Enero 26, 2022

Selfies labore, leggings cupidatat sunt taxidermy umami fanny pack typewriter hoodie art party voluptate. Listicle meditation paleo, drinking vinegar sint direct trade.

Los encargados de las relaciones internacionales de Rusia y Estados Unidos mantuvieron una reunión en Ginebra.
Antony Blinken y Serguei Lavrov. REUTERS Estados Unidos y Rusia mantuvieron hoy un diálogo en torno a la amenaza que pesa sobre Ucrania, del que no salieron resultados concretos más que la voluntad de Moscú de mantener abierto un canal diplomático de interlocución para intentar resolver una crisis acelerada por el masivo despliegue de tropas rusas en su frontera con Ucrania.
Los jefes de las diplomacias de Rusia y EEUU, Serguéi Lavrov y Antony Blinken, respectivamente, se reunieron durante noventa minutos en Ginebra, ciudad privilegiada para este tipo de encuentros por sus infraestructuras y seguridad, pero sobre todo por su neutralidad, lo que la convierte en una isla en medio de la Unión Europea y de la OTAN.
La cita estuvo precedida de una serie de amenazas, como la que pende sobre Ucrania, que vio agruparse justo frente a su frontera a unos 100.000 soldados rusos, según informaciones proporcionadas por los servicios de inteligencia occidentales, haciendo temer un plan de invasión.
Ucrania ya sufrió la invasión y anexión de la península de Crimea y el mundo fue testigo del apoyo financiero y militar que Rusia ofreció a los grupos armados separatistas que controlan dos provincias del este de Ucrania (región de Donbás), en una serie de eventos que se desataron en 2014 y que causaron 14.000 muertos, miles de heridos y el desplazamiento forzoso de cerca de 1,5 millones de personas.
Frente a ello, Estados Unidos y sus aliados en la OTAN respondieron asegurando que cualquier incursión en territorio ucraniano, por más pequeña que sea, será considerada una invasión y acarreará a Rusia las consecuencias más graves que puede imaginar.
Tras estar con Lavrov, Blinken dijo, en una conferencia de prensa, que Rusia sigue teniendo la posibilidad de elegir el camino de la diplomacia, pero que si opta por lo contrario todos estarán listos para reaccionar.
Blinken fue quien llamó a su homólogo ruso por teléfono para proponerle la reunión de hoy, con el fin de que sus respectivas preocupaciones quedaran más claras, lo que Lavrov consideró una idea útil para obtener respuestas concretas a las demandas de Rusia en torno a la congelación de la ampliación de la OTAN hacia el este, lo que excluiría la posibilidad de una futura adhesión de Ucrania.
Las exigencias de Rusia van todavía más lejos e incluyen el cese de actividades militares y posicionamiento de armas y tropas en los países de la antigua órbita de influencia soviética, en particular Polonia y los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania).
Washington y la OTAN, a través de su secretario general, respondieron con firmeza a tales propuestas señalando que son inadmisibles y que no se puede coartar la libertad de una institución de crecer ni la de un país de querer integrarse a ella.
Sin embargo, Rusia acudía al encuentro de Ginebra con la intención declarada de recibir una respuesta por escrito a sus peticiones, que Blinken no presentó, pero prometió que llegarían a Moscú en el transcurso de la próxima semana.
Según Lavrov, Blinken pasó parte del escaso tiempo que estuvieron juntos exponiendo una letanía de preocupaciones relacionadas con el supuesto plan ruso de agresión a Ucrania, país al cual la Unión Europea y EEUU prometieron todo su apoyo en caso de que esto ocurra.
Lavrov respondió asegurando que esa no es la intención de Rusia, ante lo cual Blinken contestó que la mejor forma de demostrarlo es retirando a sus soldados. Su contraparte le replicó recordando la importante cantidad de armamento que Occidente ha suministrado últimamente a Ucrania y el proyecto de la UE de crear una misión de formación militar en este país.
En medio de esta fuerte desconfianza y acusaciones mutuas, Blinken dijo claramente que la intención de la reunión «no era resolver» sus diferencias hoy, sino probar si el camino de la diplomacia sigue abierto
Ambos se despidieron ofreciendo la impresión de que el camino de una solución pacífica es viable, pero EEUU también pidió algunos gestos adicionales, en particular la liberación de dos turistas estadounidenses que fueron detenidos, procesados y condenados -según Washington sin evidencia creíble- en Rusia. EFE y Aurora

Seguridad Total

Enero 22, 2022
Albert Bourla también ponderó positivamente el desarolló de una píldora contra el COVID-19.
Albert Bourla. John Thys /Pool via REUTERS El CEO de Pfizer, Albert Bourla, se mostró optimista de cara a posibles olas de COVID-19 en el futuro. Si bien analizó que el “escenario más probable” es que el coronavirus circule durante muchos años, en las futuras olas no habrá restricciones para combatir el virus.
En una entrevista con el medio francés BFM TV, Bourla también pronosticó que algunas personas seguirían necesitando dosis de refuerzo.
“Es importante que las personas reciban el régimen de tres dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer, y es probable que luego requieran refuerzos anuales, aunque los inmunocomprometidos podrían requerirlos cada cuatro meses. Los niños deben ser vacunados para protegerlos. Su efectividad en niños es muy, muy, muy buena”, explicó.
Respecto a la píldora Paxlovid, que Israel ya adquirió, Bourla explicó que «cambia todo». La farmacéutica redujo las hospitalizaciones y muertes en personas vulnerables en casi un 90%.
En la entrevista, Bourla dijo que la empresa estaba elaborando un plan que implicaría una inversión de casi 600 millones de dólares en Francia durante los próximos cinco años, lo que incluiría una asociación con la empresa francesa Novasep para desarrollar un tratamiento anti-COVID en pastillas.
El director general del Ministerio de Salud de Israel advierte que, si el número de contagios de COVID-19 crece dramáticamente, deberá considerarse el confinamiento.
Foto: Magen David Adom vía Facebook El director general del Ministerio de Salud, profesor Nachman Ash, manifestó que la semana próxima será “critica” en términos de ponderar el número de enfermos de coronavirus en grave estado y conectados a equipos de soporte cardíaco y respiratorio (ECMO), para decidir la estrategia futura.
“Si vemos que las cifras suben rápidamente, entonces tendremos que considerar la posibilidad de imponer un confinamiento”, expresó Ash en una entrevista ofrecida al Canal 13.
“Si vemos un descenso de casos debido a la cuarta dosis de la vacuna; entonces podremos recomendar bajar la edad de vacunación para el resto de la población. Ahora eso no está sobre la mesa. Si vemos que los datos lo respaldan, lo haremos”.
El alto funcionario explicó sobre la decisión de administrar pruebas de antígeno nasal menos confiables que las pruebas PCR en la detección del coronavirus.
“Es una cuestión de política, nosotros implementamos las pruebas rápidas (antígeno) relativamente tarde porque teníamos más que suficientes dispositivos de PCR. Ómicron cambió las reglas de juego debido a los números altos. La prueba antígeno es menos sensible que la prueba PCR, pero suficientemente buena para detectar casos”, aseveró.
El viernes, el Ministerio de Salud, anunció que un total de 40.430 nuevos contagios fueron diagnosticados el jueves.
Estas cifras no incluyen las pruebas antígeno o “pruebas rápidas” realizadas en el hogar por aquellas personas que no requieren un diagnóstico oficial.
La profesora Galia Rahav, una especialista del Hospital Sheba, del Tel Hashomer, estimó que las cifras verdaderas son tres veces más que esos números oficiales.
Página 1 de 185

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243