Tel: (511) 4333275 - 4333243 | Mail: informes@pacificocomunicaciones.com



GUERRA NUCLEAR
Un nuevo ensayo nuclear provoca un fuerte terremoto en Corea del Norte. 7nuclear El país sufrió un fuerte terremoto de entre 5,7 y 6,3 grados de magnitud originado por "causas artificiales". Pyongyang confirma el "total éxito" de sus pruebas con bombas de hidrógeno que, amenazan, puede ser instalada en uno de sus misiles intercontinentales.

Lee Mi-Seon, directora general del Centro Meteorológico de Corea del Sur, detalla las diferencias entre un terremoto natural y otro artificial, en Seúl, tras el seísmo vivido por las pruebas nucleares de Corea del Norte. EFE/J. Heon-Kyun
SEÚL 03/09/2017 09:42 Actualizado: 03/09/2017 10:24 PÚBLICO/EFE
Un nuevo ensayo nuclear del régimen de Kim Jong-un ha causado un terremoto de 6,3 grados de magnitud en Corea del Norte. Así lo han confirmado las autoridades de Corea del Sur, Japón y China, así como desde la propia Pyongyang, que ha constatado el "total éxito" de sus pruebas con una bomba de hidrógeno y ha amenazado con utilizarla en uno de sus misiles balísticos intercontinentales (ICBMs). Así lo ha confirmado un anuncio de la televisión estatal norcoreana KCTV.

"El test fue realizado con una bomba con un poder sin precedentes", señaló la locutora Ri Chun-hee, la encargada de dar las noticias más importantes para el régimen, quien añadió que el ensayo tuvo "dos fases" y que no se ha producido "ninguna fuga de materiales radiactivos ni impacto adverso en el medio ambiente".

El nuevo ensayo armamentístico norcoreano fue ejecutado por orden directa del líder Kim Jong-un, según la KCTV, que mostró fotografías del mandatario en su despacho y sus habituales imágenes propagandísticas sobre anteriores lanzamientos de misiles.

La prueba "tenía como objetivo examinar y confirmar la precisión y credibilidad de la tecnología de control de la potencia nuclear, así como del nuevo diseño y estructura internos para manufacturar bombas H instalables en ICBMs", añadió la agencia estatal KCNA.

El seísmo fue detectado en Corea del Norte a las 12.36 horas surcoreana (3.36 GMT) en la provincia de Hamgyong del Norte, en el noreste del país y fronteriza con China, donde se ubica la base de pruebas nucleares de Punggye-ri, escenario de los cinco ensayos atómicos norcoreanos hasta la fecha.

El Gobierno de Seúl anunció la convocatoria de una reunión de emergencia del Consejo Nacional de Seguridad, en declaraciones de un portavoz recogidas por la agencia de noticias surcoreana Yonhap. El Ejecutivo japonés, por su parte, también confirmó la detección del seísmo, así como sus causas artificiales.

"Hemos llegado a la conclusión de que Corea del Norte ha realizado su sexta prueba nuclear", dijo en rueda de prensa el ministro nipón de Asuntos Exteriores, Taro Kono, tras señalar que el seísmo alcanzó los 6,1 grados en la escala abierta de Ritcher y tuvo su hipocentro a muy poca profundidad. Seúl señaló que el seísmo tuvo 5,7 grados de magnitud, según dijo en un comunicado el mando conjunto de las fuerzas surcoreanas.

Corea del Norte ha realizado ya seis ensayos nucleares
Por su parte, el Centro de Redes Sismológicas de China indicó que el temblor fue de 6,3 grados Ritcher y se originó a menos de un kilómetro de profundidad, e informó de la detección de un segundo terremoto de menor intensidad (4,6 grados) unos ocho minutos después del primero.

La Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO), un organismo autónomo de la ONU, también confirmó la detección de un "inusual evento sísmico" en Corea del Norte, con una magnitud "más fuerte que en las anteriores pruebas nucleares declaradas" del país asiático. "El evento parece haber sido más grande que el registrado en septiembre del año pasado y la ubicación fue muy similar a la de ese evento", indicó la CTBTO, al precisar que la magnitud del seísmo fue de magnitud 5,8 en la escala de Richter, medio punto menos que lo establecidos por otras fuentes.

"Si se confirma que fue un ensayo nuclear, este acto indicaría que el programa nuclear de Corea del Norte está avanzando con rapidez", agregó el secretario general de la CTBTO, Lassina Zerbo. "Constituye una nueva quiebra de la norma universalmente aceptaba en contra de las pruebas nucleares. Se trata de una norma que ha sido respetada por todos los países menos uno desde 1996", señaló en referencia a la firma de este tratado hace 21 años. "Insto a Corea del Norte a dejar de realizar más pruebas nucleares y adherirse a los 183 países que han firmado el acuerdo de la CTBTO", declaró Zerbo en el comunicado.

El Ejército surcoreano ha elevado su nivel de alerta al máximo ante la nueva provocación del país vecino, mientras que Tokio ha enviado aviones de reconocimiento de sus fuerzas aéreas para medir posibles variaciones en los niveles de radiactividad en el aire.

Respuesta conjunta
Tokio, Seúl y Washington tienen previsto mantener una conferencia telefónica hoy para analizar la situación y dar una respuesta conjunta a la nueva prueba nuclear de Pyongyang, que tiene lugar en la misma semana en que el régimen de Kim Jong-un lanzó un misil balístico sobre Japón que cayó en el Pacífico.

El aparente sexto ensayo atómico norcoreano se produjo unas horas después de que Pyongyang anunciara que ha desarrollado una bomba de hidrógeno que puede ser instalada en un misil balístico intercontinental (ICBM).

Corea del Norte ha llevado a cabo cinco ensayos nucleares hasta la fecha, de los cuales los dos últimos tuvieron lugar en enero y septiembre de 2016. Además, a principios del pasado julio el hermético régimen realizó su primer ensayo con éxito con un misil balístico intercontinental, seguido de otro test de un proyectil similar a finales de ese mes.

ENSAYO ATÓMICO
Estados Unidos amenaza con una “respuesta militar masiva” al reto nuclear de Corea del Norte
Washington apuesta por asfixiar económicamente al régimen de Kim Jong-un y afirma que no busca "el aniquilamiento" de Pyongyang, pero avisa de que dispone de "muchas opciones" para hacerlo

eeuu_ensayo

El pavoroso ensayo nuclear realizado este domingo por el régimen de Corea del Norte, el sexto y más potente de los que ha hecho desde 2006, supone un reto mayúsculo al temple y la destreza geopolítica de Donald Trump. La primera reacción del presidente de EE UU fue una serie de tuits a primera hora del domingo en los que dijo que “las palabras y acciones de Corea del Norte son muy hostiles y peligrosas para EE UU”. Más tarde añadió que estaba “sopesando, entre otras opciones, detener todo el comercio con cualquier país que haga negocios” con Pyongyang, lo que afectaría sobre todo a China. Por la tarde tras una reunión del presidente con su asesores militares en la Casa Blanca el secretario de Defensa Jim Mattis dejó asomar el garrote y advirtió de que quien amenace a EE UU "recibirá una respuesta militar masiva". Y el domingo al anochecer la Casa Blanca informaba de una llamada telefónica entre Trump y el ministro japonés Shinzo Abe en la que "se reafirmó el compromiso de EE UU para defender nuestra patria, territorios y aliados usando todas las opciones diplomáticas, convencionales y nuestra capacidad nuclear disponible". Mientras tanto, el vecino limítrofe de Corea del Norte, Corea del Sur, hizo este domingo un ensayo con misíles balísticos.

Trump, por lo tanto, no excluye la carta militar pero de momento la guarda como as en la manga. “Ya veremos”, respondió este domingo al salir de una iglesia a un reportero que le preguntó si atacaría Corea del Norte. En sus mensajes de Twitter de ayer por la mañana no exhibió el belicismo que mostró en agosto, cuando amenazó al dictador Kim Jong-un con “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo”. El magnate y comandante en jefe de EE UU, aconsejado por sus asesores, ha optado por priorizar la compleja estrategia de extremar el aislamiento económico de Corea del Norte.

The United States is considering, in addition to other options, stopping all trade with any country doing business with North Korea.
— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 3 de septiembre de 2017
El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, dijo ayer por la mañana en una entrevista que Trump le ha ordenado diseñar un nuevo paquete de sanciones para cortar “todo el comercio” de Corea del Norte con el exterior. China es el único aliado y el principal socio comercial del régimen de Kim. A la salida de la reunión de Trump con los militares, Mattis urgía a Pyongyang a obedecer los reclamos de desnuclearización del Consejo de Seguridad de la ONU y afirmaba que EE UU "no está buscando el aniquilamiento total de Corea del Norte" a pesar de que, añadió a continuación, dispone de "muchas opciones para hacerlo". "El presidente", señaló el prestigioso general apodado Mad Dog (Perro Loco) en la familia militar, "quiere mantenerse informado de cada una de ellas".

La nueva prueba nuclear norcoreana ha sido la sexta de su historia. Según la información difundida por el régimen, se detonó bajo suelo norcoreano una bomba de hidrógeno “con un extraordinario poder explosivo” y que podría ser instalada en un misil intercontinental capaz de alcanzar el territorio estadounidense. El estallido, que provocó un terremoto de magnitud 6,3 que se sintió en las zonas más cercanas de China, Rusia y Corea del Sur, habría alcanzado una potencia de entre 80 y 100 kilotones. La bomba que EE UU lanzó sobre Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial fue de 15 kilotones.

Con este ensayo, cinco días después de disparar un misil balístico que cruzó el espacio aéreo de Japón y recorrió 2.700 kilómetros hasta caer en el Pacífico, Corea del Norte culmina un verano en el que ha acelerado el desarrollo de su programa de armamento atómico y se ha enzarzado en un salvaje conflicto verbal con Trump. En julio un vocero del régimen advirtió de que atacarían “sin piedad el corazón de EE UU” con su “poder nuclear” si Washington amenaza “el liderazgo de nuestro líder supremo”. En agosto el régimen de Pyongyang dijo que lanzaría cuatro proyectiles hacia aguas cercanas a la isla de Guam, donde EE UU tiene dos importantes bases militares. Tras la respuesta de Trump amenazándolo con un ataque apocalíptico, Pyongyang pareció refrenar su órdago y el jefe de la Casa Blanca llegó a expresar su impresión de que el enemigo estaba “empezando a respetar” a EE UU. Pero el ensayo de ayer confirma que Kim Jong-un, de 33 años y heredero del poder de sus fallecidos padre, Kim Jong-il, y abuelo, Kim Il-sung, no se arredra ante Washington y desoye a la comunidad internacional en sus intentos de contenerlo. El dictador apareció horas antes del ensayo en imágenes inspeccionando sonriente la supuesta bomba de hidrógeno.

bomba_hidrogeno
foto bomba_hidrogeno
Kim Jong-un supervisa la supuesta bomba de hidrógeno antes de que se lleve a cabo el ensayo nuclear. EFE
De las seis pruebas nucleares efectuadas por Corea del Norte, cuatro han sido bajo las órdenes de Kim Jong-un, que llegó al poder a finales de 2011. Tres de estas pruebas en los últimos doce meses, cada una más potente que la anterior. En paralelo, se han acelerado los lanzamientos de misiles balísticos, los cohetes que deberían ser capaces de transportar estas bombas miniaturizadas hacia su objetivo, con especial hincapié en los proyectiles de medio y largo alcance.

En los tuits de este domingo por la mañana, Trump recriminó a Pekín, su gran rival en el tablero geopolítico, “intentar ayudar con poco éxito” a solucionar la crisis con Corea del Norte. La estrategia de asfixiar económicamente a Pyongyang solo será factible si China colabora. Las autoridades de Pekín suelen insistir en reclamar al presidente de EE UU que no vincule el desafío del programa nuclear norcoreano con los asuntos comerciales bilaterales.

El potente ensayo, aseguran los expertos, demuestra que Kim no tiene interés alguno en renunciar a su programa nuclear y que la comunidad internacional está fracasando en su intento de contenerle. "Corea del Norte utiliza estas pruebas para presionar a Estados Unidos para que reconozca su poderío nuclear, pero esto difícilmente ocurrirá. Por otro lado, es una forma de mantener su régimen seguro, así que el programa nuclear seguirá adelante a pesar de que las sanciones dejen a la población del país hambrienta”, explica Lu Chao, experto chino en el régimen norcoreano.

bomba_hidrogeno1

bomba_hidrogeno2

El Consejo de Seguridad de la ONU se reune este lunes para analizar el ensayo nuclear de Corea del Norte. La cita fue solicitada por EE UU, Francia y Reino Unido, tres de los cinco miembros permanentes y con derecho a veto del órgano central de decisiones, junto a China y Rusia. El secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó ayer que la acción de Pyongyang "socava los esfuerzos de no proliferación y desarme" de armamento no convencional.

El Consejo de Seguridad ha sancionado en múltiples ocasiones a Corea del Norte por sus ensayos balísticos y nucleares. El 5 de agosto aprobó por unanimidad –incluyendo a la reticente China– nuevas restricciones mercantiles con potencial para reducir en 1.000 millones de dólares sus ingresos por exportaciones. Según la embajadora de EE UU en la ONU, Nikki Haley, fueron las sanciones "más severas" impuestas a un país "en una generación", pero el brutal ensayo nuclear de este domingo evidencia que Kim Jong-un antepone el desarrollo de sus bombas al cuidado de sus finanzas.

Fuente El País Estados Unidos

Pacífico Comunicaciones.

Victor Villasante

🔊 Escucha - 💻 🔊 Escucha - 📱

 

Escriba su Comentario:

 

 

 

 



Suscríbase Gratis Aquí!