Enero 25, 2021

Selfies labore, leggings cupidatat sunt taxidermy umami fanny pack typewriter hoodie art party voluptate. Listicle meditation paleo, drinking vinegar sint direct trade.

El presidente Reuven Rivlin en la ceremonia de recepción del INS Magen, el nuevo barco de misiles de la Armada israelí, 2 de diciembre de 2020, Foto Kobi Gideon / GPO vía Wikimedia CC BY-SA 3.0
El arribo del primero de los cuatro buques de guerra de la Armada de Israel de clase Sa'ar 6 fabricados en Alemania (apodado Magen) a la Base Naval de Haifa marca la llegada de una plataforma marítima avanzada que dará a Israel nuevas capacidades para defender sus críticos recursos energéticos marítimos contra una creciente variedad de armamento enemigo guiado con precisión.
El INS Magen, un buque de guerra de clase Sa'ar 6 de fabricación alemana, llegó a la Base Naval de Haifa a principios de diciembre de 2020. El INS Oz se le unirá en julio de este año, y el INS Atzmaut y el INS Nitzhahon están programados para llegar en septiembre y noviembre.
Los barcos están construidos por el armador naval alemán Thyssenkrupp, y el diseño de las plataformas se llevó a cabo en estrecha colaboración con los ingenieros de la Armada de Israel. Cada plataforma cuesta 400 millones de dólares y el gobierno alemán cubre un tercio del costo.
Los sistemas de combate israelíes a bordo se instalarán después de que los buques de guerra lleguen a Israel. El noventa y cinco por ciento de esos sistemas serán de fabricación israelí y muchos de ellos serán completamente nuevos, diseñados para las amenazas de hoy en día.
La llegada del Magen a la base naval de Haifa marcó la transición de la Armada israelí hacia una nueva doctrina de combate que se adapta mejor que su predecesora a la amenaza regional en evolución. Bajo la nueva estrategia, la Armada jugará un papel significativamente mayor en la detección rápida y el enfrentamiento de objetivos enemigos en tierra.
Por lo tanto, el proyecto Magen representa un salto adelante en las capacidades de defensa naval de Israel y un concepto de estrategia naval evolucionado diseñado para el panorama de amenazas del siglo XXI.
El arsenal de proyectiles de Hezbolá, que es más grande que el de la mayoría de los ejércitos de la OTAN, representa la principal amenaza convencional para la seguridad israelí. Se estima que el ejército terrorista respaldado por Irán tiene unos 130.000 proyectiles, incluido, según informes de medios internacionales, el misil supersónico de crucero tierra-mar Yakhont, que según se informa recibió de los depósitos de armas del régimen de Assad en los últimos años.
Hezbolá también está tratando de desarrollar capacidades balísticas de precisión, con el apoyo de Irán.
Mientras tanto, Hamas y la Jihad Islámica Palestina en Gaza están desarrollando su propia capacidad de cohetes balísticos. Los adversarios en el Líbano y Gaza tienen flotas de vehículos aéreos no tripulados que pueden desafiar las plataformas marinas.
La Fuerza Quds iraní, por su parte, podría desplegar sus propias capacidades de ataque directo en la costa siria. Además, se cree que Irán ha trasladado misiles de crucero a Siria.
En resumen, la arena está cambiando rápidamente y las amenazas de descargas de proyectiles de alta intensidad están evolucionando a un ritmo nunca antes visto. Al mismo tiempo, la dependencia de Israel del mar nunca ha sido mayor y se prevé que se expanda aún más en los próximos años.
Las plataformas marinas de Tamar están ubicadas al oeste de Gaza en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Israel, mientras que Leviathan está frente a la costa de Haifa. Los campos de gas de Karish y Tanin se encuentran al norte de Leviatán en el mar Mediterráneo. Las plataformas entregan gas natural licuado a la costa, donde se convierten en electricidad en centrales eléctricas. Alrededor del 70% del consumo eléctrico de Israel se basa ahora en gas natural, y la transición del carbón al gas es esencialmente irreversible debido a cambios en la infraestructura.
Aproximadamente la mitad del agua dulce de Israel proviene del mar Mediterráneo a través de cinco plantas desalinizadoras, y se espera que dos más entren en funcionamiento en los próximos años.
La gran mayoría de las importaciones de Israel también llega por mar. Incluye el 90% del trigo del país, 300.000 vehículos por año y una variedad de materias primas que dependen de rutas marítimas seguras, no del tráfico aéreo, para seguir llegando. El transporte de contenedores representa una tasa de importación con la que los aviones de carga no pueden competir, ya que un buque de carga puede transportar muchas más mercancías que cualquier avión de carga. Por tanto, las rutas marítimas y los puertos son más críticos para la rutina diaria de Israel que la carga aérea.
Incluso durante el "tren aéreo" de la guerra de Yom Kippur de sucesivos aviones que transportaban equipos militares de emergencia y bombas a Israel, tales suministros no representaron más del 10% de las importaciones de suministros de emergencia de Israel en el conflicto de 1973. La mayoría de los suministros llegaron a través del mar.
Hoy en día, el puerto de Haifa maneja el 53% de las importaciones, Ashdod el 43% y el Eilat 4%. Si bien es pequeño, el puerto de Eilat es fundamental porque representa una salida adicional al sur a través del Mar Rojo.
El primer primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, señaló una vez que sin control marítimo el Estado de Israel estaría sitiado. Su observación es aún más relevante hoy. El mar sigue siendo la frontera más larga de Israel y su principal fuente de electricidad, suministro de agua y medio de traer mercancías al país.
Como el área de aguas económicas de Israel, aproximadamente de el doble del tamaño del país, creció en importancia estratégica, los planificadores navales comenzaron a pensar en nuevas formas de defenderlo. En 2013, el gobierno asignó a la Marina la tarea de defender las aguas del estado y se inició seriamente el trabajo de planificación.
Al evaluar su nuevo papel en la seguridad de activos estratégicos en la ZEE de Israel, la Armada de Israel concluyó que solo puede proteger plataformas marinas utilizando barcos.
Como resultado, cada barco Sa'ar 6 tendrá dos sistemas avanzados de defensa aérea a bordo: el Iron Dome naval de Rafael y el Barak 8 de Israel Aerospace Industries. Un solo radar fabricado por IAI-Elta controlará los sistemas de defensa a bordo. El mismo radar puede detectar amenazas de misiles balísticos y de crucero desde un largo alcance, y el sistema de gestión de batalla del barco puede asignar rápidamente el interceptor correcto para una eliminación rápida y dura.
Las naves también estarán equipadas con capacidades avanzadas de guerra electrónica para una capa "blanda" de defensa contra proyectiles enemigos.
Esta defensa de múltiples capas de las plataformas de gas formará una valla virtual que las protegerá contra una serie de amenazas, incluidos los misiles de crucero rápidos y de baja altura, que son los objetivos más difíciles de atacar.
El sistema de mando y control de los barcos representa una capacidad central adicional que integrará todos los sistemas a bordo, empleará inteligencia artificial y creará una imagen táctica en vivo. También se instalarán cañones de calibre 76 mm y estaciones de armas de control remoto Typhoon fabricadas por Rafael.
Pero la defensa es solo una parte del nuevo concepto. La otra parte se relaciona con la forma en que la Marina piensa acerca de enfrentarse a adversarios en tierra.
Esto implica un cambio de la doctrina de guerra de Aguas Azules, que ha dominado a la Armada desde la Guerra de 1973, a una doctrina de Aguas Marrones, que coloca un nuevo enfoque en el combate de mar a tierra.
La guerra de Yom Kippur fue la primera vez que barcos israelíes y hostiles se dispararon misiles entre sí en el mar. El 6 de octubre de 1973, en la batalla de Latakiya, Israel implementó con éxito su doctrina de la época, que requería embarcaciones pequeñas y rápidas que transportaran misiles y cañones de relativamente corto alcance que cargaran hacia las naves enemigas a toda velocidad hasta que estuvieran dentro del alcance de los misiles (12-14 millas náuticas). Una vez dentro del alcance, los barcos golpearon sus objetivos.
Dado que los buques de guerra enemigos tenían misiles con mayor alcance en 1973, la Armada de Israel tuvo que desplegar guerra electrónica y bengalas disuasivas [chafes] para defender sus barcos. La batalla de Latakiya fue una victoria israelí decisiva que validó la doctrina, que dominó el pensamiento de la Marina durante los siguientes 30 años.
Los barcos fueron diseñados con capacidades defensivas y de ataque para el combate barco a barco basado en esta experiencia.
Pero la Segunda Guerra del Líbano de 2006 dejó en claro que era hora de que la Armada actualizara su doctrina. Cuando la fragata INS Hanit clase Sa'ar 5 fue alcanzada por un misil tierra-mar de Hezbolá, la Marina vio que las cosas habían cambiado.
La carrera armamentista que inundó la región con misiles guiados de precisión y nuevos tipos de cohetes significó que los objetivos israelíes tanto en tierra como en el mar enfrentan un nuevo nivel de exposición.
Hamas, por su parte, está invirtiendo fuertemente en sus activos de comando naval, una inversión que incluye la construcción de túneles submarinos utilizados por los atacantes de Hamas.
Mientras tanto, las industrias de defensa se propusieron convertir misiles tierra-tierra en misiles tierra-mar, y algunos de esos misiles proliferaron hacia los adversarios.
Se estaba configurando una nueva situación naval estratégica.
El concepto Aguas Marrones de la Marina se basa en el componente básico de la interconectividad, lo que significa la creación de una imagen conjunta de la situación aérea entre la Marina y la Fuerza Aérea de Israel.
En otras palabras, cualquier rama que detecte objetivos primero comparte automáticamente la amenaza con la otra rama, una característica clave de la guerra centrada en la red. El resultado es que las redes de defensa aérea de Israel se nutren de los mismos sensores en tierra y mar. Las fuerzas terrestres también pueden introducir datos en esta red común y utilizarla para ordenar ataques a objetivos desde el mar.
Las capacidades avanzadas de detección e interceptación de radares de la clase Sa'ar 6, y su conexión con los sistemas de defensa aérea terrestres, forman la base central para un nuevo nivel de interoperabilidad. Los barcos que detectan amenazas transferirán los datos a redes militares terrestres, lo que significa que será más fácil para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzar ataques de retorno. Los barcos Sa'ar 6 también participarán en un intenso intercambio de datos de combate entre ellos.
Otra característica clave es el diseño de sección transversal del radar bajo de los barcos, que crea un efecto casi sigiloso para los sistemas de radar enemigos.
Los nuevos barcos tienen más potencia de fuego por metro cuadrado que cualquier barco de su tamaño en el mundo, y para un barco de 2000 toneladas y 90 metros de eslora (10 metros más largo que el Sa'ar 5), está repleto hasta el tope con potencia de fuego.
Durante las horas de rutina, los barcos Sa'ar 6 realizarán patrullas y tareas operativas. Durante las emergencias, se dirigirán a las zonas de defensa designadas para proteger las plataformas de gas. Los sistemas a bordo de los barcos les permitirán detectar, transmitir y recibir localización de amenazas terrestres y golpear esos objetivos si se les solicita.
La Armada de Israel crecerá a un tamaño de aproximadamente 15 buques. Si bien es relativamente pequeña, la flota disfrutará de un alto grado de flexibilidad, lo que significa que realizará asignaciones operativas que van más allá de la protección de las plataformas de gas.
Los barcos Sa'ar 6 pueden permanecer en el mar más tiempo y navegar más lejos que sus predecesores, por lo que podrán desempeñar un papel activo en la seguridad de las fronteras marítimas de Israel y la defensa de sus rutas marítimas.
Los barcos pueden participar activamente en la Campaña entre Guerras de Israel, que implica interrumpir las actividades de acumulación de fuerzas enemigas en múltiples escenarios con énfasis en el norte.
La llegada de estos barcos representa un hito en la evolución de la Armada de Israel.
Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
Yaakov Lappin es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y corresponsal de asuntos militares y estratégicos. Realiza investigaciones y análisis para think tanks de defensa y es el corresponsal militar de JNS. Su libro The Virtual Caliphate explora la presencia jihadista online.
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Agencia de Noticias Tasnim CC BY 4.0
Irán probó este viernes misiles balísticos tierra-tierra y aviones no tripulados de fabricación interna durante unas amplias maniobras militares en el desierto central del país.
Este simulacro tiene lugar a pocos días de la toma de posesión como presidente de Estados Unidos del demócrata Joe Biden, quien ha expresado su preocupación por el programa de misiles balísticos de Irán.
En los ejercicios militares, denominados "Payambar-e Azam 15" (El Gran Profeta 15), fueron utilizados la nueva generación de misiles Zolfaqar, Zelzal y Dezful, según la televisión estatal.
La Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución efectuó ataques combinados contra la hipotética base enemiga y destruyó todos los objetivos designados.
Los citados misiles están equipados con ojivas desmontables y tienen la capacidad de ser guiados fuera de la atmósfera y atravesar escudos antimisiles.
En cuanto a los drones bombarderos, atacaron un hipotético escudo antimisiles desde todas las direcciones y destruyeron también sus objetivos.
El comandante de la Fuerza Aeroespacial, Amir Hayizadeh, explicó que "primero, las unidades de drones atacaron los sistemas defensivos del hipotético enemigo, y luego, los misiles balísticos destruyeron las principales secciones de la base enemiga".
"Mediante una combinación de estas nuevas capacidades (de los misiles) con la operación de drones y el uso de la inteligencia artificial, nació un nuevo poder en la Guardia Revolucionaria", subrayó.
Las maniobras, que fueron supervisadas por el comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria, Hosein Salamí, tienen lugar después de que el miércoles en otros ejercicios se dispararan misiles navales y de que a principios de mes se probaran drones.
Biden se ha mostrado dispuesto a volver al acuerdo nuclear con Irán, del que se retiró EE. UU. en 2018, pero ha insistido en que deberían renegociarse algunos puntos del mismo e incluirse otros asuntos, como el programa de misiles balísticos iraní.
EE. UU. ha denunciado en numerosas ocasiones que los misiles balísticos de Irán son capaces de portar ojivas nucleares, pero Irán, que proclama regularmente la destruccion de Israel, argumenta que son armas convencionales y que su función es únicamente disuasoria y defensiva. EFE y Aurora
Fuente : Aurora Digital
Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 151

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243