Tel: (511) 4333275 - 4333243 | Mail: informes@pacificocomunicaciones.com



Eclipse total de Sol: La 'eclipsemanía' llega a EEUU. eclipse

ASTRONOMÍA

La Luna se interpondrá entre el Sol y la Tierra, tapando por completo el disco solar

Composición de las fases de un eclipse total de Sol STARRYEARTH/STARS4ALL

0Comentar

EEUU disfrutará de un eclipse total de Sol, que en algunos sitios de España se verá como parcial al atardecer

Los eclipses, una oportunidad para viajar, por Rafael Bachiller

Un eclipse total de Sol es uno los mayores espectáculos de la naturaleza. Más de cien millones de personas en América del Norte tendrán mañana la oportunidad de disfrutar de este espectacular fenómeno, que recorrerá EEUU en diagonal, de oeste a este (desde el estado de Oregón hasta el de Carolina del Sur).

La fiebre por el denominado ya como el gran eclipse americano se ha desatado en EEUU. Las gafas especiales para verlo de forma segura se han agotado y se esperan desplazamientos masivos por carretera a la franja del país donde se podrá observar cómo la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, cubriendo por completo el disco solar. Se celebrarán fiestas y se han programado bodas coincidiendo con el momento de máximo oscurecimiento, mientras que aerolíneas privadas como Air Charter Service organizan vuelos a los mejores destinos para disfrutar del eclipse. El pueblo de Mackay, en Idaho, ha sido seleccionado por la NASA como lugar oficial para observarlo.

PUBLICIDAD

«Están creando una expectación brutal. Hasta en los carteles de tráfico de todos los estados en los que podrá verse en su totalidad anuncian el eclipse. Se va a acabar la gasolina y la comida», relata por teléfono desde Boise (Idaho) Miquel Serra-Ricart. El astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y los otros miembros del equipo de la expedición Shelios llegaron a EEUU el 15 de agosto para retransmitir en directo el fenómeno a través de la web en el marco del proyecto STARS4ALL. «Hemos presenciado todos los eclipses solares desde 1998, incluso fuimos al de la Antártida en 2003 pese a lo difícil que fue llegar», recuerda el astrónomo, que realizará mañana varios experimentos, entre ellos, estudiar cómo durante un eclipse solar baja la luminosidad y la temperatura: «Puede llegar a descender hasta siete u ocho grados», asegura.

«No hay nada que se parezca a una eclipse total de Sol», afirma Miguel Pérez Ayúcar, ingeniero de la Agencia Espacial Europea (ESA) y uno de los integrantes del programa educativo CESAR. El equipo de la ESA también retransmitirán este evento astronómico desde EEUU a través de la internet. Lo más probable es que lo hagan desde Casper (Wyoming), aunque al cierre de esta edición aún no habían tomado la decisión final sobre el lugar que escogerán.

En España tendremos que conformarnos con un eclipse parcial de baja magnitud atardecer que, además, no será visible en algunas zonas del este del país como Baleares, y buena parte de Cataluña, la Comunidad Valenciana y Murcia. Las Islas Canarias, donde la Luna cubrirá alrededor del 40% del Sol, y Galicia (en particular Vigo, con un 14%) serán los mejores lugares para observarlo justo antes del anochecer. En Madrid, la Luna tapará el 9% del Sol. El máximo se producirá hacia las 21, hora peninsular «Se verá una muesca en el Sol, como un mordisco», compara Pérez Ayúcar.

eclipse2

Eclipse de Sol. España

«Hay que estar en la franja de totalidad con el 100% para de verdad disfrutar del espectáculo», señala el científico español Valentín Martínez Pillet, director del Observatorio Solar Nacional de EEUU (NSO, por sus siglas en inglés), que tiene su sede en Boulder (Colorado). Allí, por ejemplo, la sombra de la Luna tapará sólo el 93% del Sol, por lo que Martínez presenciará este espectáculo desde Salem (Oregón), donde cubrirá el 100%. Hasta ese lugar viajará expresamente en autobús desde Portland con sus colegas de la Sociedad Astronómica Americana, que celebra su reunión anual este año en esa ciudad, donde el eclipse será de un 99%. «Al 99% hay demasiada luz solar sin ocultar y no se ve la corona», afirma el astrofísico, que considera que «un eclipse total es una oportunidad única para dar a conocer los misterios del Sol al gran público».

Experimentos

De entre las iniciativas que llevarán a cabo en el NSO, destaca un experimento denominado CATE: «Se trata de 60 telescopios donados por el NSO (gracias a la National Science Foundation y a la NASA) a escuelas y universidades que nos permitirán tomar imágenes del eclipse desde Oregón a Carolina del Sur. De esta manera podremos generar una película de 90 minutos de duración de la corona solar cuando el tiempo de totalidad en un sitio determinado es de sólo un par de minutos», explica.

Aunque el eclipse va a ser parcial en España y apenas podrá verse ese mordisco al Sol al atardecer, René Duffard, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), subraya que es imprescindible utilizar gafas especiales de eclipse para observarlo con seguridad. «Al ser a última hora de la tarde se puede caer en la tentación de observar el eclipse sin protección, pero bajo ningún concepto se puede mirar al Sol directamente, pues puede causar graves daños a al vista», advierte. Las gafas de sol convencionales no sirven, aunque tengan un buen filtro o sean polarizadas, y tampoco protegen los prismáticos y los telescopios si estos no llevan incorporado un filtro adecuado. Y por supuesto enfatiza, es muy peligroso utilizar radiografías o CDs porque pueden quemar la retina.

Duffard presenció en Turquía un eclipse total solar el 29 de marzo de 2006 y considera que es un fenómeno impactante que, incluso hoy en día, asusta: «Cuando ves una agujero negro en el cielo, tapando al sol, da miedo. En la antigüedad, cuando no se sabía qué estaba ocurriendo, debía resultar terrorífico», reflexiona.

Eclipse anular y total

El último eclipse solar total en el mundo tuvo lugar el 9 de marzo de 2016 y fue visible en Indonesia, pero desde 1979 los estadounidenses no disfrutaban en su territorio de este fenómeno astronómico. En España los tres últimos tuvieron lugar a principios del siglo pasado (en 1900, 1905 y 1912). Este último sucedió el 17 de abril y fue el más peculiar pues fue de un tipo llamado anular-total. «Ya ha tenido lugar el ansiado fenómeno astronómico. Para el público, en general, ha sido una decepción. Para los astrónomos ha sido uno de los eclipses más importantes que se han estudiado y cuyos resultados prometen ser, después de discutidos, del mayor interés», escribía el astrónomo José Comás Solá (1868-1937) en la Revista de la Sociedad Astronómica de España y América ( SAEA).

eclipse4

Según explica Manuel Castillo, astrofísico de la ESA y miembro de la expedición del programa CESAR, para observar un eclipse de Sol total en España habrá que esperar casi una década: «El próximo se producirá en 2026 y podrá verse en la zona de Galicia, Asturias y parte de Castilla al final del día. En 2027 habrá otro eclipse total muy interesante que será bastante largo y visible en el sur de España por la mañana», detalla.

Aunque ahora los científicos disponen de sofisticadas sondas espaciales y potentes telescopios que escrutan al Sol, los eclipses siguen siendo una gran ocasión para investigar algunos aspectos e intentar entender cuestiones sobre nuestra estrella para las que aún no hay respuestas: «La NASA tiene preparados tres aviones y 50 globos para observar la parte exterior del Sol que normalmente no puede verse porque brilla demasiado», explica Michel Breitfellner, astrofísico de la Agencia Espacial Europea (ESA). Asimismo, añade Pérez Ayúcar, se aprovechan los eclipses para probar nuevos instrumentos científicos que llevarán los satélites.

«La existencia de la corona solar es un misterio», apunta Valentín Martínez, que en el Observatorio Solar Nacional de EEUU que dirige opera la red más completa de seguimiento solar desde tierra. Según detalla a través de un correo electrónico, cuentan con estaciones en California, Hawaii, Australia, India, Chile y Tenerife.

Meteorología espacial

«La superficie del Sol está a una temperatura de unos 5.700 grados centígrados. A partir de ahí, la temperatura en la atmósfera solar debería disminuir hasta los pocos grados del medio interplanetario. Sin embargo, aumenta hasta valores de millones de grados. Sabemos que el agente responsable de estas altísimas temperaturas es el campo magnético solar, pero no entendemos los mecanismos físicos que generan estas temperaturas. Este magnetismo solar da lugar no sólo a la corona, sino también al viento solar y a las expulsiones de masa coronal que al interaccionar con la Tierra -y más concretamente con su campo magnético- da lugar a los fenómenos que denominamos meteorología espacial», relata el astrofísico.

Estos fenómenos, añade, «incluyen desde las llamativas auroras boreales a cortocircuitos en los sistemas de transporte de energía eléctrica y potencialmente catastróficas perdidas de señales de comunicación y GPS». Por ello, considera que «entender los procesos físicos que calientan la corona» puede ayudar a los científicos «a predecir la meteorología espacial y hacernos menos vulnerables a ella». Y es que, añade, «el Sol no está cambiando, pero nuestra sociedad sí y con las nuevas tecnologías nos estamos haciendo cada día más vulnerables a las tormentas solares que ni entendemos ni podemos predecir».

Siga aquí la transmisión en vivo del eclipse solar por la NASA:

 

Pacífico Comunicaciones.

🔊 Escucha - 💻 🔊 Escucha - 📱

 

Escriba su Comentario:

 

 

 

 



Suscríbase Gratis Aquí!