró la pastora Jeni Moreno, de la congregación evangélica Paz de Dios de Panamá, que caminó todo el desfile con una suntuosa pollera, uno de los vestidos femeninos tradicionales del país latinoamericano.
Como muchos otros, no es la primera vez que Moreno estuvo en la marcha, en la que ha participado en diez ocasiones anteriores.
Su experiencia es similar a la de Andrés Castro, que también participó en desfiles previos. "Para mi esta es la tierra prometida, aquí comenzó todo y terminará todo", explicó el colombiano, quien aseguró que será en Israel donde "vendrá el Mesías por segunda vez para reinar el mundo".

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Combatientes kurdas en una ceremonia de graduación en Hasaka Foto archivo: REUTERS/Rodi Said
Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) han recuperado la mayor parte de las áreas tomadas por las fuerzas turcas en la fronteriza Ras al Ain, clave para su entrada a territorio sirio, después de una batalla que causó 21 bajas en ambos bandos, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
Las FSD lanzaron un contraataque para retomar el territorio que les fue arrebatado en Ras al Ain como parte de la ofensiva de Turquía y grupos aliados en el noreste de Siria contra esta alianza de milicias mayoritariamente kurdas, que hoy entra en su quinto día.
Tras el contraataque, que causó enfrentamientos con 17 bajas en las filas de las facciones aliadas de Turquía y cuatro en el bando de las FSD, las milicias proturcas se retiraron de la zona industrial de Ras al Ain, según la ONG, con sede en el Reino Unido, pero una amplia red de colaboradores sobre el terreno.
Sólo en las áreas rurales que rodean esta localidad fronteriza y la cercana Tel Abiad más de 130.000 personas han tenido que huir de sus hogares, según un informe de situación difundido esta madrugada por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).
Además, alerta de que la escasez de agua en la capital homónima de la provincia de Hasaka y sus alrededores se está deteriorando "rápidamente" y tornándose "crítica", lo que afecta ya a unas 400.000 personas, casi un cuarto de ellos residentes en campamentos.
Desde el inicio de la ofensiva hace cinco días -lanzada después de que Estados Unidos, aliado de los kurdos en su guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), anunciara hace una semana su retirada de la zona- el Ejército turco ha atacado Ras al Ain y Tal Abiad con repetidos bombardeos e intenso fuego de artillería.
Según la Media Luna Roja Kurda, 34 civiles perecieron en los primeros cuatro días de la ofensiva turca, mientras que 200.000 han abandonado sus hogares de las zonas limítrofes con Turquía hacia otras regiones más al sur.
Ankara considera a las FSD y a su principal grupo, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), como una organización terrorista vinculada con la guerrilla del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK). EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Benjamín Netanyahu Foto: Knéset
Se dice que en el combate de Heraclea, contra los romanos, en el año 280 a. C., las pérdidas del ejército del rey Pirro de Epiro fueron tan graves que, mientras contemplaba el campo de batalla, expresó: “Otra victoria como esta, y tendré que volverme solo a casa”.
Considerando la noción de las llamadas “victorias pírricas”, podría insinuarse en alguna medida que paradójicamente el enorme triunfo de la corriente ideológica que representa el primer ministro, Benjamín Netanyahu, terminó conduciendo al país al empate político y amenaza actualmente con derribarlo del poder.
De hecho, tras la retirada de Gaza, en 2005, y la consiguiente toma del poder de la Franja por parte de Hamás, en 2007, no hay demasiado entusiasmo en el público israelí por repetir la misma aventura en Cisjordania (Judea y Samaria) -que dicho sea de paso domina desde sus colinas la planicie costera mediterránea, que alberga el corazón económico de Israel-.
Habida cuentas de que los palestinos están amargamente divididos y que las probabilidades de llegar a un acuerdo son casi ínfimas, era posible sospechar que el eje político electoral se trasladaría desde el “conflicto” hacia cuestiones, hasta hace poco, secundarias, tales como la relación entre Estado y religión, corrupción, justicia social, etc.
En este sentido, el primer ministro, de la Autoridad Palestina, Mohammed Shtayyeh, destacó acertadamente la inexistencia de diferencias significativas entre Netanyahu y sus principales rivales políticos.
“Francamente, la diferencia entre Benny y Bibi (Benny Gantz y Benjamín Netanyahu), no es más grande que la diferencia entre la Pepsi Cola y la Coca-Cola”, apuntó Stayyeh.
Efectivamente, el partido Azul y Blanco (Kajol Laván) lleva como líderes a tres generales, dos de ellos sirvieron como jefes del Estado Mayor (Benny Gantz y Gabi Ashkenazi) durante el mandato del propio Netanyahu y uno como su ministro de Defensa (Moshé Yaalón). Por lo que no es de suponer que estemos a las puertas de un cambio de paradigmas en relación a los asuntos de seguridad.
Incluso, desde el partido Likud, encabezado por Netanyahu, algunos diputados han reconocido que la hostil campaña electoral del primer ministro hacia los árabes-israelíes, que componen alrededor de un 20 por ciento de la población, terminó movilizando masivamente a ese sector hacia las urnas, dañando como un boomerang las posibilidades del titular del Ejecutivo.
Extrañamente, pareciera que la victoria ideológica de Netanyahu no estuvo a la par de su estilo político, que terminó alienando a muchos de sus antiguos aliados (tales como Avigdor Liberman, Moshé Yaalón, Benny Begin, etc.), lo que podría ser una de las razones que están minando sus posibilidades de mantener las riendas del poder.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243